Nuestras lectoras preguntan: ¿Hasta qué edad deben usar pañal?

La maternidad, al ser un mundo desconocido para quienes se enfrentan a ella por primera vez, viene llena de preguntas e incertidumbres. En Paula queremos acompañarte en este proceso muchas veces complejo, buscando las respuestas a tus inquietudes.




LA PREGUNTA

“He escuchado mucho sobre el ítem pañal en las niñas y niños. Algunas de mis amigas son de la idea de que cuando cumplen cierta edad, hay que quitárselo sí o sí, mientras que hay otras que piensan que cada niño tiene su propio ritmo. También están las mamás que prefieren quitarles el pañal de día y de noche al mismo tiempo y las que creen que es mejor empezar en el día y que en la noche lo sigan usando. Es todo un tema que se presta para comparaciones e incluso juicios entre mamás. Yo me estoy enfrentando a ese proceso ahora, más encima en cuarentena, donde no están las rutinas del jardín o el colegio y por eso me gustaría saber si efectivamente hay una técnica mejor que otra para llevar a cabo este proceso”.

Magdalena, 40 años, diseñadora.

LA RESPUESTA

Uno de los hitos importantes en el desarrollo de niñas y niños es el control de esfínter, el cual se define como la capacidad de orinar y defecar voluntariamente en el momento apropiado y el lugar correcto. “Al contrario de lo que se puede pensar, este proceso no es sólo físico, sino que influyen diversos factores tales como las relaciones con los adultos significativos, con los pares, los cambios y eventos en la vida cotidiana y la historia familiar e individual”, explica la psicóloga Francisca Velasco, en su columna de experta de Chile Crece Contigo.

En este programa gubernamental se definieron una serie de guías para padres con el objetivo de orientarlos en diversos temas de crianza, y uno de ellos es el control de esfínter, ya que existen dudas respecto de si este proceso debe ser activamente acompañado por uno o más adultos o si por el contrario, se trata de un hecho relacionado con la madurez biológica de las niñas y niños, quienes de manera espontánea y a cierta edad deberían comenzar a ir al baño solos.

En el Programa Nacional de Salud en la Infancia del Minsal, se establece que no hay una edad específica para el control de esfínteres, pero normalmente se inicia después de los 24 meses. En el documento se especifica que algunos de los signos que pueden orientar a la familia respecto a si la niña o el niño está preparado para dejar el pañal son: orina una gran cantidad de una vez y no muchas cantidades pequeñas; puede permanecer seco al menos dos horas; tiene movimientos intestinales regulares y predecibles y parece percatarse que quiere orinar o eliminar deposiciones (ciertas caras, posturas o sonidos); puede bajar y subir su ropa interior; es capaz de obedecer instrucciones simples y demuestra que quiere aprender.

A pesar de dichas pautas, la mayoría de los especialistas coinciden en que este es un proceso diferente en cada niña o niño y así como hay algunos que de un día para otro dejan el pañal solos, hay otros para los que el proceso puede ser más lento y complejo. Así lo explica la pediatra de Help, Ana María Bravo, quien es enfática al señalar que a los menores hay que respetarles sus ritmos. “Lo habitual es que los niños alrededor de los tres años puedan dejar el pañal y por tanto si una niña o niño llega a los cuatro años sin lograrlo se debería consultar para descartar, por ejemplo, una infección urinaria u otro tema. Pero si se le hacen los exámenes correspondientes y no tienen nada médico, uno puede esperar hasta los seis años tranquilamente a que logre controlar el esfínter por completo”, explica.

Bravo dice que es importante que este, como en la mayoría de los temas de desarrollo de las niñas y niños, sean supervisados por un pediatra y no se dejen llevar por lo que le ocurre a otras madres porque cada experiencia es distinta. “La comunicación tiene que ser efectiva porque hay mucha información dando vuelta en Internet y redes sociales”, dice. Lo fundamental que es que las madres no se dejen llevar por lo que les ocurre o piensan otras mamás que, además en temas como éste, suelen competir y juzgar a la del lado.

Algunas pautas

La pediatra sugiere que cuando los niños cumplen tres años se debe hacer el primer intento. “Tiene que ser en el verano, eso es fundamental. Si una niña o niño cumple esa edad en julio, es mejor esperar hasta el verano siguiente, porque si se intenta en invierno, lo más probable es que termine resfriado”, explica Bravo. Y agrega: “Se saca completamente el pañal, no se recomienda usar los pañales tipo calzón, porque la niña o niño necesita sentir la sensación de querer hacer pipí y que algo pasó, es decir, tuvo ganas de hacer pipí y se mojó entero. Si le ponemos el pañal-calzón no pasa nada, porque no tiene esa sensación y por tanto no hay un aprendizaje”.

Otra cosa que recalca es que una vez que decidimos comenzar el proceso, no se debe retroceder. “Poner un día y sacar al otro no es adecuado, los confunde. Por eso, si al cuarto día de haber iniciado el proceso no hay un respuesta positiva, no hay que seguir intentando. Se vuelve al pañal y se intenta en tres semanas más. Pero no hay que forzarlo porque eso genera estrés en los niños. Incluso si se termina el verano y no lo logró, se espera un año más”, agrega.

Por último, y respecto del día y la noche, la pediatra dice que lo común es que sean procesos distintos. “En la noche, cuando el pañal amanece seco durante varios días, ahí se puede eliminar. Pero eso es personal. Hay niños que a los dos años dejan el pañal de día y de noche y no hay ningún problema, como hay otros que dejan el pañal de día a los dos años y el de noche a los siete. Eso depende de la profundidad del sueño”. Por eso –aclara– es importante no apurar a la niña o niño, especialmente en la noche, ya que se genera una situación de estrés adicional si se despierta mojado y la madre o el padre se deben levantar y cambiar todo. Podría incluso ser causante de trastornos en el sueño.

Comenta