Querida Vivian de 40 años

frases cartas-05

Dicen que con el paso del tiempo las personas nos volvemos más sabias, que con la madurez somos capaces de transformar los errores en lecciones. Pero aunque la experiencia entregue aceptación y compresión, es inevitable replantearse situaciones, querer retroceder hacia algunos escenarios. Para volver a hacerlo de nuevo. Para hacerlo mejor. Es por eso que invitamos a mujeres a hacer el ejercicio de hablar con su yo del pasado. Este es el resultado.




¿Cómo estás? Qué extraña debe ser esa pregunta para ti, que actualmente te encuentras sumergida en tu rutina y haciendo lo posible por complacer al resto. Creo que nunca te diste el tiempo para hablar contigo misma, para saber de verdad cómo estabas.

Creciste muy rápido y creo que por eso mismo sentiste que tenías que hacerte cargo de todo. A los 16 años tu familia fue exiliada a Francia, pero tú tuviste que quedarte acá. Tiempo después te casaste, adoptaste a dos niños, pariste a uno y tu instinto maternal se apoderó de ti. Nunca llegaste a dimensionar el cuánto te ibas a entregar a ellos y el cómo todas tus decisiones iban a girar en torno a hacerlos felices.

En lo profesional te pasó algo similar. Pese a haber estudiado pedagogía, inclinaste tu carrera a algo más administrativo pensando que generar plata importaba más. Vas a terminar siendo directora de un colegio, y te va a gustar, pero siempre extrañarás hacer clases.

Vas a tener que enfrentar la enfermedad de uno de tus hijos, y luego de un año te vas a separar. Pero gracias a esta experiencia te darás cuenta de quién eres y por fin te preguntarás qué quieres. Aprenderás a reinventarte y cuestionarás los roles. Y entenderás que el amor por el otro no se trata de olvidarse de una, sino que para amar sanamente debes hacerlo contigo primero.

Eres frágil, pero eso es justamente lo que te hace humana. Y, aunque suene paradójico, mostrar tu vulnerabilidad te hará más fuerte. En unos años, volverás con tu marido y retomarás la enseñanza. ¡Contarás cuentos! No te imaginas lo feliz que te hará esto. Sabrás que no hay edad para volver a empezar y encontrarás la pasión que tanto necesitabas.

Haz una pausa. Miráte al espejo y pregúntate cómo estás. Pero sobre todo cuídate y quiérete mucho, como yo te quiero a ti.

Vivian Moya (63) es psicopedagoga y narradora oral.

Comenta