Gaspar Rivas es condenado a 180 días de pena remitida por injurias graves contra Luksic

Autor: R. Álvarez

El tribunal sentenció además al desaforado diputado a pagar una multa de 40 UTM por sus declaraciones contra el empresario. Condena lo inhabilitaría de ejercer su cargo.

El 8° Juzgado de Garantía de Santiago condenó al desaforado diputado Gaspar Rivas a 180 días de pena remitida por el delito de injurias graves contra el empresario Andrónico Luksic.

Asimismo, el tribunal sentenció al legislador a pagar una multa de 40 UTM en diez cuotas mensuales, condena que lo inhabilitaría a ejercer su cargo parlamentario.

Por otro lado, el juez ordenó a los medios de comunicación involucrados en el caso a publicar la sentencia una vez que ésta sea ejecutada.

Tras el fallo, Gaspar Rivas reiteró que no pedirá perdón por sus dichos pero aseveró que “no tengo ninguna intención de pasarme la vida en los tribunales”. Además, el desaforado diputado indicó que no descarta apelar a la resolución y que aún está evaluando una posible repostulación al Congreso.

La causa contra Rivas comenzó cuando el parlamentario tildó de “hijo de puta” a Luksic durante la discusión de la Agenda Corta Antidelincuencia en la Sala de la Cámara de Diputados, donde también se refirió al empresario como “el máximo delincuente que tenemos en los últimos días”. Posteriormente, Rivas ratificó sus dichos en dos entrevistas con medios de comunicación.

Tras esto, Luksic interpuso una querella en su contra por el delito de injurias graves con publicidad argumentando que su honra y la de su familia fueron afectadas por los dichos del legislador.

Declaración de Luksic

Tras el fallo del Juzgado de Garantía, Andrónico Luksic valoró la resolución a través de una declaración pública. “Creo que es relevante que el tribunal haya establecido un precedente en favor del respeto y la sana convivencia que requiere el país. Espero que esta sentencia sea una señal que contribuya a mejorar la manera como nos relacionamos entre los chilenos”, dijo el empresario.

“El país requiere unidad, requiere un diálogo constructivo, que acepte y valore las diferencias. Hoy más que nunca, para recuperar la confianza y el optimismo, Chile necesita que cada uno desde su propio ámbito cultive un clima de respeto, sin descalificaciones, sin violencia y con mucha transparencia. Chile y su progreso debe ser hoy nuestra primera y máxima prioridad”, añadió.

Seguir leyendo