Servicios básicos, dólares y ETF: economistas aconsejan en qué invertir este año

Frente a un escenario complejo desencadenado por la pandemia mundial y el conflicto internacional, expertos en economía analizan las posibles áreas útiles para invertir ante la incertidumbre del futuro. El llamado a inversionistas y empresarios es a enfocar los esfuerzos en la diversificación de la inversión, las startups medioambientales, darle la bienvenida a los canales digitales y privilegiar la moneda extranjera por sobre la nacional.


“Creo que estamos viendo a las personas mucho más interesadas en poder invertir bien y tener inversiones en más países que lo que se podía antes. Pero hay que tener ojo en la diferencia entre invertir y apostar”, dice Francisco Errandonea, economista y cofundador de la Fintech SoyFocus, una plataforma en línea para invertir. Para él, mucha gente asocia la inversión a temas de suerte, como un juego de azar, pero en general invertir requiere mucho trabajo y conocimiento, sobre todo teniendo en cuenta cuál es la realidad actual. Marcada por la agenda geopolítica y la situación de salud mundial, él y otros expertos ven una solución en la vuelta a lo básico, tomar riesgos en áreas específicas para lograr que más gente pueda conseguir sus objetivos y metas financieras de mejor manera y con menor estrés.

Definir un objetivo

Primero que todo, de acuerdo a distintos especialistas, hay tener en cuenta el motivo por el cual se invierte. Solo teniendo esto consideración se podrá definir cuál será el canal o vía por el cual hacerlo. “Los inversionistas deben primero ver su horizonte de inversión e invertir acorde esto, y existen alternativas de protección de inversiones que reajustan por unidad de fomento y también oportunidades de inversión de largo plazo en activos que se han depreciado por la crisis sanitaria”, dice José Luis Ruiz, economista de la Universidad de Chile, Director Académico del Magister en Finanzas y del Diplomado en Administración de Riesgos. “El 2022 no se augura un buen año en materia de inversiones y este sentido la lógica más conservadora y de diversificación es la que predominará en los inversionistas”, añade Ruiz.

A este se suma Francisco Errandonea. Hay que preguntarse, insiste, en cuál es el objetivo. Y ejemplifica. “Esto es como compraste un automóvil: si voy a andar solo por la ciudad, elegiré uno muy distinto a uno que podría ocupar para ser taxi o andar en caminos rurales”, señaliza. Y es muy relevante tener eso en cuenta. “Muchas veces tratamos de responder antes el dónde vamos a invertir, antes de saber para qué vamos a ahorrar y sabiendo eso, es solo cosa de tiempo”, añade. En ese sentido, para quienes invierten a largo plazo, como para la jubilación, es más razonable un portafolio diversificado de acciones internacionales, y para quien ahorre para menos de un año, puede hacerlo en un sector sin riesgo, parecido a un depósito a plazo.

Tener en cuenta la incertidumbre

La crisis global y la situación local es algo de lo que no cabe duda. Afecta a los distintos mercados, nacionales e internacionales, y hay un sinnúmero de causas gravitando que pueden incidir al momento de decidir en qué invertir. Michelle Labbé, economista y jefe de Dominus Capital, menciona que hay que tomar en consideración la guerra en Ucrania y de la cual no sabemos cuánto puede llegar a extenderse. Sumado a esta, aún estamos en un momento muy complejo debido al Covid-19 y ante la duda de si surge o no alguna otra variante que nos haga tomar ciertas medidas de cuarentena. Y ambas razones limitan la inversión a nivel global. “Enfrentamos el resultado de políticas fiscales expansivas hechas en 2021 con el fin de apaciguar los efectos de los confinamientos en los ingresos de las personas, que llevó a los estados a entregar bonos, ayudas económicas. Y eso generó mucha liquidez, aumentos de precio que hoy estamos pagando en incrementos de la inflación y alzas en las tasas de interés”, dice la especialista.

Hay que buscar refugios, plantea, en activos más fuertes, como el dólar, el franco suizo y que son monedas en las que el mundo tiende a refugiarse cuando hay mucha incertidumbre. “Además hay que refugiarse en mercados que sean un poco más estables, históricamente el lugar es Estados Unidos, no estaremos exentos de volatilidad pero probablemente el resto del mundo tiende a irse a Estados Unidos, huyendo de los emergentes”, asume.

