COP26 fue otra reunión intrascendente: los líderes deben cambiar el rumbo



Por Bjorn Lomborg, presidente del Copenhagen Consensus Center y visiting fellow en Hoover Institution de la Universidad de Stanford

El resultado de la Cumbre del Clima de la ONU en Glasgow (COP26) ha sido criticado por los comentaristas como poco ambicioso, y algunos lo califican de “fracaso monumental”. Incluso el anfitrión de la cumbre, el Primer Ministro británico Boris Johnson, admitió que el acuerdo estaba “teñido de decepción”. No es de extrañar: históricamente, la mayoría de las promesas sobre el clima han salido mal.

Desde que se iniciaron las negociaciones sobre el clima hace casi tres décadas, las grandes promesas fueron seguidas de espectaculares decepciones y considerables aumentos de las emisiones. En una revisión sorprendentemente honesta de las políticas climáticas de la última década, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente descubrió que, desde 2005, las emisiones globales no se diferencian de las probables en un mundo en el que no hacemos nada para abordar el cambio climático.

Es fácil y popular para los políticos prometer grandes recortes de emisiones para 2050. Es mucho menos popular cuando llega el momento de pedir a los votantes que paguen por estas políticas climáticas draconianas. Cuando el Presidente francés Emmanuel Macron promulgó un diminuto impuesto sobre la gasolina, se encontró con años de protestas de los chalecos amarillos. Este año, los votantes suizos dijeron no a un nuevo impuesto sobre el carbono.

En Glasgow, el Presidente estadounidense Joe Biden reafirmó su objetivo de que EE.UU. llegue a cero emisiones netas en 2050, pero esto tendrá un impacto sorprendentemente pequeño. Incluso si consiguiera llegar a cero hoy y mantenerlo durante el resto del siglo, el modelo climático estándar de la ONU muestra que esto solo reduciría el aumento de la temperatura hacia finales de siglo en 0,16 °C.

Sin embargo, esta política climática sería espectacularmente costosa. Un nuevo estudio publicado en la prestigiosa revista Nature muestra que reducir las emisiones en un 95% para 2050, casi la promesa de Biden de llegar a cero, costaría el 11,9% del PBI o más de 11.000 dólares actuales para cada ciudadano estadounidense, por año.

Estos costes son muy superiores a lo que la mayoría de la gente está dispuesta a gastar: en una encuesta, la mayoría no estaba dispuesta a gastar ni siquiera 24 dólares al año. Proponer costos cientos de veces superiores a los que los votantes aceptan simplemente no puede sostenerse durante décadas.

Lo más importante es que la mayoría de las emisiones del siglo XXI provendrán de Asia, África y América Latina. Para ellos, el enfoque actual del clima consistente en pagar enormes cantidades a cambio de lograr reducciones insignificantes de la temperatura en cien años, lo cual resulta espectacularmente poco atractivo. Es comprensible que se preocupen más por salir ellos mismos y sus hijos de la pobreza con un fuerte crecimiento económico.

Pocos días antes de la cumbre de Glasgow, 24 economías emergentes, entre ellas China e India, afirmaron que la exigencia de que alcanzaran el nivel cero de emisiones para 2050 era injusta porque impedía a los países pobres desarrollar sus economías. El Presidente de Uganda lo expresó de forma aún más contundente: “Los africanos tienen derecho a utilizar energía fiable y barata”. No es de extrañar que estas naciones se opusieran a la redacción del acuerdo final que habría exigido la eliminación progresiva del carbón.

Está claro que necesitamos una forma más inteligente de avanzar, de lo contrario las próximas 26 conferencias sobre el clima serán igual de intrascendentes que las primeras 26. Los líderes deberían centrarse en la innovación para abaratar la energía verde. Aunque los políticos suelen afirmar que la energía verde ya es más barata, las pruebas lo desmienten: si fuera más barata, no necesitaríamos años de regateo para que cientos de países prometieran a regañadientes ser más ecológicos.

En Glasgow, los líderes perdieron la oportunidad de cambiar de marcha y aumentar drásticamente la financiación de la innovación verde. Tendrán otra oportunidad en la COP27 de El Cairo (Egipto) el año que viene. Si podemos innovar en el precio de la energía verde por debajo de los combustibles fósiles, todo el mundo la elegirá.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.