Maquillaje online: Consejos para comprar sin tener que ir a la tienda




La pandemia ha cambiado los hábitos de compra en maquillaje y también dio paso a una nueva modalidad de venta en línea. Y es que acciones básicas como probar, tocar y oler el producto antes de comprarlo, quedaron en el pasado con los nuevos protocolos de higienización. Pero aun así, según cifras de L’Orèal, durante el primer semestre del 2020 las ventas en China aumentaron un 6,4 % en relación con el año pasado. De hecho, en la actualidad no es extraño imaginar que una compra sea atendida por un asesor online, que guiará el proceso que antes se vivía en una tienda física.

Con este nuevo método de compra, saber elegir el tono de base o corrector resulta casi un arte, sobretodo al no haber probado antes el color en directo o por la diferencia de colores en la pantalla y las luces que dificultan la tarea de encontrar el correcto. Te dejamos algunos consejos para mejorar tu experiencia de compra virtual.

¿Cuál es mi tono de base?

“Lo primero es identificar cuatro variables importantes, que son tono, subtono, cobertura y el acabado. Si la clienta no está segura de qué base escoger, se sugiere optar por una neutra y luego ver las tonalidades”, dice Daniela Alzérreca, maquilladora asesora de la plataforma de skincare y maquillaje virtual, Emma Cares (@emma_cares_cl). La experta asegura que las pieles en general tienen un tono más amarillo y pocas veces son frías. Ya estableciendo estos matices, el siguiente paso es encontrar el color adecuado. “Si tienes una tez muy blanca, el tono que más se asimila es el fair. Si tienes piel blanca pero no demasiado, el light está perfecto. En el caso de una piel media va a ser medium o beige, y si es más oscura un dark”, señala la maquilladora, Florencia Cifuentes.

Una vez que que esté definido el tono se recomienda ver el subtono, que puede ser neutro o frío. “Siempre aconsejo que en verano se use un tono más oscuro, al contrario del invierno que es mejor uno más claro. Así puedes mezclar ambas durante el año e ir jugando con ellas para lograr el color que buscas”, comenta la maquilladora. Además recomienda ver las venas de la muñeca, si son más azules, significa que es un subtono frío y si son verdes, el subtono es amarillo o dorado. En cuanto a cobertura y acabado, la maquilladora comenta que están sujetos a la preferencia de la clienta y el tipo de necesidad que vea en cada piel.

Cómo elegir el corrector adecuado

En surcos muy oscuros, Daniela recomienda usar un pre corrector y corrector para efectos de larga duración y cobertura. Además, se puede considerar uno para neutralizar y el otro para iluminar. “En ojeras muy profundas siempre es recomendable usar un rosado y además un concealer del mismo tono de tu piel, este concepto va a neutralizar e iluminar el contorno”, puntualiza la maquilladora. Asimismo, reconoce que uno de los errores más frecuentes es la aplicación indebida del producto. Esto ocurre cuando queda un efecto parche en los ojos que genera el efecto adverso, verte más cansada. En estos casos, la manera correcta de aplicarlo sería presionar con el dedo anular a suaves toques sin arrastrar el producto y solo cubrir lo oscuro para no resaltar líneas de expresión.

Cómo acertar con la textura

En el mercado vemos fórmulas de bases fluidas, en polvo, compactas, mousse, barra o en crema y elegirlas va a depender del tipo de piel y necesidad de cada persona. “Para pieles secas, la mayor preocupación es la hidratación, por eso una textura fluida e hidratante funciona perfecto”, explica Florencia. Para las pieles grasas recomienda las fórmulas con efecto matificante en polvo para controlar el exceso de grasa en la zona T y evitar poros dilatados.

Las personas que ya tienen su base preferida y desean cambiar de marca pueden utilizar aplicaciones virtuales como findation que simulan en la pantalla cómo te va a quedar el color eligiendo la compañía cosmética que prefieran.

¿El futuro es online?

Daniela Alzérreca cuenta que el desafío actual es llevar la experiencia física a una online. “Veo que la gente se está adaptando a la compra por Internet, le perdió el miedo, ya no existe la desconfianza de que no me llegará el paquete” comenta la experta. Aún así, considera que esta nueva modalidad no reemplaza a probar el maquillaje en tienda física, pero dice que ve los beneficios de estos canales que son guiar a los clientes. “Algo que no recomiendo es acceder a una página web sin la opinión de un profesional o desconociendo la temática, el margen de error siempre está, por eso en Emma buscamos educar al cliente” concluye.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.