Minvu: competencias para un ministro

El proyecto de ley del Minvu fue ingresado por el ejecutivo en diciembre de 2018.




Por Ricardo Abuauad, decano Campus Creativo UNAB y profesor UC

El tema de las últimas dos columnas giró en torno a las tareas del próximo gobierno en materia de ciudad. Por un lado, las urgencias; por otro, una imprescindible visión de ciudad que permita avanzar. Solamente ambas cosas unidas harán relevante el período que viene.

Este texto es la tercera parte de esa reflexión: no da lo mismo a quien se nombre ministro. La formación de esa persona, su trayectoria de vida y sus intereses deben anunciar que ya cuenta con esa visión de ciudad indispensable. Que ha reflexionado, estudiado, trabajado, escrito sobre eso. Que tiene una postura, que cuenta con los conocimientos, y que llega al cargo para implementar lo que sabe. Si eso no ocurre, si se privilegian en cambio otros criterios en su elección (políticos), o si solo se considera su capacidad de gestión, se corre el riesgo de que el próximo período se limite a tratar las urgencias, sin visión. Sin proyecto de largo aliento. Sin una voluntad de acercarnos a los estándares y principios internacionales en temas de ciudad. Eso sería una pérdida.

De los ministros de Salud de los últimos 30 años, todos menos uno han sido médicos: se entiende que hay en ese ministerio una “materia” que conocer, y quien detente el cargo debe manejarla y tener voz autorizada. La totalidad de ministros de Justicia en ese mismo período han sido abogados. Los 12 ministros de Hacienda, economistas. Todo esto nos parece natural.

Algo ocurre, sin embargo, con los ministerios territoriales. ¿Es indispensable que la máxima autoridad del MTT sea experto en movilidad sustentable (en Chile hay varios excelentes)? Puede que no, pero ayuda. De los 14 ministros de esa cartera en estas décadas, solamente hay cuatro ingenieros (la actual ministra entre ellos) con muy amplio predominio de abogados y economistas. ¿No hay aquí entonces una materia que manejar?

El caso extremo es el del Minvu. Para el mismo período, de los 12 ministros, 10 han sido ingenieros, economistas o abogados. Solo Sonia Tschorne es arquitecta, con Magíster en Planificación. ¿Únicamente un arquitecto puede llegar a ese cargo con una visión de ciudad formada? Obviamente no (ha habido contraejemplos notables), pero una formación específica en esas materias contribuye a que eso ocurra, sin duda. Diseño y desarrollo urbano, planificación, vivienda, asentamientos, territorio; todos estos asuntos forman parte del currículo de un arquitecto. Años dedicados a estudiar y trabajar en ello. En Chile hay profesionales con postgrados en estos temas, reconocidos nacional e internacionalmente, que los abordan desde la teoría y la práctica. Sí, aquí también hay una “materia” por conocer, un “estado del arte”, unos principios. ¿Pueden adquirirse sobre la marcha, ya siendo ministro, sin conocerlos ex ante? Hay un evidente riesgo en ello: lo más probable es que las urgencias consuman el escaso tiempo disponible.

Gestión de urgencias sí, pero también una visión de ciudad; la trayectoria en estos asuntos cuenta, y es necesario llegar al cargo preparado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.