Catalanes en Santiago

Dos nuevos restoranes abiertos hace poco se suman al tradicional Centre Català de Providencia para inaugurar un nuevo circuito gastronómico en Santiago que trae los aires gozadores y mediterráneos de la cocina española de Cataluña.




Paula 1084. Sábado 3 de diciembre 2011.

Dos nuevos restoranes abiertos hace poco se suman al tradicional Centre Català de Providencia para inaugurar un nuevo circuito gastronómico en Santiago que trae los aires gozadores y mediterráneos de la cocina española de Cataluña.

De Girona a Miguel Claro

La esquina de Miguel Claro, donde estaba el restorán alemán Tante Marlene, hoy está tomada por el saber catalán del Carrer Nou.

Allí, dos socios, Cristóbal Pérez y la chef Amalia Pesutic, quien se trajo bajo el brazo un cerro de recetas catalanas tras ocho años viviendo en Girona, al norte de Barcelona, echaron a rodar una cocina de sabores caseros. Sin pensarlo dos veces, hay que pedir tortilla española ($ 4.800), sabrosa, jugosita y cubierta de un suave jamón serrano, y seguir con un crocante magret de pato ($ 10.900), acompañado de risoto de mote. Para beber hay sangría ($ 8.900 la jarra) y carajillo ($ 1.800) el espresso con toques de coñac que los catalanes beben compulsivamente. Miguel Claro 1802, fono 727 1161.

Un pacharán en La Boquería

El restorán La Boquería de Barcelona, que abrió en agosto en el Paseo El Mañío, tiene una carta donde destacan preparaciones catalanas. Sin embargo, el trago estrella de la casa –que en ocasiones el chef ofrece como cortesía– es el pacharán, un licor anisado oriundo de Navarra que se obtiene de un fruto negro azulado. Tan tradicional es que en España, incluso, existe un organismo que certifica a marcas como Basarana, la del pacharán que sirven en La Boquería en copas de coñac ($ 3.900 la copa).

El Coigüe 3886, fono 228 8068.

El renovado Centre Català

Sede de la colonia catalana en Chile por décadas, la cocina del restorán Centre Català la dirige desde hace tres años el joven Xavier Gil de Castro, quien les dio aires modernos a platos clásicos. Recomienda apostar por recetas inspiradas en tradiciones catalanas como la Merluza all cremat, acompañada de espinacas a la catalana –salteadas con pasas, peras y nueces– ($ 7.200), y el Conill amb cargols, la versión moderna del conejo con caracoles, uno de los platos más antiguos de la carta ($ 7.900). Desde diciembre tendrán un menú de degustación ($ 23.000), con diez platos representativos de la carta.

Suecia 414, fono 233 2220.

Comenta