Huawei está a un paso del 5G en Chile

FILE PHOTO: The Huawei logo is seen at the IFA consumer technology fair, in Berlin, Germany September 3, 2020. REUTERS/Michele Tantussi/File Photo

El gigante tecnológico chino -que está impedido de participar en el 5G en países como EE.UU. o Reino Unido- afirma que participará en esa tecnología en Chile. A comienzos de año se licitaron bandas para el despliegue de 5G. La industria cree que WOM será la puerta de entrada para Huawei como proveedor de tecnología e infraestructura para sus redes.




Primero, se requiere un terminal para acceder a la red. Ahí dominan, en smartphones, Apple, Samsung y Huawei, a nivel mundial. Segundo, contratar un plan de acceso con un operador, que en Chile son cuatro: Movistar, Entel, Claro y WOM. Tercero, todo ello requiere algo que el cliente no ve: redes a través de las cuales circulan los datos, la información, la entretención. Para construir esas redes, los operadores requieren espacio radioeléctrico -un bien de uso público que concesiona el Fisco- y sobre ellas construir una arquitectura para conectar una zona geográfica. A nivel global, los mayores fabricantes y desarrolladores son la china Huawei, la sueca Ericsson, la finlandesa Nokia y la coreana Samsung.

La tecnología 5G requiere de todo aquello. Terminales, operadores y proveedores de redes. Su crecimiento en el mundo acelerará, prometen todos, la revolución tecnológica. Pero generó una discusión global: la presencia de la china Huawei Technologies. Estados Unidos, con Donald Trump a la cabeza, se lanzó en el mundo a cuestionar la participación de Huawei en la construcción de las redes 5G. Y ha sido seguido por otros países. El Reino Unido prohibió en octubre de 2020 la compra de componentes Huawei para el 5G y ordenó la retirada de todos los equipos existentes de Huawei de la red para 2027.

La presión de Estados Unidos llegó directamente en abril de 2019 a Chile. El secretario de Estado de Trump, Mike Pompeo, intentó en una visita de estado al país en la guerra fría tecnológica que protagonizan China y Estados Unidos. “Huawei está controlado por el gobierno de China. Está profundamente conectado. Entonces, poniendo la información de los ciudadanos en ese tipo de tecnología, en esa infraestructura china, presenta riesgos a los ciudadanos de tu país”, dijo Pompeo a CNN en Santiago. Sus palabras motivaron una dura respuesta del entonces embajador chino en Chile, Xu Bu.

Las presiones, sin embargo, no surtieron efecto. El gobierno de Sebastián Piñera ha defendido una política de neutralidad en la guerra comercial entre China y Estados Unidos, una política que permitió, afirman en La Moneda, recibir vacunas de Sinovac en volúmenes y plazos que beneficiaron a Chile. En materia de telecomunicaciones, el gobierno ha aplicado la misma decisión: neutralidad tecnológica aplicada en la licitación de 5G. Según algunos en la industria, aquello permite la no discriminación de operadores. Y el ingreso de Huawei.

Neutralidad y licitaciones

Para el desarrollo de la tecnología 5G -que permitirá, según dicen en La Moneda, aumentar en 100 la velocidad y en 500 veces la capacidad de transmisión de datos-, el gobierno licitó este año nuevos derechos de espectro radioeléctrico en cuatro bandas distintas, las que tienen distintas características.

Desde la Subsecretaría aseguran que en todo el proceso de licitación imperó el principio de neutralidad y que para ello se elaboró una norma técnica que incluso fue sometida a consulta pública entre mayo y junio del año pasado. “Esta norma busca proteger tres pilares: protección a infraestructura crítica de telecomunicaciones, incremento de la resiliencia de las redes de servicios frente a imprevistos, y medidas de ciberseguridad en la industria de telecomunicaciones”, señalaron desde ese organismo. “Por ejemplo, 5G es la primera arquitectura móvil diseñada para admitir múltiples casos de uso específicos, cada uno con sus propios requisitos de ciberseguridad únicos y asegurando la neutralidad tecnológica de los proveedores que desarrollan la red”, agregaron desde Subtel. Para el organismo, esa neutralidad permite la no exclusión de operadores en el proceso 5G.

El consultor Roberto Gurovich cree que no es correcto usar esa terminología para justificar la no discriminación a Huawei. “La neutralidad dice relación con el tipo de tecnología; no con los operadores”, dice. “El ingreso de Huawei no tiene nada que ver con la Subtel, no es un problema tecnológico, sino más bien un asunto de competencia de Interior o Relaciones Exteriores”, apunta. Lo ejemplifica con la primera discusión sobre neutralidad que hubo en Chile: elegir el estándar de Betamax o el de VHS para los videograbadores. Chile decidió que las dos compitieran en el mercado y se impuso la segunda. Pero eran formatos, no empresas.

