Valiosa inversión en nuevas tecnologías

La instalación de un datacenter de Microsoft, que se suma a iniciativas similares anunciadas por otras grandes firmas tecnológicas, abre un interesante potencial para el país.



Recientemente, una de las empresas tecnológicas más grandes del mundo -Microsoft- anunció una millonaria inversión en nuestro país. De concretarse, esta sería la mayor inversión que realiza el gigante tecnológico en 28 años en nuestro país. El proyecto -que según ha trascendido involucra un desembolso por unos US$ 500 millones- tiene como objetivo la instalación de un datacenter y además traerá aparejado, según promesa de la empresa, un programa de capacitaciones gratuitas, así como la creación de un consejo asesor con articulación público-privada para que la Inteligencia Artificial impulse el desarrollo económico del país en forma inclusiva; también contempla una alianza con el Observatorio Europeo Austral (ESO), para apoyar al desarrollo de la investigación y la ciencia astronómica en el país. Según un estudio realizado por la consultora IDC, la inversión generaría en cuatro años US$ 11,3 mil millones en nuevos ingresos para múltiples actores.

En el ambiente convulsionado que se ha vivido en el país, el anuncio de la firma tecnológica es una noticia alentadora. Además, porque se suma al interés que han mostrado otras empresas de clase mundial como Oracle, que próximamente hará un anuncio en la misma dirección, o Huawei, que ha anunciado la instalación de un segundo datacenter en Chile.

Más allá de los aspectos coyunturales que hacen sorpresivo este anuncio y los montos involucrados -que aunque muy relevantes, no son de una envergadura comparable con proyectos mineros o energéticos- es destacable que estas nuevas inversiones se concentren en sectores vinculados a la industria tecnológica y al procesamiento de datos, los que muestran mayor crecimiento y potencial a nivel global. Con estos proyectos, Chile se instala en el mapa tecnológico mundial y crea un ambiente propicio para la llegada de nuevas iniciativas en este ámbito. De seguir por esta ruta, se podrían profundizar las exportaciones de servicios, las que en 2019 aún representan solo un 12% del total de exportaciones del país, según el informe de Cuentas Nacionales del Banco Central.

El contexto político y económico en que tiene lugar esta inversión no es el más favorable, cuando el país se enfrenta a importantes incertidumbres y en la discusión legislativa han proliferado iniciativas que distan de crear un ambiente propicio para atraer la llegada de nuevos capitales. Dado lo anterior, es conveniente preguntarse qué tipo de iniciativas podrían ser impulsadas en nuestro país si el clima para la inversión fuera más propicio. Ser elegibles a nivel regional para el desarrollo de nuevas tecnologías muestra el enorme potencial que se puede abrir en una economía cuando existen los incentivos y oportunidades apropiados. Pero es evidente que la deliberación política debe volver a poner en el centro de la atención fórmulas que permitan generar para la inversión un atractivo similar al que despiertan las economías industrializadas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.