Cómo mantener los productos para el cuidado de la piel




Considerando toda la información que existe en torno al mundo del skincare, es importante aclarar cuál es la manera correcta de conservar los productos dermocosméticos, y así poder preservar el estado de las formulaciones para que logren el objetivo que prometen. La dermatóloga de la Clínica Alemana, Francisca Daza, se refiere al ambiente ideal de conservación en general: “Debe ser fresco, seco y sin sol directo”.

Se recomienda estar al tanto no sólo de las fechas de vencimiento de cada producto, sino que también de cuánto duran una vez abiertos: “Cada uno lo especifica en la parte de atrás de su envase”, dice Daza. En la parte posterior del producto aparece la imagen de una crema o envase abierto, con el número de meses que corresponde; pero hay algunos que tienen períodos bastante definidos, como el caso de la vitamina C -que suele durar un mes luego de abrirse su recipiente- o el protector solar, que tiene una vida útil de 12 meses.

Una de las tendencias actuales en cuanto a su almacenaje es la de los mini refrigeradores. “Hay productos que se beneficiarían de una temperatura más baja, como el peróxido de benzoílo y la vitamina C”, señala Daza, aunque agrega que no son imprescindibles. La doctora también destaca que guardar los productos para el contorno de los ojos en espacios fríos como refrigeradores, puede ayudar a combatir la congestión excesiva en esa zona. Muchas marcas también recomiendan guardar los tónicos y las brumas en frío, pero principalmente por la sensación que su aplicación entrega a la piel, especialmente para los que buscan calmar o refrescar.

Uno de los principales beneficios del uso de refrigerador para guardar productos dermocosméticos es que mantiene una temperatura estable. “Es muy importante evitar los cambios bruscos de temperatura, así que siempre hay que mantenerlos en el mismo lugar”, resalta Daza.

Y si hablamos de productos para el cuidado de la piel, hay que considerar los cada vez más populares algodones reutilizables para quitar el maquillaje, que también requieren de determinada mantención. La recomendación es lavarlos a mano, usando un jabón neutro y luego dejarlos secar. Lo ideal es meterlos en la lavadora una vez a la semana para dejarlos impecables.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.