Se estira el suspenso en la Liga Nacional de Básquetbol

Colo Colo ganó el tercer duelo de la final con Castro por 94-74, alargando el desenlace de la serie al mejor de cinco encuentros.




Un inspirado tercer cuarto le bastó a Colo Colo para quebrar el partido. Con ello, el Cacique consiguió su primer triunfo en las finales de la Liga Nacional de Básquetbol, y puso la serie al mejor de cinco encuentros con un parcial de 2-1 aún en favor de Castro, pero con el cuarto duelo en Maipú a jugarse esta tarde. Ahí, los albos esperan forzar el duelo definitorio en la Isla Grande de Chiloé.

Con la presión de ganar, los dirigidos por Gabriel Schamberger se impusieron anoche por 94-74, en un encuentro que dominaron desde el principio, pero en el que sólo hicieron diferencia en el tercer parcial, gracias a un par de bombazos de tres puntos de Claudio Soto, en momentos clave, para frenar la remontada castreña, luego de estar por 15 puntos abajo y recortaban el déficit a la mitad. Más encima, sobre el cierre de ese cuarto, un par de errores consecutivos de Julius Holt ayudaron a los albos a estirar las cifras.

El primer tiempo, en todo caso, el local imponía sus términos gracias al siempre efectivo O'Louis McCullough, quien en la primera mitad puso 20 tantos en su cuenta personal.

Por el lado de los dirigidos  de Daniel Frola, el ataque pasaba, básicamente, por lo que podían hacer Terrence Thomas y, en menor medida, Emmanuel Okoye, ya que el goleador nacional Gonzalo Velásquez no logró entrar nunca en ritmo ofensivo, bien marcado por los albos, que le negaron el balón y tiros cómodo, bajándole considerablemente el porcentaje de conversión al tirador natalino.

Con ese panorama del primer tiempo, la tarea para los chilotes se veía compleja. Y así terminó siendo, pues ni aún los tempranos problemas de falta en que cayó Franco Morales colaboraron en que Castro afianzara su juego.

Por eso, tras el descanso, Colo Colo salió a quebrar el encuentro. Y lo consiguió. Ya no gracias a su goleador estadounidense, sino con el aporte venido desde el banquillo con algunos protagonistas inesperados, como el ya mencionado Soto y Fernando Schuller, que contribuyeron en momentos precisos, y a ambos lados de la cancha.

Con este triunfo, las esperanzas albas vuelven y con todo. Dominaron un partido clave, superando los nervios propios de la necesidad y la presión de un gimnasio lleno, que esperaba que Colo Colo, el favorito en la previa a la final, hiciera prevalecer su mayor plantel, con mucho oficio en finales.

Comenta