El senador de Valparaíso que apuesta por la digitalización chilena

4-Queen-Mary-II

La pandemia solo fue la gota que rebasó las ansias de Kenneth Pugh por poner en marcha la transformación digital. El senador independiente explica aquí sus planes para acelerar el robustecimiento de la capacidad tecnológica del país y transformar a Valparaíso en la primera región tecnológicamente inteligente de Chile.


La entrega de una calculadora digital para que reemplazara su regla de cálculo en 1975, en el segundo año de la Escuela Naval, fue el primer acercamiento del actual senador por la región de Valparaíso, Kenneth Pugh, a la digitalización. La calculadora no hacía más que sumar, restar, multiplicar y dividir, pero despertó en él un interés que lo acompañaría hasta la actualidad. Aunque dice venir del pasado mismo de las cavernas digitales, de la época de los computadores transistorizados, hoy, a sus 60 años, el senador independiente destaca por sus proyectos vinculados a la digitalización.

En la adolescencia, sus papás se fueron a vivir a Londres mientras él estudiaba para convertirse en marino. Tuvo la oportunidad de ir a visitarlos a Europa, a los 16 años, donde pudo comprar su propia calculadora científica programable. Su temprano interés en los productos digitales lo llevó a estudiar la irrupción de los primeros computadores en el mundo. De hecho, a los 20 años ya programaba máquinas mainframe, que lo prepararon para comenzar a usar los computadores personales en 1985.

Cuando ya era marino, se graduó como ingeniero naval de armamentos con mención en electrónica. Su tesis fue cambiar las cadenas de pulso de los computadores principales de los buques de guerra, que eran de transistores de germanio, a transistores de silicio, un material más estable que resistía de mejor forma los cambios de temperatura.

Producto de sus conocimientos en digitalización, cuando en la Marina se necesitaba crear nuevas tecnologías a finales de los 80, lo enviaron a Israel a trabajar en inteligencia electrónica. Desde ahí presenció de cerca la invención suiza del protocolo HTTP, el que se usa en la web y le tocó ver lo que se venía: el uso de internet de forma masificada. Ahí se dio cuenta de la velocidad del crecimiento de las nuevas tecnologías, y se convenció de que Chile debía ser parte de los cambios.

A pesar de los avances en digitalización en los últimos años, el senador por la 6ª Circunscripción de la región de Valparaíso desde 2018 considera que actualmente Chile está en una etapa intermedia en la materia. Para él, la pandemia generó una aceleración digital forzada, que ha hecho que Chile tenga que estrujar al máximo sus capacidades tecnológicas, pero que evidenció que aún existe una brecha en la digitalización del país.

El senador propone que el mejor ejemplo de desarrollo en digitalización es Estonia, un país europeo en que las tres únicas gestiones que no se puedan hacer en línea son casarse, divorciarse y comprar una casa. Todo lo demás se puede hacer por un computador.

Se trata de un país pequeño, de 1.3 millones de habitantes, que hoy es reconocido por su seguridad informática y confianza digital, tras crear un Estado Digital que permitió despedirse del papel, reconocer el domicilio digital de empresas y la identidad digital de las personas a través de X-road, un software de código abierto que permite intercambiar información.

Uno de los mayores desafíos que ha debido enfrentar el país desde que comenzó a digitalizarse fue cuando, en 2007, sufrió un ciberataque desde direcciones IP rusas, que provocó que las páginas web de bancos, medios de comunicación y organismos del gobierno estonio colapsaran por días. Desde este llamado de alerta, los avances en digitalización siempre han estado acompañados de ciberseguridad.

La primera región digital del país

Convencido de que el modelo estonio podría ser de ayuda para Chile, Pugh solicitó el año pasado al Presidente Piñera que invitara al país a la presidenta estonia, Kersti Kaljulaid, visita que se concretó en enero de 2020. En esa oportunidad, se firmó un convenio de cooperación en ciberseguridad con Estonia. “Todo esto nos va a permitir en Chile acelerar la modernización de nuestro Estado para que sea un amigo de la gente y no una institución que le pone problemas a la gente”, dijo en esa oportunidad el presidente Piñera.

