Desocupación femenina



SEÑOR DIRECTOR

Horas antes del Día del Trabajo, el INE entregó los últimos resultados de la Encuesta Nacional de Empleo (ENE). Y lo preocupante de la tasa de desempleo de 8,2%, la más alta registrada desde 2010, es que esta medición solo cubre 15 días de la contingencia sanitaria, entonces resulta fácil prever tasas de dos dígitos en las próximas mediciones.

La tasa de desocupación según sexo nos muestra que las mujeres llegan a 9,7%, ad portas de los dos dígitos y con un alza de 1,4 puntos porcentuales en un año; mientras en los hombres, solo subió 0,6 puntos porcentuales. Por lo tanto, se puede concluir que el alza es empujada por ellas.

Nuevamente, las cifras reflejan la vulnerabilidad de las mujeres, pero podría ser peor aún, pues entre los sectores más afectados no figura el Comercio, caracterizado además por una fuerte participación femenina.

Dada la tasa de desocupación de las mujeres es deducible que siguen buscando empleo, sin embargo, el cuidado de los niños y las labores del hogar -que ante la cuarentena y el cierre temporal de los establecimientos educacionales se han incrementado-, las mujeres podrían optar por la inactividad y dejar de buscar trabajo. Claro, la tasa de desempleo mejoraría, pero porque las mujeres saldrían del mercado laboral.

Será necesario monitorear las cifras de la ENE, complementarlas con datos administrativos y diseñar políticas para la reinserción de las mujeres al trabajo. Sabemos que sin ellas el crecimiento país será menor.

Lorena Flores

Economista

Directora ejecutiva del Centro de Microdatos de la U. de Chile

Comenta

Imperdibles