¿Lista unitaria o bisagra bien aceitada?

Foto: Agenciauno



Hace no tantos años la ex Concertación cometió lo que -en mi opinión- fueron sus peores errores desde que perdieron por primera vez la presidencia de Chile. El primero, pactar un gobierno con el Partido Comunista, con quien parte importante del conglomerado no compartía su visión de lo que es necesario para el país y fue fuente de conflicto permanente. Era un apoyo innecesario estratégicamente, pero que simbolizó el fin de una coalición, el comienzo de la Nueva Mayoría y el ingreso del PC al Ejecutivo (y también con más fuerza al Congreso). El segundo error fue proteger a Giorgio Jackson en su primera elección sin presentar competencia en su distrito. La apuesta fue que de esa manera lo que era la bancada estudiantil decidiría acercarse a la Nueva Mayoría y renovar los aires desde adentro. El paso del tiempo hizo que Jackson y otros fundaran el FA y terminaran siendo una oposición dogmática y generacional a la tradición concertacionista.

Creo que ahora se acercan a un nuevo error relevante, con motivaciones y características similares a la de los casos anteriores. A saber, una parte importante propone competir en la lista de candidatos para la Convención Constituyente (CC) con una lista unitaria de la actual oposición. La razón es obvia, si deciden ir en una sola lista, se maximizan las probabilidades de elegir candidatos al no tener que repartirse votos de izquierda en cada uno de los distritos. El argumento es correcto.

Sin embargo, los que observamos desde afuera nos preguntamos para qué. El FA ha demostrado con creces que no comparte el ideario de la centro-izquierda moderada. Ha propuesto debates constituyentes que para gran parte de la centroizquierda resultan inoficiosos, definitivamente malas ideas. ¿Quieren tener más candidatos elegidos en la CC para después darse cuenta que sus propuestas chocarán? ¿Para qué hacer una lista con quienes piensan tan distinto (tal vez más distinto que con parte de la centro derecha)? El problema creo será muy similar al de incluir al PC en el gobierno y proteger la candidatura de Jackson. La idea tiene un buen “lejos”, pero un mal “cerca”.

¿No sería mejor presentar una lista potente de centroizquierda separada de los grupos de izquierda radicales, obtener buenos miembros de la CC elegidos y tener la capacidad de negociar con su derecha y con su izquierda para obtener las mayorías que se necesitan? Creo que menosprecian el hecho que ser “bisagra” en la CC les permite convocar las mayorías que necesitarán para hacer los cambios que propongan. Mejor tener una minoría electoral que sea capaz de alcanzar mayorías en la CC a través del diálogo y la búsqueda de consensos. Atrincherarse con la izquierda extrema posiblemente no les alcanzará para llegar a los dos tercios.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.