A dos años del 18 de octubre

Foto : Andres Perez



SEÑOR DIRECTOR

Las causas del 18 de octubre del 2019 aún son objeto de análisis político e histórico. Si son los 30 pesos o son los 30 años, si fue el estancamiento o la desigualdad, son opciones que siguen sobre la mesa para mirar el problema desde su complejidad.

Sin embargo, se observaba en esos días que la masividad de las movilizaciones se daba por las demandas y por aspectos concretos, como mejor salud, mejor educación y mejores pensiones: en resumen, un trato digno para los chilenos por parte del Estado y la sociedad.

A dos años de esa fecha cabe preguntarse ¿mejoró la calidad de la educación, de la salud o las pensiones? O, al menos, ¿existen esfuerzos políticos transversales por dar respuestas a esas demandas? La verdad es que es difícil responder afirmativamente, porque la política se ensimismó en sus propias soluciones y se obsesionó con un proceso constituyente que, lamentablemente, cada día tiene un mayor desprestigio.

Los temas prioritarios para los chilenos siguen siendo los mismos y así lo muestran diferentes encuestas, ¿cuándo la política empezará a hacerse cargo de ellos?

Por otra parte, la violencia como forma de acción política ha continuado de manera habitual. La pandemia dio un breve respiro en este sentido, pero cada viernes vemos como Baquedano se transforma en una verdadera zona de sacrificio. Es muy difícil construir una democracia que edifica en un ambiente de violencia que destruye todo a su paso.

Es preciso que las urgencias sociales sean las prioridades políticas, para avanzar en un país con más oportunidades, que respete las libertades y que, a la vez, garantice los mismos – y no menos – derechos de los que ya tenemos.

José Francisco Lagos

Director Ejecutivo Instituto Res Publica

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.