En la misma visita, el senador Kenneth Pugh se reunió con la mandataria de Estonia en Valparaíso, para profundizar la cooperación entre ambos países en identidad digital e interoperabilidad de los servicios electrónicos del Estado. Que se hayan reunido en Valparaíso no es coincidencia, pues la región es el puerto de datos de internet de Chile. “Todos los datos que entran o salen, lo hacen por los cables de fibra óptica submarina que salen o entran por Valparaíso. Por eso queremos convertir a Valparaíso en la capital de las ciberseguridad del Pacífico Sur”, sostiene Pugh.

En este sentido, el senador ha impulsado el proyecto Smart Valpo desde hace dos meses, que busca convertir a Valparaíso en la primera región del país con interoperabilidad digital, lo que permitiría intercambiar información entre organizaciones y agilizar procesos productivos mediante la incorporación de tecnología blockchain, un registro consensuado y distribuido en varios nodos de una red digital.

En noviembre de 2020 se iniciará un plan piloto en colaboración con la Federación de Productores de Fruta (Fedefruta),  que servirá para probar los mecanismos de interoperabilidad y trazabilidad de los productos, desde donde se producen las frutas hasta su destino en un restorán o un supermercado. El senador Pugh explica que la trazabilidad permite valorizar los productos, pues facilita verificar la denominación de origen y las certificaciones que tienen los productos. “Adquieren un valor mayor, porque hay un mecanismo tecnológico asociado que da certeza de todos los procesos que fueron realizados”, dice.

Actualmente, el proyecto está en la etapa de seleccionar una plataforma de apoyo, de servidores y de cables de fibra óptica que permitan alojar la prueba. “Ya pasamos el piloto inicial, y estamos viendo ahora la instalación en los servidores nacionales para de ahí comenzar a armar la prueba”, cuenta el senador. Ya lograron formar el primer convenio con The Nordic Institute for Interoperability Solutions (NIIS), la asociación colaborativa de Finlandia y Estonia, desarrolladora de X-Road.

La República Digital

Las ambiciones de digitalización del senador no solo se abocan en Valparaíso, sino que se extienden a nivel nacional. Pugh explica que la ley 21.180, que fija la transformación digital del Estado en un plazo de cinco años, omitió asegurar el derecho de los ciudadanos a relacionarse por medios digitales con el Estado.

Es por esto que en junio de este año propuso un proyecto de ley que crea el derecho a relacionarse digitalmente con el Estado, para todo tipo de trámites, tales como firma electrónica, ciberseguridad, protección de datos personales y transparencia. Esta propuesta de reforma constitucional es el primer paso de una campaña que Pugh ha promocionado bajo el nombre de República Digital, una estrategia para alcanzar de forma efectiva y eficaz la implementación de la ley de transformación digital.

La idea detrás de la República Digital es cambiar el trato entre los ciudadanos y el Estado, en base a tecnologías en red, cumplir con toda certeza jurídica y disminuye la burocracia de la tramitación, para que tener que salir de casa para ir presencialmente a un lugar de atención y desperdiciar minutos en llenar fichas de información quede en el pasado. “Hay mucha diferencia entre un gobierno electrónico, que usa apoyo de medios electrónicos, a un gobierno digital, que tiene procesos digitales con certeza jurídica de los actos del Estado, las personas naturales y jurídicas”, plantea.

El senador enfatiza que digitalizar no es llevar a la pantalla el mismo formulario del papel, sino que es entender que hay procesos digitales distintos, que pueden simplificar lo que hoy se hace en papel. Para él la transformación digital no se trata de renovar equipos, sino de un cambio en las personas, en las mentalidades: que se saque provecho a las nuevas tecnologías para hacer más eficiente el trabajo y mejorar la calidad de vida.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.