Preocupación global por variante Ómicron

La aparición de esta nueva variante, además de ser un recordatorio de que el mundo se deberá acostumbrar a convivir con este virus, permitirá afinar mejor las estrategias para combatirlo. En ello hay señales promisorias.



El surgimiento de la variante Ómicron -una nueva mutación del Sars Covid-19- ha vuelto a recordar al mundo que la amenaza de este virus sigue latente y que aún hay muchos aspectos que se ignoran acerca de su comportamiento. Desde que científicos de Sudáfrica identificaron esta nueva variante el mes pasado, los mercados entraron en una ola de pánico, y las autoridades en distintos continentes se apresuraron en cerrar sus fronteras a viajeros internacionales, o bien a impedir el paso de ciudadanos provenientes del sur de África.

La OMS declaró a Ómicron como una variante “de preocupación”, debido a que aparentemente es mucho más contagiosa que otras cepas, que no está aún claro si puede ser más agresiva para la salud humana -los informes conocidos hasta ahora no parecen sugerir que sea más grave; incluso los primeros casos en Sudáfrica reportaron síntomas leves- como tampoco si las vacunas existentes lograrán ser suficientemente efectivas, considerando las numerosas mutaciones que esta variante presenta en la proteína espícula.

La nueva variante ya se ha identificado en todos los continentes, si bien aún en un número acotado de países, pero parece cosa de tiempo antes de que se masifique, tomando en cuenta que los reportes indican que Ómicron ya estaba presente en algunos países de Europa, antes de la alerta sudafricana. Con todo, el número de casos es por ahora insignificante en relación a la cantidad de contagios que genera Delta, la más esparcida en el mundo, y que solo en Europa está provocando del orden de 50 millones de contagios semanales.

A pesar del cuadro algo caótico que se ha observado en torno a Ómicron, que recuerda los momentos más álgidos cuando recién apareció la amenaza de este coronavirus, hay razones para pensar que el mundo está mejor preparado para enfrentar este brote. Por de pronto, la OMS tempranamente dio la alerta sobre esta variante, lo que ha permitido a los países adoptar medidas preventivas mucho más a tiempo. La propia OMS ha evitado una sobrerreacción, no recomendando por ahora cuarentenas generalizadas ni cierres de fronteras, sino controles más exhaustivos.

También ha puesto especial énfasis sobre la importancia de la vacunación, que a menos que la evidencia concluya en algunos meses más lo contrario respecto de esta variante, sigue siendo la medida de prevención más efectiva. En tal sentido, no solo cobra especial importancia cerrar las brechas con la población aún no vacunada, sino continuar con las dosis de refuerzo, tal como ha sido la estrategia que exitosamente ha seguido Chile.

Una de las razones de por qué Ómicron se ha expandido tan rápido en África probablemente se debe al rezago que se observa en la vacunación. En Sudáfrica y países vecinos poco más del 20% de la población ha completado el esquema de vacunación. Esto vuelve a plantear la necesidad de que los países del mundo desarrollado compartan vacunas con países que aún no logran dosis suficientes. Mientras grandes bolsones de población mundial sigan sin inmunización, la posibilidad de que surjan nuevas variantes es inminente.

Esto es parte de los aprendizajes que necesariamente se deben hacer a nivel global, porque lo probable es que el Covid se torne en una endemia, y los países deberán acostumbrarse a lidiar con ello. Uno de esos aprendizajes es que, salvo en casos extremos, ya no parece necesario precipitarse en extensas cuarentenas, sino utilizar las herramientas preventivas que ya existen. También será necesario evaluar la forma como se aborda la aparición de variantes. Sudáfrica está experimentando un grave castigo al establecerse una limitación o prohibición para viajes desde o hacia dicho país, lo que desde luego puede implicar un fuerte desincentivo para que los investigadores de otros países informen sobre la aparición de nuevas variantes.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.