Debido proceso



SEÑOR DIRECTOR:

Resulta alentador leer la preocupación por el debido proceso que expresa Consuelo Contreras, directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), en su columna del 17 de junio.

Con toda razón, dice que aquello es uno de los cimientos de un Estado de derecho, “un mínimo civilizatorio fundante de la democracia, la igualdad y la paz social”. Nadie debería sufrir por parte del Estado “una pena sin una ley previa que establezca las conductas que merecen castigo”, lo que será determinado por un juez imparcial.

Abrigo la esperanza de que, con esta nueva visión, el INDH dará una mirada a algunos de los juicios incoados contra militares por hechos ocurridos hace casi 50 años. Me temo que encontraría fundamentos más que suficientes para entablar nuevas querellas por transgresiones flagrantes al debido proceso.

Miguel A. Vergara Villalobos

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.