Columna de Juan Carvajal: Así no se puede



Por Juan Carvajal, periodista y ex director de la Secom

Que quién ganaba, quién perdía, era tema de matinales del llamado “súper lunes”. Conversaciones de pasillo, discusiones entre amigos, con cálculos de votos incluido y analistas, proyectaban cuánto subiría la inflación de aprobarse el retiro universal, y surgían las consabidas amenazas y ultimátum de la oposición. En tanto, el ministro Jackson destinaba los días del feriado largo a negociaciones para lograr los apoyos necesarios para el proyecto acotado del gobierno. En definitiva, todo un gran despliegue para influir, motivar y llevar a cabo acciones para lograr un fin marcado por el ministro de Hacienda: salirle al paso a lo que se consideraba un peligro mayor para los planes de recuperación económica que debe impulsar el Ejecutivo.

El sorpresivo resultado echó por tierra los planes de los parlamentarios díscolos y de quienes se subieron a un carro que parecía ganador. En tanto, pese a sus esfuerzos, el gobierno sufría un traspié con su proyecto alternativo.

Y de nuevo los matinales y análisis transitan entre quién perdió o quién ganó, en una dinámica sin sentido y que, más que nada, se asemeja a los pormenores de un dramático reality cuyo actor ausente y principal es el propio pueblo, que alimentó esperanzas y que luego no entiende porque tanta disputa sin resultado para algo que, en su entender, era obvio: contar con esa plata ahora.

Lo que está pasando en el país es el tránsito de la política por un sendero delicado y que lleva a un solo fin: la debacle de los principios democráticos que tanto buscamos. Sabido es que cualquiera fuese el signo del gobierno hoy, estaría enfrentado similares problemas, con altos grados de dificultad e incertidumbre.

Lo grave es insistir en posturas que, más que buscar el bienestar o el progreso del país, persiguen conseguir la aceptación de los votantes sin importar las consecuencias. Se trata de una actitud irresponsable, que cae en conductas populistas y contrapuestas a un sentido mínimamente razonable como el que le corresponde tomar a los partidos, a los liderazgos y a todos quienes tienen algún rol en conducir al país hacia realidades que fortalezcan la estabilidad económica, la democracia y la gobernabilidad del país.

Y aunque hay quienes piensan que el populismo constituye una corriente política con características objetivas, destacando aspectos como las  propuestas de igualdad social o que pretendan favorecer a los más débiles, lo único real es que -como ya ocurrió en Rusia en la segunda mitad del siglo XIX y en tantos otros países con el devenir de los años- esta práctica socaba la democracia, genera inestabilidad económica y pobreza en los países y termina creando las condiciones para revueltas y estallidos sociales que solo ensanchan los niveles de desigualdad y lo que es peor -en el caso chileno- especulando y tratando de hacer política con el dinero de los propios trabajadores. Así no se puede menos prestigiar la política.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.