Y la incertidumbre no solamente toca aristas geopolíticas. En materia económica, tanto en el ámbito local e internacional, la dinámica de las tasas de política monetaria asociadas a la inflación, el crecimiento económico ante la expectativa de una desaceleración importante en el 2023, y el conflicto en Ucrania son partes fundamentales. Y hay que tenerlas en cuenta, sin dudar, en un futuro.

Pero por el lado político, especifica Jaime Lavín, académico de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez, y director del Diplomado en Gestión de Acciones UAI, en el ámbito local, la evolución del trabajo de la Convención Constitucional, la aprobación del gobierno y la evolución de la inflación por su impacto en las expectativas jugarán también un rol fundamental. “Dado el contexto de alta inflación y alta incertidumbre política y económica local e internacional, los instrumentos de deuda de corto plazo se vuelven muy atractivos, junto con acciones que ofrecen atractivos retornos por dividendos y valoraciones muy bajas”, dice el docente. Además, con respecto a las áreas de mayor potencial, precisa que en instrumentos de deuda, los money market de corto plazo (hasta 1 año), de preferencia en UF son una buena alternativa para cubrir ese riesgo latente. “En materia bursátil, acciones con buenas valoraciones económica y con buenos retornos por dividendos”, agrega. “La renta variable pierde impulso y atractivo en el corto y mediano plazo, y los ganadores son los instrumentos money market que ofrecen retornos nominales atractivos con un riesgo de crédito muy bajo y el dólar como moneda refugio en el caso Chile”, explica.

Dólar sigue su escalada y supera la barrera de los $900 ante desplome del cobre
Expertos en economía afirman que diversificar la moneda es algo esencial para poder invertir en la actualidad. Los activos más fuertes, como el dólar y el franco suizo son las monedas de refugio en el caso chileno.

Ojo con las startups

El de las startups ha sido un mundo que, sin duda, ha dado que hablar durante los últimos años. No cabe duda que, debido a la pandemia, el mercado permitió destacar más este tipo de iniciativas, y así mismo facilitó su instalación en la palestra pública. Y estos, por su propia naturaleza emprendedora y de buscar soluciones a diversos conflictos a los usuarios y ciudadanos, pueden resultar ser una buena alternativa de inversión. Y así lo destaca Federico Iriberry, CEO de Broota. “Son las que mejor sortean los momentos de incertidumbre político-social a nivel local y mundial, y son más ágiles y eso las hace mucho más resilientes que compañías excesivamente grandes y poco flexibles”, recalca.

Y hay áreas, destaca, que han tomado un potencial imparable, con desafíos interesantes, de impacto social y medioambiental, como aquellas que abordan temas logísticos -recordemos cómo creció el e-commerce en pandemia-, de transporte, las fintech, y aquellas que ofrecen cambios y mejoras en aspectos laborales. Y menciona también las proptech, centradas en el mundo inmobiliario y las que fomentan la alimentación saludable. “Sinceramente son muchas las aristas que pueden marcar una tendencia en materia de inversión”, asegura. Eso sí, las iniciativas de logísticas y delivery se vieron beneficiadas, además de las que ofrecieron soluciones en e-commerce, de pago, entre otras. “Quizás los últimos unicornios chilenos abrieron los ojos, pero esto se veía venir desde hace rato, y cada vez hay más y mejores startups chilenas e indudablemente se genera confianza al momento de invertir en ellas”, asegura en ejecutivo de la plataforma de inversión en startups.

Quienes quieran invertir en startups, deben estar atentos a aquellas que tengan tecnología, impacto social y medioambiental. Particularmente las fintech, porque son “el área más invertida a todas las tendencias que hoy están muy presente”. Lo mismo asegura José Luis Ruiz, de la Universidad de Chile, puesto que las fintech son empresas que usan tecnología para automatizar procesos y servicios financieros, dada la expansión de oportunidades que consiguen entregar a sus clientes.

