India Oxenberg, sobreviviente de NXVIM: “Me tomó meses de trabajo con el FBI lograr entender y decir que fui una víctima”

Este 18 de octubre se estrena Seduced: Al interior del culto NXVIM, donde la joven revela cómo durante siete años fue parte de un culto sin saberlo, donde fue reiteradamente abusada e incluso marcada a fuego en su piel con las iniciales del líder, Keith Raniere. Paula habló con ella sobre su proceso de sanación y sobre la importancia de entender que fue víctima y no culpable de lo que le ocurrió.




“Solo eres una víctima si eliges serlo”, decía Keith Raniere en una de las múltiples reuniones de NXVIM, la corporación que lideraba y que congregaba a miles de personas de distintos lugares del mundo, quienes buscaban herramientas para ser mejores personas y empresarios. ¿Eres realmente víctima de lo que te está pasando o lo causaste? repetía a manera de empoderar a sus oyentes, o al menos eso creían, entre ellos, India Oxenberg.

A sus 28 años, India es el hilo conductor del documental Seduced: Al interior de culto NXVIM, que Starz Play estrena este domingo 18 de octubre y que revela los detalles más escabrosos de la secta piramidal que en 2018 impactó al mundo en medio del estallido del movimiento Me too, y de la que formó parte durante siete años.

Tal fue su involucramiento en NXVIM que perteneció a un área para mujeres donde solo algunas eran seleccionadas para participar: DOS. Aunque en un comienzo se promocionaba como una etapa más para alcanzar la iluminación y el empoderamiento, en realidad se trataba de una dinámica maestro/esclavo donde las víctimas eran obligadas a mantener relaciones sexuales con Raniere y eran sometidas de tal forma que como parte de la iniciación, eran marcadas a fuego con las iniciales del líder: KR.

Pero como durante tanto tiempo India y otras mujeres habían sido adoctrinadas para recluir de la palabra “víctima”, no se sintió tal durante el proceso. Incluso, cuando en febrero de 2018 el grupo fue desbaratado – y Raniere detenido- en México, no se quiso reconocer como víctima y durante un tiempo más siguió defendiendo los valores de la agrupación. Hasta que escuchó audios en que el mismo Raniere detallaba el proceso de adoctrinamiento, la motivación tras DOS, e incluso el significado de la marca en la piel de sus víctimas como parte de un proceso que terminaba por despojarlas de su propia identidad.

“Me tomó meses de trabajo con el FBI para lograr entender y decir que fui una víctima. Estábamos tan adoctrinadas para creer lo contrario, porque Keith es un depredador y usó las mismas estrategias que se usan con mujeres jóvenes y con niños para hacer que guarden silencio y que no entiendan lo que les está pasando no es algo que ellos quieran ni que sea algo bueno para ellos”, dice India.

“Debido al sistema de DOS teníamos que aceptar lo que nos sucedía de una manera que terminaba aniquilando nuestro feminismo”, cuenta sobre su experiencia en este exclusivo grupo de mujeres que eran abusadas por Raniere. “Decía que para ser más fuertes teníamos que luchar contra nuestros temores y uno de esos temores era ser abusadas por él”, explica.

India era de especial interés para NVXIM, en cuanto, literalmente, proviene de la realeza. Su madre es Catherine Oxenberg, actriz de la emblemática serie de televisión Dinastía, y su abuela es Isabel de Yugoslavia. Cuando Catherine supo sobre la magnitud de lo que estaba pasando al interior de la agrupación, levantó banderas rojas e incluso escribió un libro, Captive, que terminó siendo una película para la televisión. Pero aún así tuvieron que pasar años para que su hija entrara en razón y se diera cuenta del daño que le estaban haciendo.

La actriz asegura que la manera en que Raniere ejercía el control y jugaba con la confianza de sus víctimas es muy similar a la de otros depredadores como Jeffrey Epstein y el cantante R. Kelly, en cuanto se utiliza a otras mujeres: “Estos hombres tienen un sistema de soporte de personas que los refuerzan, que por lo general son mujeres. Entonces confías en ellas, pero terminan siendo quienes te llevan a ser abusada por el líder, que es un hombre”.

“Esto es algo que puede suceder también en relaciones individuales, ya sea con un jefe o con un novio, donde te dejas de sentir libre”, añade India.

Víctima y no culpable

“Cuando hablamos de víctima, hablamos de una desigualdad de poder donde alguien se aprovecha de la vulnerabilidad y fragilidad de otra persona”, explica la psicóloga Daniela Werner: “Para muchos es difícil conectarse con ese lado vulnerable, y por lo mismo cuesta reconocerse como víctima, es muy doloroso hacerlo. Además hay un castigo social muy fuerte, de muy poca compresión y donde por lo general se le echa la culpa”.

La especialista en trauma y sexualidad agrega que hay que ser muy cuidadosos cuando se habla con alguien que ha vivido una situación de abuso, pues aunque sí fueron víctimas, no se quedaron en ese lugar. Al contrario, son sobrevivientes: “Hay que ver más allá y ver que esta persona sobrevivió una situación muy compleja, donde se han pasado todos los límites emocionales, psicológicos y sexuales”.

“Es importante que la persona abusada pueda comprender que no ha sido culpable de la situación, porque hubo alguien que no respetó sus límites, y que a mi parecer ha hecho una de las cosas más graves que puede hacer un ser humano con otro”, dice Werner.

El proceso de sanar

Durante dos años India se recluyó en su familia y sus seres queridos más cercanos. Fue Catherine quien dio las entrevistas sobre su caso y quien contó al mundo la situación que tanto su hija como muchas otras personas más habían vivido. En el documental de cuatro partes, Seduced, India por primera vez cuenta su versión de los hechos, y a propósito de su estreno esta semana habló con otros medios internacionales, como People y Vanity Fair, por primera vez.

¿Por qué ahora y no antes? “Porque durante mucho tiempo no quise hablar, sólo quería escapar a las montañas y olvidar sobre todo lo que me pasó en NXVIM. Me tomó más de seis meses construir lo que me había pasado. Empecé a escribir y a entender lo que había vivido durante siete años de mi vida, y empecé mi proceso de sanación. Si bien mucho de lo que aprendí fue por mi propia experiencia, también lo hay de la de otras mujeres. Y me parece que es algo que vale la pena compartir”.

Cuando la psicóloga Daniela Werner se refiere al estigma que sufren muchas víctimas de abuso, donde en algunos casos son culpadas por la sociedad por haberse expuesto a ese tipo de situaciones, explica parte de lo que sintió India: “La gente asume que fuiste inocente, joven y poco educada, pero eso no es cierto. Estas personas engañan y mienten, y muchas veces gente que en realidad buscaba ser mejor y crecer termina siendo parte de estas cosas, lo que es muy triste”.

Aunque la historia de abuso de India y de otras sobrevivientes de NVXIM es muy particular, ella está segura que hablar de lo que le pasó puede ayudar a muchas otras mujeres que han vivido situaciones abusivas, incluso si no ha sido en manos de líderes maquiavélicos: “No hay una sola forma de sanar. He intentado con distintas terapias y programas, trabajo regularmente con mi terapeuta y hago mucha actividad física, boxeo como loca, porque necesito sentir el poder de vuelta en mi cuerpo. Le escribo constantemente a mi mamá porque a veces tengo días malos. Pero hay días buenos. Es un proceso y quiero que la gente no se sienta desanimada por los momentos difíciles, porque en algún momento van a encontrar paz”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.