Xiaomi desplaza a Apple como el segundo mayor proveedor de celulares

Xiaomi lanzó este año su Mi Mix Fold, su primer teléfono plegable y el primero en el mercado en incluir una cámara con lente líquido, similar al ojo humano y que busca un rápido ajuste de distancia focal.

La empresa China se sitúa en la segunda posición, tras Samsung, en un crecimiento en el último trimestre del 83%, lo que generó que obtuviera una cuota de mercado del 17%. Junto a Oppo y Vivo, las marcas chinas están en el Top 5 a nivel global y son las que han tenido mayor crecimiento interanual.


El aterrizaje de Oppo en Chile, concretado recién en abril pasado, no pasó desapercibido para los usuarios. La compañía china llegó a través de un contrato de exclusividad con Claro y se convirtió en una de las más recientes en instalarse en el territorio nacional, en un desembarco paulatino que ha tenido a cientos de desarrolladores asiáticos colmando el mercado local. La firma pertenece a BBK Electronics, una multinacional especializada en tecnología que ya estaba presente en alguno retailers con otras de sus empresas, como OnePlus, Vivo o RealMe. A este nuevo competidor se suma Xiaomi, un nuevo viejo conocido, que se convirtió recientemente en la segunda empresa con mejor cuota de mercado a nivel global, superando a Apple.

Pero marcas chinas como Huawei, ZTE, entre otras, ya estaban insertas en el ecosistema local, con un camino recorrido. Huawei, de hecho, en 2016 firmó un acuerdo con el Gobierno, para instalar en el país un centro de regional de innovación y, recientemente, inauguraron una escuela de invierno junto a la Universidad de Santiago, entre otras medidas que ha impulsado en los últimos años.

Según Hugo Morales, analista en tecnologías, la industria de teléfonos móviles en China tiende a replicar ciertos modelos de otras marcas “que lo estén haciendo bien” no para copiar, sino porque quieren aspirar a ser como ellas. “De repente olvidamos que estamos en un mercado donde se busca tener el teléfono más cool, pero no toda la gente puede comprar un teléfono premium y ahí comienzan a buscar las mismas características, pero al mejor precio”, comenta.

Oppo, perteneciente a BBK Electronics, llegó a Chile en abril de la mano de Claro con dos de sus modelos.

Justo es ahí donde Huawei, con 34 años de vida y 18 de ellos en Chile, abrieron el mercado y hoy día Xiaomi, Oppo, Vivo y otras marcas están cosechando y tomando la misma lógica que la empresa alguna vez tuvo. El también creador del portal The-Update toma como ejemplo los modelos Ascend P6 y Ascend P7, que tenían bordes planos, tal cual tenía el iPhone 4, 4S y 5. “Y eran muy aspiracionales, pero tenía su vuelta y con eso tenía el look and feel de un teléfono premium, pero te lo vendían a 40% o 30% más barato y con una interfaz que se parecía muchísimo”, dice el especialista.

Uno de los factores relevantes a tomar en cuenta, comenta el experto en tecnología Mario Saavedra, es que la industria china es líder mundial en desarrollo –sobre todo en hardware– porque las fábricas de los componentes de sus equipos se encuentran todas en el mismo país. Y ese es un gran diferencial, considerando que si a una empresa local se le ocurriese producir teléfonos celulares, no tendría comparación con una de origen chino porque de todas maneras se necesitarían pedir piezas al extranjero. “La gente ahora ve los precios y prestaciones, no necesariamente calidad”, afirma Saavedra.

Al tener menos costo de desarrollo, dice Saavedra, la industria china de teléfonos móviles invierte más en inteligencia de negocios. “Entonces, podrían proyectar inmediatamente el crecimiento de un segmento, como los gamers, para poder apuntar hacia ese sector y lo han hecho”, comenta el especialista, que ejemplifica con los e-sports y nombra algunos modelos que Xiaomi tiene en el mercado local con prestaciones para gamers, como los Poco F3, X3 y X3 Pro. Hugo Morales destaca los modelos de Black Shark, una marca escindida de Xiaomi, centrado en lis videojugadores. Y Oppo no se queda atrás y prepara desde ya su propio modelo orientado a este sector.

Poco X3 es uno de los modelos gamers de Xiaomi.

En China, dice Morales, las empresas desarrolladoras son rápidas para emprender, reformular productos y evolucionar rápido para poder responder a la demanda. Y desde ahí es que las grandes compañías tecnológicas del país asiático están lanzando productos al mercado subdividiéndose en marcas que apuntan a los nichos. “La hiperespecialización de los teléfonos antes era una cosa no tan vista, pero ahora es algo que se hace”, afirma el especialista, y luego desarrolla: “Si pensamos en early adopter o gente sensible a las tecnologías, BBK tiene OnePlus; si quieres un diseño cercano con buenas cámaras y bonito, Oppo es buena opción; si te gusta el lifestyle, Vivo tiene ese mercado; algo bueno, bonito y barato, puedes ir por un RealMe”.