Coincide con esa visión el exsubsecretario de Telecomunicaciones del primer gobierno de Sebastián Piñera, Jorge Atton. “Esta discusión a nivel mundial está más relacionada con la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Huawei ha tomado ventaja en muchas áreas”, dice. Atton, quien también fue intendente de La Araucanía y por unos meses el zar de la ciberseguridad en el segundo gobierno de Piñera, afirma que todas las tecnologías tienen la capacidad de almacenar y extraer información. “¿Es más segura una red o la otra? Podría preguntar lo mismo sobre Estados Unidos. El 70% u 80% de los datos de la red están almacenados en servidores de Estados Unidos”, acota Atton, un firme partidario de la neutralidad, entendida también como una neutralidad como país frente a la guerra fría tecnológica.

Atton, igual que consultores, autoridades y competidores, ha escuchado lo mismo. Huawei ingresará a la 5G tras las últimas licitaciones como proveedor de la infraestructura de uno de los grandes ganadores del concurso. “Toda la información que he escuchado es que uno de los proveedores importantes de WOM es Huawei -así como Ericsson tiene una alianza de largo plazo con Entel-, por lo que no me extrañaría que sea el proveedor 5G de WOM”, dice Atton.

Los antecedentes de esas alianzas son públicos. Entel lanzó a comienzos de año una red experimental de 5G de 5,5 kilómetros en las comunas de Providencia y Las Condes, con tecnología Ericsson. WOM lanzó un piloto 5G a comienzos de 2019 y su partner tecnológico fue Huawei. Movistar y Claro, dicen en la industria, actúan por lo general con diferentes proveedores para las distintas partes de sus redes.

En WOM prefirieron no responder sobre la alianza con Huawei porque, afirman, no habría una decisión tomada sobre el proveedor de su red 5G y que están abiertos a distintos actores, sin ninguna exclusión.

En la industria llamó la atención otra cosa: WOM fue la más agresiva oferente en las licencias para 5G concursadas a comienzos de año. En total, ofreció US$150 millones al Fisco por los derechos. En la licencia por la banda de 700 GHz -una banda de bajo espectro que permite amplias coberturas-, WOM ofreció US$82,5 millones. Su competidor ofertó tan solo $35 millones.

En la industria suponen que WOM tiene, además, el respaldo financiero de Huawei. Un ejecutivo de una empresa competidora cuenta que la firma china suele ofrecer a los operadores chilenos contratos de construcción de redes a precios atractivos, incluyendo financiamiento de largo plazo de bancos también chinos. Todo ello, porque el despliegue de la infraestructura exigirá además millonarios recursos: el gobierno estima inversiones por US$4.000 millones para la construcción de redes en 5 años. WOM habla de US$500 millones en tres años y para ello hizo una emisión de bonos por US$450 millones, parte de cuyos dineros fueron a prepagar deudas.

Huawei: “seremos parte de este proceso”

Al igual que WOM, representantes de Huawei en Chile también se excusaron de entregar información sobre contratos firmados, pues rigen cláusulas de confidencialidad. Pero, más allá de eso, anticipan que participarán en el desarrollo del 5G en Chile.

“Chile es un país abierto y transparente, que ha declarado neutralidad tecnológica y es líder en Latinoamérica en cuanto a adopción y aplicación de nuevas tecnologías. Queremos seguir siendo un aporte para el desarrollo tecnológico, por lo tanto, seremos parte de este importante proceso y participaremos como proveedores de soluciones tecnológicas para redes 5G, ya que así podremos seguir contribuyendo con nuestra experiencia en tecnología a la transformación digital del país”, aseguró Marcelo Pino, gerente de Asuntos Públicos y vocero de Huawei Chile.

“Huawei está presente en Chile desde 2003 y siempre se ha hecho parte de proyectos importantes que contribuyen a democratizar el acceso a la conexión. Durante nuestros años en el país, hemos colaborado con las empresas de telecomunicaciones para construir un ecosistema de TIC que favorezca a crear un Chile más conectado e inteligente para todos los ciudadanos, familias y organizaciones”, complementó el ejecutivo.

El 5G en pocas palabras

- La primera y la segunda generación fueron la telefonía celular tradicional, para transmitir voz; la tercera generación permitió compartir textos e imágenes, con velocidades de 1 o 2 MB; la cuarta se expandió con los smartphones y, al igual que las anteriores, se congestionó por el crecimiento geométrico del uso y el tsunami de aplicaciones, como lo denomina el experto Roberto Gurovich. “El 5G viene a regular por la vía de aumentar la capacidad de transmisión de cada antena. Con cada antena se pueden transmitir más bits”, dice. Por eso, agrega, las empresas aumentan las capacidades de los planes de sus clientes sin subir necesariamente precios.

- Un operador la define así: el sistema 5G será una red omnipresente, servirá para la telemedicina, autos autónomos y un montón de otros usos.

- “Esto no es un upgrade del 4G a 5G. Esto es un ecosistema que permite 10 veces más velocidad, pero lo más relevante es la latencia: hay menos pérdida de información cuando te comunicas y permite automatización de procesos, la llamada internet de las cosas”, complementa el exsubsecretario Jorge Atton.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.