Nuestras lectoras preguntan: Si ya tuve coronavirus, ¿me volví inmune a la infección?

La nueva realidad de cuarentena y de la pandemia del coronavirus viene llena de preguntas e incertidumbres. En Paula queremos acompañarte en este proceso complejo buscando las respuestas a tus inquietudes.




Aún quedan muchas dudas sin resolver respecto al coronavirus y el cómo responde el sistema inmune a la infección –y lo que eso significa para la propagación– forma parte de estas. Y es que pese a los casos aislados en los que se ha detectado el virus en pacientes que ya fueron dados de alta, las autoridades aseguran que todavía es muy luego para sacar conclusiones. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señaló que “como se trata de un virus nuevo del que todavía estamos aprendiendo más cada día, por el momento no podemos decir con total certeza que una persona que ha sido infectada con el virus no puede volver a infectarse".

Una opinión similar tiene el infectólogo de Clínica Las Condes, Juan Pablo Torres. “Lo que hemos aprendido en estos meses, que no son tantos, es que quienes hacen la infección generan una respuesta de anticuerpos frente al virus, pero todavía no sabemos qué tan efectivos y neutralizantes son estas defensas”, explica.

En palabras simples, cuando las personas se recuperan de una infección, el cuerpo queda con algún recuerdo de cómo combatirla si la sufren nuevamente. Pero esta inmunidad no es siempre duradera o totalmente eficiente. Y, además, puede disminuir con el paso del tiempo. “Esto depende de cada virus. Hay algunos, como el sarampión y varicela, en los que se genera una inmunidad de por vida y otros como la influenza que exigen que una persona se vacune todos los años ya que ni siquiera una dosis te puede generar anticuerpos por un tiempo prolongado. Con los otros tipos de coronavirus que circulan en el aire siempre, tampoco hay inmunidad para siempre” asegura el infectólogo.

Unos de los primeros casos de personas que se habían contagiado dos veces fue el de un hombre japonés de 70 años. Y es que luego de ser diagnosticado con coronavirus el pasado 14 de febrero y ser dado de alta días después, regresó al hospital en la ciudad de Tokio porque tenía fiebre y, para la sorpresa de todos, las pruebas arrojaron que el virus había vuelto a estar presente en su cuerpo. Su historia –reportada por el medio japonés NHK– terminó alertando a los científicos, quienes hasta la actualidad siguen investigando sobre la inmunidad que se genera tras haber padecido la enfermedad.

Sin embargo, aunque haya historias similares, desde la Organización Mundial de la Salud aseguran que esto no significa que aquellas personas se hayan vuelto a contagiar del virus. Así lo explicó a la BBC la epidemióloga de la OMS, Maria Van Kerkhove: “Lo que en realidad sucede es que mientras los pulmones se curan, algunas células muertas de estos se expulsan. Son esos fragmentos de los pulmones los que están dando positivo”. Es decir, el resultado positivo en segundas pruebas tras la recuperación de algunos pacientes “no es el virus infeccioso, no es reinfección, no es una reactivación, es en realidad parte del proceso de curación del cuerpo, que es captado por la prueba y da positivo”, aclaró la especialista.

Además, Juan Pablo Torres cuenta que en Corea del Sur se realizó un estudio reciente en el que a más de 200 pacientes se les volvió a detectar nuevamente el virus, pero que al hacerles cultivo para ver si esa carga era capaz de contagiar, los resultados indicaron que no. “Todas las personas investigadas dieron negativo y esto apunta a que se genera una respuesta de anticuerpos y que la probabilidad de contagiar al resto o sentir los síntomas podría ser una proporción muy baja. Pero como aún no hay certeza sobre qué tan efectiva y cuánto dura la inmunidad del Covid-19, el llamado es a ser precavidos hasta que se controle la infección. ¿Y cómo serlo? Respetando la cuarentena y el lavado de manos”, asegura.

Comenta