De acuerdo a los especialistas, los teléfonos Vivo, marca hermana de Oppo, son una alternativa más lifestyle.

Apuntar al ecosistema

Con la llegada de las diversas marcas, la constante actualización de equipos disponibles en el mercado y una acelerada agenda de lanzamientos, compañías y usuarios se preguntan cómo hacer la diferencia y poder compenetrarse con una empresa que está en constantes cambios. Una de las maneras en que algunas firmas han logrado capturar a los usuarios es la de formar ecosistemas.

Por ejemplo Xiaomi, que logró de acuerdo al último informe de Canalys un crecimiento del 83% interanual en el segundo trimestre de este año y un 17% de la cuota del mercado global –por sobre el 1% y 4% de Apple, respectivamente–, tiene un amplio ecosistema sostenido en el Internet de las Cosas (IoT). “Es lejos una de las marcas con mayor potencial de crecer en ecosistema. Es su momento y con sus sistemas ni siquiera Samsung con su Smart Things o Apple con el HomeKit han podido superar”, dice Morales. La compañía, que tiene apenas 11 años de vida y se le reconoce como “el Apple chino”, tiene desde ampolletas, aspiradoras, cámaras de seguridad, sensores de ventana, cepillos de dientes, scooters, entre otras cosas y todo se puede manejar desde el celular.

Xiaomi tiene una amplia variedad de productos en su catálogo que van más allá de los teléfonos móviles. Su ecosistema tiene desde sensores de ventana, lámparas de escritorio, cepillos de diente, camas inteligentes, entre otros, y que pueden ser controladas desde el celular.

“La gran apuesta es poder sustentar todo esto en sus teléfonos. Y no por nada anunciaron que harán un auto, que será el centro del ecosistema afuera de la casa, donde ahí sí dominará el celular”, asegura Morales. Otras compañías chinas, como Huawei, están tratando de hacer apuestas similares con su HarmonyOS y que quieren llevar a diversos productos y electrodomésticos. Saavedra describe lo de Xiaomi como “el despegue de una nave espacial”. “Lo que han creado en tan poco tiempo es algo impactante y aportaron algo importante y que Huawei no puede negar que les sirvió de ejemplo”, asegura, y luego añade: “querían alcanzar lo estándares y hacer algo como las grandes compañías, pero el punto era que habían hacer algo como sí hace Xiaomi o BBK Electronics”.

“Retroalimentación circular”

Según Morales, los teléfonos chinos ya no compiten por los precios más bajos, sino por la calidad y sus prestaciones. Y ejemplifica con Huawei, que lanzará este 29 de julio su modelo P50. El analista de tecnología afirma que llegaría a unos US$1.600 dólares y que “es mucho más de lo que costaría un gama alta de Apple”, y lo mismo con Xiaomi y el lanzamiento de su Mi 11 Ultra. “Y por ese precio, ponen características que son quizás mejores, como mejor zoom o cámaras”, explicita. Xiaomi, por su lado, está implementando el “primer lente líquido” en el mercado mundial y que sirve para que la cámara pueda mutar según se requiera y así tener distintas longitudes focales.

El nuevo lente líquido de los Mi Mix Fold es el primero en la industria y consiste en una película rellena de líquido transparente y moldeable. Puede cambiar de forma según su voluntad.

La surcoreana Samsung, plantea Morales, está desarrollando los conceptos que están guiando al desarrollo de los teléfonos chinos. El ejemplo se concreta cuando la firma de tecnología realizó su primer teléfono plegable, y tiempo después lo lanzaron Huawei y Xiaomi con valores superiores a los de Samsung.

“Los surcoreanos compiten consigo mismos, al igual que Apple, que sería el único desarrollador occidental propiamente tal porque incluso Nokia fabrica en China, y cada vez que hacen algo marcan una tendencia en la industria que todo el mundo sigue. Y el mercado chino se mete ahí, ‘Tú lo hiciste, pero yo le añado algo más’”, afirma, y es ahí también donde se retroalimentan entre ellas. Incluso, en China mismo, hay un mercado de teléfonos celulares “alternativos” y se bajo costo que replican los modelos y desarrollos de Huawei y Xiaomi, particularmente este último.

En el informe de Canalys, Xiaomi queda solo por debajo de Samsung y arriba de Apple. En el top 5 le siguen Oppo y Vivo, también chinas y que han mantenido un crecimiento constante en el último periodo. Estas obtuvieron un 28% y un 27% de crecimiento interanual, respectivamente, mientras que ambas lograron un 10% de la cuota total del mercado global. Huawei, por su lado, desapareció del ranking de las cinco primeras marcas de smartphones en el mundo durante el primer semestre de 2021, siendo que para el segundo trimestre de 2020 estaba en el primer puesto.

Hay otras firmas que han ido aterrizando en el mercado local, como Umidigi o Nubia, y próximamente se sumarán más. El 12 de agosto Honor, exmpresa de Huawei que fue vendida en 2020, presentará su primera línea de teléfonos de manera independiente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.