Scones y curd de limón: la hora del té para este invierno

Revisa las recetas que Felipe Tamayo- @cabrococina- presentará durante la clase del jueves 30 en Club Paula Cocina.





SCONES

¿Andan de humor Downton Abbey? Si quieren un English Tea digno de la Lady Violet, abuela de Downton, entonces el camino son los scones. Pueden incorporar fruta, chips de chocolate, quesos y un cuanto hay de cosas o dejarlos simples como en esta receta.

Tiempo: 60 minutos

Porciones: 8 unidades

Ingredientes:

  • 300 g de harina con polvos
  • 60 g de azucar
  • 80 g de mantequilla muy fría
  • 1 cucharadita de polvos de hornear
  • 100ml de leche entera o semi
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • ½ cucharadita de sal

Procedimiento

  1. En una procesadora de alimentos agregar la harina, polvos de hornear, azúcar y sal y pulsar hasta incorporar los ingredientes.
  2. En otro recipiente mezclar la leche con el huevo y la vainilla e incorporarlos bien. Reservar.
  3. A la procesadora con los ingredientes secos, agregar la mantequilla cortada en cubos y pulsar hasta obtener trozos irregulares de mantequilla del tamaño de arvejas.
  4. Vaciar la mezcla de líquidos en la procesadora y pulsar hasta incorporar en su mayoría, no importa si queda un poco de harina en el fondo.
  5. Volcar la masa sobre el mesón, levemente enharinado, y juntarla con las manos formando un rectángulo e incorporando cualquier remanente de ingredientes secos, sin manipular de más.
  6. Con un uslero estirar la masa a un grosor de 4cm aproximadamente y luego con la ayuda de una rasqueta doblar la masa sobre sí misma en 3 como una carta (en este punto es posible adicionar berries o fruta picada para que quede incorporada en los pliegues).
  7. Estirar la masa nuevamente al mismo grosor y cortar en 6 porciones iguales.
  8. Con la ayuda de la rasqueta transferir los scones a una lata forrada con papel mantequilla y con una brocha de cocina pintar la superficie con un poco de leche.
  9. Espolvorear la superficie con un poco de azúcar y llevar 15 minutos al congelador. Precalentar el horno a 200ºC
  10. Hornear por 20 minutos o hasta que estén bien dorados. Dejar enfriar 5 minutos en la lata y luego transferir a una rejilla hasta enfriar completamente.

Curd de Limón

El Curd es una preparación dulce de origen inglés, que se ocupa para muchas cosas, pero su uso más común es para untar en lugar de mermelada o relleno de distintos postres.

A mi me encanta porque es suave, no tan empalagoso y distintivamente cítrico en lugar de ácido, por la cantidad de ralladura de limón que lleva.

Se pueden hacer distintas variaciones de curd, pero la de limón es la que se ganó mi corazón y su lugar en este libro.

Tiempo: 20 minutos

Rendimiento: 1 taza

Ingredientes:

  • 4 yemas de huevo
  • ⅓ de taza de jugo de limón
  • ½ taza de azúcar
  • 70 g de mantequilla en cubos pequeños
  • Ralladura de 1 limón
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla

Procedimiento

  1. Separa las yemas de huevo del resto de los ingredientes.
  2. En un bol de buen tamaño, mezclar todos los ingredientes, menos las yemas de huevo.
  3. Preparar un baño maría y una vez que el agua está hirviendo, incorporar las yemas al bol con el resto de los ingredientes y llevar todo sobre la olla.
  4. Con la ayuda de un batidor de varilla y un guante para horno o un paño para sujetar el bol sobre la olla, remover hasta que la mezcla espese y alcance punto de napado.
  5. Tamizar la mezcla en un segundo bol, a través de un colador fino, para atrapar el zeste y cualquier grumo resultante.
  6. Cubrir al ras con papel film para evitar que se forme una piel por encima.
  7. Una vez fría incorporar la vainilla.

*El extracto de vainilla, si bien no va a aportar un sabor distintivo, le va a dar un sabor base para enmascarar cualquier sabor remanente del huevo y las notas metálicas características de la ralladura de limón.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.