No más violencia

A demonstrator gestures in front of ? bus stop set on fire during a protest march by Mapuche Indian activists against Columbus Day in downtown Santiago, Chile October 12, 2020. REUTERS/Ivan Alvarado




SEÑOR DIRECTOR

La violencia ha alcanzado niveles inauditos en el sur del país y vuelve a resurgir en las calles de Santiago. Ante esto, muchos callan o sostienen un inaceptable doble estándar, avalándola cuando pareciera ser funcional a una u otra causa, pero olvidando que una vez desatada se vuelve incontrolable, destruye la convivencia social y empobrece a los pueblos.

Por eso hoy debemos decir fuerte y claro “¡No más violencia!” y actuar decididamente, promoviendo que se utilicen todas las herramientas que provee el estado de derecho para erradicarla o que se adapte el marco normativo cuando sean insuficientes. Tramitar los proyectos de ley relacionados con esta materia que están en el Congreso es un primer paso en tal sentido.

Oponerse a ello porque no resolverían los “problemas de fondo”, como argumentan algunos sectores, pareciera más bien un pretexto para que nada cambie y así obtener un dudoso rédito político, en circunstancias que no hay impedimentos para avanzar tanto en la comprensión profunda del fenómeno como en la urgente restitución del orden público.

Ya no hay tiempo para más ambigüedades ni dilaciones, pues nadie quiere vivir en un país donde la deliberación, la toma de decisiones y, en definitiva, la democracia, estén sometidas a la voluntad del más fuerte. Hoy es el momento de unirnos para vivir en paz y construir un mejor país, donde todos se sientan seguros y tengan la oportunidad de desarrollarse.

Antonio Errázuriz R-T.

Presidente

Cámara Chilena de la Construcción

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.