Buscar las áreas menos débiles

Dentro del contexto actual, los expertos afirman que no hay área que no se haya visto afectada por las distintas aristas antes mencionadas, sin embargo, existen inversiones que resisten mejor estas etapas de crisis por su naturaleza y su urgencia. Nicolás Magner, economista, académico de la Facultad de Economía y Empresa en la UDP y Doctor en Finanzas, reconoce las áreas débiles ante la inflación que no deberían estar en la lista de posibles inversiones. “Todas las industrias que ofrezcan servicios y bienes que no sean de primera necesidad van a tener seguramente un impacto negativo. Las de servicios básicos, como energía o productos de primera necesidad serán más resistentes. Eso no quita que van a pasarla mal este año”, explica.

Como consecuencia de la inflación y los ingresos ralentizados, las áreas de servicios básicos son una buena alternativa, contrario al mercado del lujo, que tendrá tendencia a la baja. Con esa información en mente, lo importante es, según Magner, poder diversificar lo más posible los canales de inversión, tanto por las variables y la incertidumbre.

“Siguiendo ese consejo, deberíamos invertir en activos que tuviesen poca exposición a esa volatilidad. y en Chile las dos alternativas serían el depósito a plazo en UF y la otra es la inversión inmobiliaria, porque cuando uno invierte en activos inmobiliarios, los acuerdos de arriendo se reajustan rápidamente en UF” explica Magner.

Al mismo tiempo, el consejo general apunta a no solo diversificar las áreas de inversión, sino que diversificar la moneda y ser riguroso para no tomar grandes riesgos. “Siempre ahorrar es una forma de inversión pasiva ordenar los gastos, hacer presupuestos y recortar gastos innecesarios”. Además, según afirma, en Chile es útil estar dolarizado por su tendencia a la baja. “Otra alternativa es considerar el APV (Ahorro previsional voluntario) en este caso cercano al fondo E por la poca volatilidad”, aconseja.

El mercado de los ETF

Los ETF (fondos cotizados en la bolsa) fueron desarrollados a principios de 1990 y hoy representan más de $4 trillones en activos solo en Estados Unidos. Estos son un conjunto de activos que cotiza en la bolsa de valores y que funcionan como vehículos que ayudan a invertir de manera diversificada a bajo costo. Los fondos en este caso tratan de entregar la rentabilidad de un índice financiero menos una comisión por hacer ese trabajo.

En escenarios en los que es difícil asignar recursos en materia de inversiones, una clave es invertir en portafolios bien diversificados y de bajo costo son los mismos ETF. “Y han tomado impulso constantemente”, precisa José Luis Ruiz, economista de la Universidad de Chile. La característica diversificadora de estos fondos los ha transformado en una buena alternativa ante la crisis e incertidumbre, y los expertos en la materia recomiendan su uso. “Invertir en ETF que se transan en la bolsa es una opción, y darle prioridad a aquellos que sean de renta fija de corto plazo. De esa forma estamos expuestos al dólar y al mismo tiempo estamos protegidos por la volatilidad de los mercados financieros”, comenta Nicolás Magner.

Las tendencias hoy, que además están yendo a la inversión internacional, ponen al ETF a la delantera por su comisión. “Esta es una alternativa excelente con comisiones del 0,1% anuales o incluso más barato. Si lo comparamos con los fondos mutuos es mucho mejor, ya que estos están entre el 3,5% y 5,5% de comisión”, dice el economista.

Otra tendencia actual es confiar en las carteras digitales, con los respectivos cuidados que eso conlleva. Nicolás Magner, economista y Doctor en Finanzas, explica que las bitcoin son una buena alternativa si se tiene el conocimiento necesario. Las ETF (fondos cotizados en la bolsa), por sus bajas comisiones, también.

El experto reconoce también que hay una fuerte tendencia a la criptomoneda, que es el activo digital que emplea un cifrado criptográfico para garantizar su titularidad y asegurar la integridad de las transacciones. Esto siguiendo la digitalización del mundo financiero y el aumento del uso de la cartera digital. Sin embargo, advierte que en este campo hay que tener más cuidado. “Esto requiere formación, especialización y gestión activa. En algunas monedas como Bitcoin ha probado ser un excelente almacén de valor, lo que protege de la inflación, y es una buena alternativa de inversión”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El periodista Alejandro Alaluf tuvo como invitados a Flavio Salazar, Ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de Chile; Cristián Allendes, presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura; Andrea Ramos, directora de ClimaTech y country manager de Kilimo; y Eduardo Leiva, académico UC de Ingeniería Hidráulica y Ambiental