Objetivos de empleo y nueva Constitución

Banco Central de Chile



Por Juan Bravo, director del Observatorio del contexto económico UDP

Un tema de debate sobre la nueva Constitución son los objetivos del Banco Central. Para algunos, además de que estos queden estipulados en la nueva Carta Fundamental, deberían ampliarse respecto a los actuales, para incluir otros como la promoción del empleo.

Nuestra actual Constitución establece el Banco Central como un ente autónomo, pero en ella no se señalan los objetivos que debe perseguir. El texto señala que su composición, organización y funciones se determinarán mediante una ley orgánica constitucional.

El más reciente estudio del Observatorio del Contexto Económico de la UDP procesó la base de datos de Comparative Constitutions Project y obtuvo información actualizada de 192 países para analizar la regulación de aspectos laborales en las constituciones del mundo. Al observar qué ocurre en esta materia en perspectiva internacional, se aprecia que el 56,8% de los países no establece en su Constitución disposiciones sobre la existencia de un banco central. Ello no significa que no lo tengan, sino que este aspecto no se trata en la Constitución. Por su parte, 27,1% de los países (entre los cuales está Chile) si bien establece la existencia de un banco central en la Carta Fundamental, no se pronuncia en ella acerca de sus objetivos o dice explícitamente que estos se definirán por ley. Así, casi el 80% de los países del mundo no se pronuncia en la Constitución acerca de los objetivos del banco central. Apenas 7,3% de los países establece explícitamente en su Constitución que las metas del banco central son la estabilidad de precios en conjunto con otros objetivos compatibles a dicha función (como la estabilidad del sistema financiero), mientras que solo el 4,7% señala expresamente en su Carta Magna que el único objetivo del banco central es la estabilidad de precios. El 8,3% de los casos no pudo clasificarse en alguna de las categorías anteriores. Sin embargo, es muy relevante señalar que una de las alternativas de clasificación en la base de datos para este aspecto es si la Constitución establece como meta la estabilidad de precios y otros objetivos potencialmente conflictivos como el pleno empleo. Ningún país estaba en dicha situación. En algunos países el banco central tiene objetivos relacionados a la promoción del empleo, pero esto es mandatado en la ley y no en la Constitución. En consecuencia, el establecer objetivos como el pleno empleo para el Banco Central en la Carta Magna sería algo inédito en el mundo.

Con todo, que el objetivo de empleo no sea una meta explícita del Banco Central, no significa que no pueda promoverlo. Tener como objetivo principal la estabilidad de precios contribuye a un ambiente macroeconómico estable, una condición para crecer elevada y sostenidamente. En efecto, la evidencia sobre el impacto negativo de la inflación sobre el crecimiento económico de largo plazo es abundante. Así, mantener una tasa de inflación baja y estable es un elemento necesario para crecer y, por ende, promover la creación de empleos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.