Columna de Jaime Bellolio: Los niños al final de la fila

Mario Tellez / La Tercera FASE 2 - RETORNO - CLASES - ALUMNOS - ESTUDIANTES - APODERADOS - COLEGIOS - ESTABLECIMIENTOS EDUCACIONES -CLASES PRESENCIALES - CORONAVIRUS - COVID 19 - PANDEMIA - EMERGENCIA SANITARIA



Primer Acto: Nos situamos en Chile, entre los años 2020 y 2021, en plena pandemia y clases presenciales suspendidas. Parte en un hospital, donde un médico sostiene que la creación del pase de movilidad en Chile es una “política criminal” y fustiga permanentemente el manejo de la pandemia. Al mismo tiempo, una doctora, junto a un grupo de fieles seguidores, sostiene que la comunicación de riesgo ha sido nula o negativa, que el manejo pandémico es de los peores del mundo, que las decisiones no se consultan, que la única solución es hacer un “corto circuito” y los que están en el gobierno son unos “infelices”.

Se suman en el reparto parlamentarios que reproducen los dichos y acusan e interpelan a los ministros de Salud, critican todo el manejo de la pandemia, inclusive la vacunación.

“Nos están matando”, clama en off su público radical.

Segundo Acto: La obra se sitúa en un colegio con actores relacionados a la educación. Parte un profesor que dirige una importante organización y sostiene que “nos parece absolutamente criminal tomar una medida de este tipo”, refiriéndose a la idea de abrir los colegios de forma presencial. Luego, al cambiar la situación de la pandemia, dirá repetidamente que “no están las condiciones para volver”.

Los actores de reparto entran en escena, acusando constitucionalmente al ministro de Educación.

“¡Los están matando!”, clama en off el mismo público radical.

Tercer Acto: Cambio de gobierno. Los actores de reparto pasan a ser principales y uno de ellos como protagonista. Él sostiene que “los colegios serán los primero en abrir y los últimos en cerrar”. El ministro de Educación dirá que debimos abrir antes los colegios y establece un plan de recuperación de aprendizajes. Por cierto, ya no hay ningún “crimen” que denunciar.

En paralelo, quienes estaban con delantal blanco asumen altas responsabilidades, y entre otras cosas, ahora promueven el pase de movilidad. Entonces, deja de ser criminal.

Cuarto Acto: Las nuevas autoridades sanitarias dejan de informar a la ciudadanía, no hay comunicación de riesgo, decae al nivel más bajo la vacunación y promueven no usar la mascarilla. No previenen el aumento predecible de las enfermedades respiratorias -casi la mitad que a igual fecha en 2018 y que ha afectado sobre todo a menores de dos años- lo que hace que escaseen las camas críticas para pacientes pediátricos. La decisión que informan es que van a cerrar los colegios, adelantando y aumentando las vacaciones.

Un poco después el Ministerio de Educación sostiene que esto aplica para todos los colegios, menos los trimestrales; no se permiten clases a distancia; no se consulta a las comunidades; y se desoye la opinión de los expertos. Luego, dicen que los colegios estarán abiertos para quienes no tengan con quién dejar sus hijos e hijas, para finalmente decir que no habrá clases, pero que en verdad no son vacaciones.

Ya no se cumple que los colegios son los primeros en abrir, sino que los primeros en cerrar.

Fin.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.