Una oposición democrática y necesaria

CamaraDIputadosWEB


Hemos visto como en los últimos meses, múltiples analistas y personeros de gobierno se han entregado al deporte de construir la visión de que el Partido Socialista dedica largas horas del día a pensar cómo impedir que la actual administración pueda trabajar.

Lo que resulta grave y complejo de este esfuerzo es que le resta valor a la democracia.

Creo que es importante dejar en claro algo que es fundamental para el entendimiento democrático en cualquier lugar del mundo: como oposición entendemos perfectamente que para lo que nos han mandatado nuestros electores es para contribuir, desde la diferencia, para que Chile avance.

Se nos acusa de ser un obstáculo. Nosotros estamos haciendo lo que hace cualquier oposición en el mundo: ser oposición. Eso implica fiscalizar, pero también proponer. Y lo hemos hecho. Sin ir más lejos, este lunes como bancada de senadores del PS presentaremos el libro "Un Nuevo Sistema de Pensiones para Chile", que muestra la visión y aportes de profesionales y académicos sobre el tema.

Hemos presentado proyectos de ley; hemos concurrido en proyectos de acuerdo, y continuaremos levantando proposiciones, con ideas, con trabajo, pero también con fuerza cuando debamos representar a la ciudadanía que nos eligió para decir que algo no nos parece. Creemos que no hay nada de malo en ello, y muy por el contrario, que es uno de los pilares de la democracia.

Vamos a apoyar todas las medidas y propuestas que nos parezcan razonables para mejorar Chile, superando las profundas desigualdades sociales y económicas que existen. Y vamos a buscar permanentemente, no solo la unidad de la oposición para coordinar esfuerzos, sino de todas las fuerzas políticas de un lado y otro cuando lo amerite.

El PS está hoy donde le corresponde, en la oposición. En la última elección perdimos la presidencia y tenemos claro que la iniciativa del Ejecutivo es el derecho de la mayoría. Pero la oposición lidera ambas cámaras del Congreso y nos corresponde ser el contrapeso necesario para que todas las fuerzas políticas y ciudadanas se vean reflejadas en el debate político.

Es por eso que continuaremos concentrando nuestros esfuerzos en lo que el PS cree que es importante: desarrollar acciones y proponer políticas públicas en búsqueda de solucionar las inequidades que produce el neoliberalismo. Y para eso buscamos acuerdos, desde la actual oposición, con quienes creen que otro Chile más justo es posible y necesario.

Por otra parte, creemos que es fundamental mirar con el mismo ojo atento lo que ocurre en materia política desde el Ejecutivo.

Hemos asistido a una forma de manifestarse políticamente que no nos parece la más adecuada. El llamado a participar de comisiones armadas a dedo; un ministro de Economía que recomienda realizar inversiones fuera de nuestro país; un ministro de Educación refiriéndose en términos poco apropiados a los procesos educativos y a situaciones de acoso en establecimientos de educación superior; y, finalmente, como en el ministerio de Cultura un secretario de Estado solo estuvo tres días, debido a declaraciones en materia de Derechos Humanos que una inmensa mayoría de chilenos y chilenas no quiere volver a escuchar.

El PS se mantiene donde debemos estar. Lo declaramos firmemente, para que no queden dudas: no queremos poner impedimentos porque sí. Lo hacemos cuando consideramos que una iniciativa no corresponde a lo que nuestros electores y amplios sectores de la ciudadanía quisieran, como es cuando el gobierno impulsa contrarreformas al programa desarrollado por el gobierno de Michelle Bachelet.

Nuestro compromiso es con Chile, con la finalidad de construir un país más justo y humano para todos. Y para eso se requiere una oposición democrática y en busca de acuerdos. Ahí estaremos los socialistas.

Comenta


Imperdibles