SEÑOR DIRECTOR

Que el Estado de Chile compre medicamentos 24 veces más caros que los otros países de América Latina, es muy grave. Pero más grave es que tengamos una ley, como es la Ley Ricarte Soto, para financiar el abuso y no tengamos ninguna norma vigente para evitarlo. Desde luego, es muy alarmante que los senadores que iniciaron este proyecto de Ley de Fármacos II que actualmente se tramita en el Congreso, no hayan considerado este importante aspecto.

Hoy los miembros de la comisión de Salud de la Cámara de Diputados tienen en la mesa propuestas hechas por las farmacias independientes que permitirían terminar con este y otros abusos de los laboratorios con Chile.

Héctor Rojas

Presidente de la Asociación de Farmacias Independientes

Comenta