“Todo vale”

FOTO : FRANCISCO PAREDES




SEÑOR DIRECTOR

Daniel Matamala, en su columna de ayer titulada como esta carta, me critica. Propuse:

a) Que si el Rechazo ganara el plebiscito con 50% + 1 voto, se haga un nuevo intento, agregando a la Convención un porcentaje adicional de parlamentarios. Lo que trato es de buscar una salida sensata y rápida para insistir en una nueva Constitución. La composición actual de la Convención ha demostrado frivolidad e irresponsabilidad extremas, con la mitad de sus convencionales electos por una suma despreciable de votos, dadas las erróneas reglas de votación diseñadas.

b) Que el Congreso legisle a la brevedad para aumentar el quórum de aprobación de la misma, desde un insensato 50% + 1, a uno por ejemplo de 4/7 o 2/3. Él dice que eso sería más antidemocrático que Jaime Guzmán y pregunta: si un 65% aprobara y un 35% rechazara, ¿ganaría el Rechazo? Le contrapregunto. Actualmente, bastaría con 50% +1 voto para aprobar. ¿Gozará esa nueva Constitución de legitimidad democrática, si es rechazada por la mitad de los ciudadanos? ¿No nos condenará acaso esa proporción a la inestabilidad política por décadas? Se supone que las constituciones deben ser la casa de todos, y no solo de la mitad. Me adelanto: él seguramente responderá que esas fueron las reglas democráticamente aprobadas. Así es, en un momento de verdadera histeria y apresuramiento político, es una mala regla la que se aprobó. Tratemos de corregir antes que sea demasiado tarde.

Mario Waissbluth

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.