En busca de mejores oportunidades de empleo

desempleo



Las últimas cifras de empleo revelaron que al trimestre septiembre-noviembre 2017 los ocupados que están haciendo esfuerzos de búsqueda activos de un empleo se incrementaron en 8,5% anual, la mayor tasa de crecimiento desde que existen las cifras oficiales de la Nueva Encuesta Nacional de Empleo del INE.

En principio, este incremento podría responder a factores positivos, como una mayor confianza de los trabajadores en una mejoría en la situación económica, lo que explicaría un mayor optimismo a la hora de buscar empleo. Así, la expectativa de mejores oportunidades es un factor relevante en incentivar no sólo a quienes se encuentran sin empleo, sino también a quienes ya tienen uno, a realizar esfuerzos de búsqueda activos por encontrar un trabajo.

Sin embargo, el examen de las cifras revela también los problemas actuales que hay en el mercado laboral y que no son capturados por el indicador de tasa de desempleo tradicional. Dependiendo del tipo de empleo, las razones para buscar otro trabajo activamente difieren considerablemente, lo que nos aporta información valiosa para una mejor comprensión del mundo del trabajo en Chile.

Del crecimiento anual de 8,5% de ocupados en búsqueda activa de otro empleo, 3,6 puntos porcentuales son explicados por los trabajadores por cuenta propia, es decir, una incidencia de 42% en el incremento total, lo que la sitúa como la categoría laboral más importante en explicar este fenómeno. A su vez, las 3 razones más importantes que explican el incremento de cuenta propia buscando otro empleo son: 1) porque desea un trabajo con mayores ingresos, 2) para mejorar sus condiciones de trabajo, y 3) porque considera su actividad actual como provisional. Estos resultados no son sorprendentes si se considera que quienes trabajan por cuenta propia no sólo tienen bajos ingresos mensuales (en promedio el ingreso mensual es alrededor de la mitad de un asalariado) y alrededor del 90% no cotiza para la vejez, sino que además, en investigaciones de Clapes UC hemos mostrado que una parte muy importante del aumento de este tipo de empleos durante este frenazo corresponde a situaciones de subempleo. Es decir, donde la persona a pesar de estar trabajando no puede aportar todo su potencial productivo, ya sea porque no trabaja todas las horas que le gustaría a pesar de estar disponible o por estar en un empleo que requiere competencias menores a las que posee, y por tanto son situaciones de desempleo parcial o encubierto. Por tanto, muchos de esos trabajos responden a situaciones de carácter involuntario, por lo que no es raro que si las cosas no mejoran, aumente en forma significativa los que están buscando otro empleo. En muchos casos, el nuevo empleo que se busca no es para dejar el actual, sino que tener un segundo trabajo para complementar renta, debido a los bajos ingresos generados en este tipo de labores.

Por el contrario, entre los trabajadores asalariados en el sector privado, hay una caída marginal de quienes buscan otro empleo para obtener mayores ingresos. En este caso, las 2 razones principales que explican el aumento anual son: 1) porque siente inseguridad en el empleo actual, y 2) porque desea un empleo más acorde a su formación. Nuevamente la realidad del mercado laboral explica esta situación. En el último año se destruyeron casi 36 mil puestos de trabajo asalariados en el sector privado, por lo que dentro de este segmento de trabajadores no es extraño que haya una percepción de inseguridad debido al riesgo de un despido inminente, lo que los ha llevado a realizar esfuerzos de búsqueda de otro empleo.

A diferencia de lo que ocurre en el sector privado, en el sector público se crearon casi 107 mil puestos de empleo asalariado en el último año. En este tipo de empleo, la razón que más explica el crecimiento de trabajadores que buscan otra ocupación es para mejorar su calidad de vida. Así, vemos que dependiendo de las realidades que viven los distintos segmentos de trabajadores, las razones para buscar otro empleo difieren considerablemente.

En definitiva, si bien un mayor optimismo puede estar impulsando la búsqueda activa de un empleo entre quienes ya se encuentran ocupados, llegando a un incremento record desde que existe la Nueva Encuesta Nacional de Empleo, también nos revela el impacto del frenazo económico en el mercado laboral: en donde el trabajo por cuenta propia ha liderado la creación de empleos, el empleo asalariado público ha jugado un rol muy relevante y se está destruyendo empleo asalariado en el sector privado. Las cifras de ocupados buscando otro empleo activamente nos permiten ver cosas que la tasa de desempleo no considera: una buena parte de estos trabajadores están tratando de huir de malos empleos, de esos que tuvieron que tomar como única alternativa para evitar el desempleo total. Esto implica una mayor presión laboral, puesto que se suman a otros grupos que se encuentran en un proceso de búsqueda activa de un empleo, como son los desempleados.

Con todo, aunque el mercado laboral sigue débil, algunos indicios muestran que las cosas empiezan a mejorar. Las tasas de crecimiento empiezan a acelerarse y algunos indicadores de confianza del consumidor están empezando a pasar de terreno pesimista a optimista. En la medida que la economía se reactive y el crecimiento económico aumente, las oportunidades de empleo también mejorarán, ya que el empleo asalariado en el sector privado repuntará, quitándole presión a los "emprendimientos" de mala calidad y al gasto público para mantener el desempleo a raya.

Comenta

Imperdibles