2021: la posibilidad de cambiarlos a todos

Temáticas de voto, elecciones, votación, Servel



Por Paula Walker, profesora Escuela de Periodismo Usach

El año que comienza tiene por delante al menos seis elecciones de mucha importancia: la elección de las personas que van a escribir una nueva Constitución, la elección de quienes serán concejales y concejalas, la elección de las y los nuevos consejeros regionales, la renovación en todas las alcaldías del país, de los nuevos gobernadores y gobernadoras regionales, el cambio de las y los diputados, de las y los senadores y la elección del próximo Presidente o Presidenta de Chile.

En un año, tenemos la oportunidad de cambiar a todos, renovar por completo las autoridades desde la mismísima comuna hasta la autoridad máxima que dirigirá el país. Si la consigna en la calle durante el estallido social era “que se vayan todos”, mágicamente la vida nos ha puesto la oportunidad de renovarlo todo, democráticamente, a través de las elecciones, el voto y la participación.

Si en la comuna donde vive no le gusta su alcalde o alcaldesa, no le resuelve los problemas de luminarias, parques, mascotas, dentista, basura, no hay oferta cultural, o farmacias populares, ya sabe que bastará con ir a votar y cambiar. Si sus diputados, diputadas o senadores, no estuvieron a la altura durante la pandemia, no votaron a favor de proyectos de ley emblemáticos para usted (como el retiro del 10% la primera y la segunda y la tercera vez), si no dieron la cara cuando les escribió, vaya a votar y elija a otro representante. Si le importa el destino de su región, si quiere apoyar la descentralización, vote por gobernadores y gobernadoras regionales que representen el tipo de desarrollo y conducción que usted espera para el norte, el sur o el centro del país.

Tendremos que encargar a otras personas, 155, que nos representen y redacten un texto constitucional que luego aprobaremos en un plebiscito obligatorio durante 2022. En esa nueva Constitución estarán las reglas del juego del país de los próximos 30 años o más. Un país que nos permita vivir con dignidad, que cuide de las personas más que de las propiedades, que nos devuelva el agua y no le venda los derechos a los mismos de siempre, que consagre el derecho a enfermarse y no morir de pobreza, que ponga la educación como un derecho y no como el lugar donde las diferencias se profundizan y las élites se educan con las élites, sin nunca cruzar una mirada siquiera con personas distintas a ellos. Esta elección es, sin duda alguna, la más importante que usted podrá hacer durante mucho tiempo.

Y luego vendrá la elección de la Presidenta o el Presidente que deberá conducir al país en tiempos turbulentos, porque navegaremos una nueva ruta con una Constitución recién estrenada y no sabemos cómo será ese tiempo. Podremos elegir a una persona que sea valiente, jugada, que crea que hay nuevas formas de ser país y que lo nuevo no es sinónimo de caos. Una persona que nos interprete, que hable sin eufemismos, que mire a los ojos y logre recuperar la confianza extraviada en que realmente respetará la voluntad de quienes la elijan. La democracia nos da la oportunidad de cambiarlos a todos, deliberativamente y en paz. Bienvenido 2021.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.