Esta semana recomendamos: un libro para pintar, tablas para el aperitivo y un juego de paletas

Todas las semanas les recomendaremos libros, series, panoramas, productos o experiencias que probamos y nos gustaron tanto, que no podemos dejarlas solo para nosotras.




  • Para pintar:

Mar botánico es el libro de la ilustradora Teresita Bianchi que cuenta con 12 diseños diferentes para pintar. Sus obras mezclan el mundo botánico y el marino, dibujos que se convierten en el escenario perfecto para pasar el rato pintando y así darle vida a coloridas escenas. Tanto para grandes como para niños, Mar Botánico es un buen panorama para las tardes de verano o los días nublados de las vacaciones. $24.990 en librerías.

  • Para compartir:

Andrea Piña ofrece unas tablas de aperitivo o picoteo perfectas para sorprender a invitados o para compartir en familia durante estas ricas tardes de verano. Tiene opciones vegetarianas y tradicionales en las que mezcla sabores, texturas y diferentes elementos para hacer de su emprendimiento uno que además de rico, es muy lindo. Frutas, flores, dips, jamones, quesos, frutos secos, verduras y diferentes tipos de galletas hechas por ella, son algunas de las delicias que ofrece para un mínimo de 2 personas y hasta 15. Instagram: @andreapinav. www.andreapina.cl. Desde $26.900

  • Paletas de playa:

Un clásico de las playas en verano pero con varias mejoras. Las paletas de playa Koala son hechas a mano con una madera resistente como para durar por varias temporadas, pero no tan pesadas como para paletear un buen rato sin hacer fuerza innecesaria. El mango viene con grip de raqueta de tenis que le da mayor agarre y evita esas ampollas que produce el de madera. Además, traen una pelota de marca, un bolso de canvas biodegradable que permite llevar otras cosas para pasar una tarde de playa y por si fuera poco, son hechas en Chile. Instagram: @koalachile. www.koala.cl

.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.