Solo un idiota vota Rechazo



Por Cristián Valenzuela, abogado

Ocho de cada diez chilenos que concurran a las urnas este domingo, votarán por el Apruebo. Eso dicen la mayoría de las encuestas serias -salvo las desconocidas importadas de Argentina-, que concluyen, sin ambigüedades, que este lunes comienza el proceso constituyente.

Así, 20 de los 25 partidos políticos constituidos se inclinan en su totalidad por el Apruebo; tres están divididos y solo dos partidos se han manifestado “casi” unánimemente por el Rechazo. Casi, porque el candidato presidencial del partido del creador de la Constitución también está por el Apruebo. ¿Necesitas más argumentos?

El 99,9% de los músicos, escritores (incluyendo los diseñadores que se definen como escritores), actores y periodistas están por el Apruebo. ¿Cómo va a competir Alberto Plaza con el legado de Víctor Jara? ¿Qué posibilidades tiene Paty Maldonado de hacerle sombra a Mon Laferte?

Lo mismo ocurre con los deportistas: la mayoría quiere una nueva Constitución. Beausejour y Medel encabezan el listado, al que se suman cientos de atletas y ex deportistas destacados, como Caszely o Barticciotto. Varios de ellos, incluso, han manifestado su intención de ser convencionales, disputándole palmo a palmo el cupo a la señora Juanita, que ya se prueba el traje de constituyente. ¿Y en la vereda opuesta? El Chino Ríos: un tipo que durante toda su vida encarnó la indiferencia y la apatía por todo lo público, con su célebre frase del “no estoy ni ahí”.

Como si no fuera suficiente, el domingo tuvimos un banderazo en Plaza Italia, donde los mismos vándalos que llevan 12 meses coaccionando a los políticos, dejaron en claro lo que ocurrirá si pierde el Apruebo. ¿Alguien en su sano juicio va a votar Rechazo sabiendo que el caos y la anarquía se va a apoderar del país al día siguiente?

Los chilenos tenemos la oportunidad histórica de construir juntos nuestra casa común. Luego de 40 años de sufrimiento, miseria y pobreza, por culpa de un modelo económico y social que nos convirtió en el hazmerreír de Latinoamérica y en la expresión más vergonzosa del capitalismo extremo de la fracasada escuela de Chicago, tenemos el privilegio de elegir una vía institucional hacia la igualdad plena, el crecimiento exponencial y los derechos asegurados del nuevo traje a la medida que vamos a comenzar a tejer.

Hace solo un año, Chile no tuvo un estallido de violencia como afirman algunos, sino una verdadera ebullición social, democrática y pluralista, que convenció a la clase política, de manera civilizada y sin extorsiones, de la necesidad de hacer este cambio radical. No hallo la hora de que empiece la Asamblea Constituyente, verdadera fiesta de la democracia, que reunirá a las mentes más brillantes y representativas del Chile nuevo, desde donde emergerá una nueva Carta Magna moderna, inclusiva y convocante, que será aclamada por los elegidos, elegidas y elegides del pueblo.

Si todos los partidos políticos, artistas, deportistas y delincuentes están de acuerdo; si desde Boric a Longueira lo insinúan; si los empresarios y medios lo recomiendan; a estas alturas, solo un idiota vota Rechazo. Espero que tras leer esta columna no siga habiendo tantos idiotas, como yo, que creen que votando Rechazo salvarán a Chile.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.