La frescura del sur

Carolina de Moras, Conductora de Tv, 34 años




Paula 1180, Especial Aniversario. Sábado 15 de agosto de 2015.

Carolina de Moras, conductora de TV, 34 años

"Nací y crecí en Osorno, donde mi papá, quien era Ingeniero Químico, llegó junto a mi mamá para trabajar en la división de lácteos de Nestlé. Hasta los 14, edad que tenía cuando volvimos a Santiago para que mis dos hermanos entraran a la universidad, mi vida fue en el campo, rodeada de verde, de salidas a acampar todos los fines de semana, cerca de los animales. De hecho, hace unos días fui al campo de un amigo y tenía un buey enfermo; como el veterinario no llegó nunca, tomé la jeringa y fui yo quien lo remedió. Esa relación cercana con la naturaleza es una necesidad diaria en mí. Esa es la razón por la que construí en mi casa un invernadero donde, con mi hija Mila, nos entretenemos cambiando plantas de un macetero a otro y cultivando tomates, pepinos, zapallos, lechugas y rúculas para abastecernos.

Reconozco en mí el carácter sureño y así me gusta ser. De trato fácil, como el de quienes trabajan la tierra. Espontánea, lúdica, con esa cosa chinchosa, buena para fraseos como "au(sic) que me tienen aburridos estos tontos lesos". En el sur somos sencillos, porque su geografía es imponente y el trabajo de la tierra es duro y te hace humilde. A veces, tal vez por mi apariencia o porque trabajo en la televisión, la gente cree que soy súper estirada, pero luego me conocen y se dan cuenta de que no. Todo lo contrario.

Cada vez que llego al sur, sin grandes supermercados, sin grandes malls, sin grandes estímulos, constato que no necesito más que el sur para ser feliz y me doy cuenta de que podría vivir con mucho menos. Eso me da una gran libertad, porque no me siento atrapada en la ambición. No tendría ningún problema en dejar todo y volver al campo a criar vacas. Me encantaría".

Comenta