Retorno a clases 2021



SEÑOR DIRECTOR

El ingreso a clases presenciales de nuevo se vuelve inconducente. No se trata de profesores flojos, familias aprensivas, autoridades inhumanas, dirigentes intransigentes. Falta más y mejor diálogo político para lograr comprender que en el país hay diversidad y desigualdad. Y que el trabajo de los docentes se debe valorar.

La apertura de los jardines infantiles y colegios es un gran desafío para las autoridades y para toda la comunidad educativa. Cada establecimiento elaboró un completo plan de funcionamiento para el 2021, resguardando los protocolos sanitarios y ajustes pedagógicos que permitan renovar el interés y el ritmo del proceso formativo para recuperar los aprendizajes esenciales. Sabemos que una escuela cerrada no solo provoca pérdidas en los aprendizajes, también genera importantes incrementos en la desigualdad.

Sin embargo, a pesar de la alta valoración de los beneficios que entrega la escuela y de los esfuerzos por retomar la normalidad educacional, persiste en muchas familias y docentes el temor y la desconfianza al regreso presencial. Priorizar la vacunación al personal educacional fue sin duda una muy buena decisión, pero no lo suficiente para generar ese ánimo y voluntad colaborativa que se requiere para enfrentar estos escenarios adversos y cambiantes.

Por ello, se necesita con urgencia un vigoroso impulso político que permita profundizar el diálogo con los distintos actores del sector para avanzar y sostener una hoja de ruta que cumpla con las condiciones de seguridad y confianza para el retorno. La voz de los alcaldes es fundamental para sostener este proceso de retorno.

M. Isabel Díaz

Educadora

Ex Subsecretaria E.P.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.