Heredar para transformar

Moda-Cristalina-ID-1

Cristalina Parra (19) reconoce que desde hace un tiempo se ha visto interesada por el trauma hereditario, concepto que determina que nuestro patrimonio personal es un ingrediente clave en quiénes somos. Es por eso que se ha preocupado de conocer y aprender más de su sangre. Lo ha hecho escribiendo acerca de su familia y sobre cómo imagina a personajes que aunque quizá nunca conoció, la han transformado en la persona que es hoy.




Desde que en 1873 Luis Pereira le encargó al arquitecto francés Lucien Hénault la construcción de su casa en pleno centro de Santiago, el lugar ha sido testigo y víctima de transformaciones. Cambios que probablemente su creador no solo no imaginó, sino que no proyectó para una de las obras que hizo en su paso por Chile. Es ingenuo pensar que más de dos mil metros construidos en la ciudad podrían sobrevivir al paso del tiempo sin ser intervenidos ni transgredir su esencia. Porque esta mansión neoclásica se convertiría en espacios tan diversos como un colegio, un arzobispado e incluso locales comerciales.

[caption id="attachment_119555" align="alignnone" width="600"]

Look, Martin Luttecke, preguntar precio en mluttecke@uc.cl.[/caption]

A cargo también de la construcción del Teatro Municipal de Santiago, del ex Congreso Nacional y de la Casa Central de la Universidad de Chile, el Palacio Pereira de Hénault tuvo sus años dorados. Y también estuvo en ruinas cuando aún no se le daba el valor que tiene una construcción así. Esto hasta que en 2011 fue adquirido por el Ministerio de Bienes Nacionales, con la idea de reconstruirlo y devolverle la relevancia que merece.

Tras ganar un concurso público, desde 2016 que los arquitectos Cecilia Puga, Paula Velasco y Alberto Moletto han hecho un minucioso trabajo para revivir parte importante de la concepción arquitectónica del palacio. Ha habido comunión en su visión, y eso se nota. Se ve que ingenieros, arquitectos, artesanos, yeseros, estucadores y todos quienes aquí han trabajado lo han hecho con el objetivo de deshacer las intervenciones impropias que sufrió el lugar, pero dejando el paso del tiempo a la vista. Las molduras y ornamentos que se ven dañados están ahí con un propósito. Hubiese sido fácil sacar un molde y replicarlo, pero hubiese sido plástico también.

[caption id="attachment_119556" align="alignnone" width="600"]

Beatle, Sr. González, preguntar precio en info.sr.gonzalez @gmail.com. Top transparente, Ceremonia, preguntar precio en contacto@ceremonia.cl Traje vintage. Calcetines, Monarch, $4.990. Zapatos, Zara, $27.990.[/caption]

"Legado es plantar semillas en un jardín que nunca podrás ver", cantan en el musical Hamilton. Y con Cristalina Parra (19), al menos, esa frase tiene todo el sentido. "Muchas veces usamos la palabra patrimonio para referirnos a inmuebles históricos o a ciertas identidades que representan la esencia de la sociedad a la que pertenecemos, pero me parece importante recordar que el patrimonio se refiere a la propiedad, a todo aquello que nos pertenece. Mi patrimonio es mi genética, mi educación, los libros que leo, mi familia, mis amistades y todo con lo que he interactuado a lo largo de mi vida. Mis bienes son mis experiencias, las que se expresan de manera permanente dentro de nosotros". Así define Cristalina lo patrimonial. Reconoce que desde hace un tiempo se ha visto interesada por el trauma hereditario, concepto que determina que nuestro patrimonio personal es un ingrediente clave en quiénes somos. Es por eso que se ha preocupado de conocer y aprender más de su sangre. Lo ha hecho escribiendo acerca de su familia y sobre cómo imagina a personajes que aunque quizá nunca conoció, la han transformado en la persona que es hoy. Ellos han definido sus comportamientos, han construido parte de sus ideas. Sin ir más lejos, de su abuelo Nicanor heredó mucho. Lo más concreto, quizás, es el hábito de siempre llevar un cuaderno y un lápiz donde escribir y reflexionar. Y han sido esos escritos los que harán que en diciembre lance Tambaleos, su primer libro. En él recopila los apuntes que tomó durante el año en el que murió Nicanor, terminó el colegio y se fue a estudiar historia del arte a la sede que la Universidad de Nueva York tiene en los Emiratos Árabes. "Mi abuelo era demasiado importante en mi vida porque crecí con él. Es la persona más inteligente que he conocido, pero pienso que sería un error caer en el círculo vicioso de sentir que por ser su nieta tengo que ser exitosa o inteligente y dejar un legado. Sé que nunca voy a ser así, aunque me lea todos los libros del mundo y estudie todo lo que quiero estudiar".

[caption id="attachment_119557" align="alignnone" width="600"]

Vestido, Gaba Studio, preguntar precio en gabapazm@gmail.com. Pantis, Monarch, $4.290. Zapatos, Zara, $17.990.[/caption]

Nicanor Parra veneró a Cristalina, a "la niña de sus ojos", en quien veía una particular belleza de Medio Oriente. Ella eso no lo supo hasta mucho tiempo después, cuando su abuelo ya había muerto y, estando instalada en Abu Dabi, leyó esa declaración en una entrevista que él había hecho tiempo antes. Coincidencia o no, es difícil creer que irse hasta allá no fue una parte más del legado de Nicanor en su historia.

"Mucho del patrimonio inmueble mundial es hermoso porque no es perfecto, y aunque suene cliché, estoy convencida de que es justamente ahí donde radica su belleza. Parte del legado de este palacio es precisamente que haya sido abandonado, porque ahora su historia también narra cómo tuvo que ser restaurado", dice Cristalina. Esa historia, esa carga, esa belleza de lo imperfecto, es la que siente que tiene también su carga familiar. Su propia historia. "La vida siempre en algún momento tiene cosas más o menos feas que quizá no queremos recordar, pero es importante darse cuenta y entender que si eso no hubiese pasado, no seríamos quienes somos".

[caption id="attachment_119553" align="alignnone" width="600"]

Enterito, Cher, preguntar precio en tienda. Mangas, Loraine Holmes, preguntar precio en lh@loraineholmes.com. Aro, Isla Astral, preguntar precio en www.proyectometanoia.com.[/caption]

[caption id="attachment_119552" align="alignnone" width="600"]

Top y pantalón, Annegret Couture Trouveé con Telas Luz María, preguntar precio en annegret.hielscher@gmail.com. Aro, Victoria Oddo, $45.000.[/caption]

[caption id="attachment_119551" align="alignnone" width="900"]

Vestido, María Teresa Cienfuegos Studio, preguntar precio en info@maria-cienfuegos.com. Pantis, Monarch, $4.290. Zapatos, Polca Zapatería, $78.900.[/caption]

Comenta