Tribunales sustentables: un compromiso de la justicia de hoy

corte-suprema




Por Guillermo Silva G. Presidente de la Corte Suprema

Dotar de nuevos, mejores y cada vez más sustentables tribunales de justicia para Chile ha sido uno de los grandes desafíos del Poder Judicial en los últimos años.

Desde el 2012, el Consejo Superior de la Corporación Administrativa del Poder Judicial (CAPJ) tomó la decisión de diseñar y construir nuevos edificios sustentables, que se adapten a las características de su entorno, amigables con el medio ambiente y la comunidad.

Esta semana, sumamos otro logro: el Juzgado de Familia de Talagante recibió el sello de construcción sostenible en la categoría oro de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, reconocimiento otorgado por el U.S. Green Building Council, una de las instituciones más reconocidas en la materia a nivel mundial.

Esta obra judicial requirió una inversión de aproximadamente $4.812 millones. En sus 2.369 metros cuadrados, el juzgado cuenta con un nuevo y moderno diseño, tres salas de audiencia; amplios espacios de trabajo, iluminados con luz natural; accesos para personas con discapacidad y salas especiales para declaraciones de niños, niñas y adolescentes, entre otras características, que lo ponen a la vanguardia en construcción sustentable en el país.

Este tribunal se suma al listado de nueve edificios judiciales que han logrado este reconocimiento como el Juzgado de Familia de Yumbel, el Juzgado de Letras y Garantía de Toltén, Juzgado de Familia de Pudahuel y los centro de justicia de Viña del Mar, Antofagasta, Rancagua, Tomé y Puente Alto. Actualmente, otras 18 dependencias judiciales se encuentran en proceso de acreditación verde.

El Poder Judicial, a diez años de esta estratégica decisión, refuerza su compromiso para convertirse en una institución cada vez más sostenible, conforme a los desafíos acordados por los gobiernos firmantes del protocolo de Kioto y los objetivos de la Agenda de Sostenibilidad al 2030 de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En los últimos años, hemos llevado adelante una serie de acciones orientadas a alcanzar este desafío, como la elaboración de nuestro tercer reporte de sustentabilidad, nuestra primera política y la creación de un comité especializado en la materia.

Hemos impulsado una serie de acciones verdes como el uso de energías limpias en nuestros tribunales; la promoción de la tramitación electrónica y de la Oficina Judicial Virtual y la promoción del teletrabajo en pandemia. Además, hemos desarrollado una campaña de educación sobre el uso de recursos como agua, papel y energía eléctrica y la generación de alianzas para promover el reciclaje.

En el futuro, hemos asumido el desafío de continuar por esta senda y el Pleno de la Corte Suprema tomó la decisión de incorporar de manera permanente el concepto de sostenibilidad en la planificación estratégica de la institución para la construcción del Poder Judicial de los próximos cinco años, poniendo en el centro de nuestra gestión a las personas y el compromiso por alcanzar una operación cada vez más eficiente y responsable con nuestro entorno.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.