Derechos fundamentales



SEÑOR DIRECTOR

Los resultados electorales fueron un durísimo golpe para diversos actores políticos. Según se observa en la composición de la Convención, existe una importante cantidad de personas asociadas a una posición de izquierda, muchos con posturas bastante radicales en algunos temas, las que si llegaran a materializarse le harían un daño enorme al país. Ello no solo ha generado un aumento considerable de incertidumbre, sino que además una sensación de derrota aplastante que a varios les hace poner en tela de juicio sus propias convicciones.

Más allá de los aspectos económicos usuales -a veces llamados economicistas por sus detractores para dotarlos de una carga negativa-, tales como lo relevante que son el crecimiento económico, la inversión y las instituciones bien constituidas para el progreso de las sociedades, existe una dimensión moral que se debe defender con mayor fuerza, y que es donde finalmente descansan tres pilares de respeto al ser humano: el derecho a la vida, el derecho a la propiedad y el derecho a la libertad. Si los constituyentes más radicales pretenden pasar por alto estos derechos fundamentales, más allá de los argumentos que podrían esgrimir para hacerlo, estarán pisoteando las bases de lo que supuestamente dicen proteger.

Félix Berríos Theoduloz

Economista

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.