Andrés Jouannet: “De aprobarse la nueva Constitución, en La Araucanía vamos a tener una tensión mucho más grande que la de hoy”

Diputado independiente y exintendente Andrés Jouannet. FOTO : PEDRO RODRIGUEZ

El diputado por el distrito 23 de la IX Región y exintendente plantea sus reparos al texto de la nueva Constitución que se plebiscitará el 4 de septiembre. Sobre todo, dice que no representa a los pueblos originarios que tuvieron escaños reservados en la Convención. Asevera que la opción de aprobar para reformar que han tomado partidos de centroizquierda como la DC -en la cual él militó- es una "traición a la democracia". Y afirma que su región estará en medio de la encrucijada posreferéndum.


Andrés Jouannet -exintendente de La Araucanía, exmilitante DC y diputado por esa región- es otra voz de la centroizquierda que toma postura por el Rechazo. Actual miembro de la bancada liberal-radical de la Cámara de Diputados, fue electo por el pacto Nuevo Pacto Social en la elección parlamentaria del año pasado, en cupo radical. Sin embargo, su opción para el plebiscito del 4 de septiembre está en la vereda contraria de la que han tomado la mayor parte de esos partidos.

Plantea que la nueva Constitución, tal como está, “nivela hacia abajo”, y asevera que en la Macrozona Sur su repercusión será más pronunciada. Particularmente, Jouannet plantea que “este texto no recoge la historia de Chile, sino que trata de refundar el país desde el 18 octubre de 2019. Y además, traiciona a la cultura chilena. Traiciona al propio pueblo indígena”.

¿En qué sentido?

Porque este es un fraude en el sentido de que aquí no hubo consulta.

Pero sí hubo una consulta...

Una consulta en la que participaron 7.000 personas que quieren tener un porcentaje de representación cuando en el fondo no les resultó la convocatoria. Aquí lo que tenemos es un grupo de Santiago que ha cooptado esto, que son indigenistas, pero que utilizan al pueblo originario. Y la prueba de eso está en que hoy si uno va a Cholchol, a Curarrehue, a Carahue, mayoritariamente los mapuche están con el Rechazo, porque este texto constitucional no lo conocen, y las personas que dicen ser sus representantes no lo fueron ni electoralmente ni en el sentido de las ideas que impulsaron.

Pero fueron electos mediante el padrón indígena.

Sí, pero ¿por cuánto? ¿Por qué porcentaje del padrón indígena? Un poco más de 80.000 votos para el 10% de de la Convención.

Cuestiona, entonces, la representatividad que tuvieron los escaños reservados.

Sí, pero también el proyecto constitucional. El texto no recoge fundamentalmente lo que son los pueblos originarios. Son conceptos de otras constituciones, como la boliviana, la ecuatoriana, pero no los conceptos de nuestro pueblo originario de Chile, y en el caso de La Araucanía, tampoco los del pueblo mapuche porque no hubo una real consulta.

Usted ya tiene definido entonces su voto de Rechazo...

Sí, yo voy a votar Rechazo. Soy una persona que siempre ha sido de centroizquierda, milité muchos años en la DC, fui dirigente estudiantil en mi época. Tengo una historia. Mi padre está en el Informe Valech, fue detenido y preso político, torturado por la dictadura. Pero más allá de eso, yo he militado toda mi vida en la centroizquierda, sigo militando. Pero creo que este texto se aleja de la historia del país, que tenemos que reivindicar. Nosotros ya derrotamos una dictadura y mi impresión es que este texto, de aprobarse, nos va a dejar en una nueva situación de autoritarismo.

¿En qué sentido?

Es un texto que nos va a dejar una cantidad de amarres que finalmente desde el punto de vista institucional, vamos a tener problemas de libertad fundamentalmente porque habrá una Cámara de Diputados que va a tener un poder sin contrapesos, con mayorías circunstanciales que pueden cambiar definiciones importantes, la fisonomía del país. Eso puede permitir que una demagogia populista nos lleve a revertir las libertades. Por otra parte, también conculca libertades a quienes viven hoy, en el caso de La Araucanía, en lugares que van a ser reivindicados y no sabemos por quién. Acá tenemos una mentira instalada respecto de aprobar para reformar. Y la pregunta que me hago es, ¿por qué no lo hicieron antes? ¿Uno le va a creer al Partido Comunista, que ya dijo que si se aprueba el texto no van a cambiar una coma? Esta es la típica imagen del gásfiter chasquilla que va a la casa, que le pagamos poco y sabemos que no lo va a dejar bien. Entonces ‘de ahí lo arreglo’. Es un concepto muy mediocre.

Pero es la postura que están tomando gran parte de los partidos de la centroizquierda: la DC, el PPD.

En el fondo están traicionando a la historia democrática del país, porque esta es una Constitución que no es democrática porque fue impuesta por un grupo en un momento histórico y que está objetivamente mal hecha. Todos en esa misma centroizquierda reconocen que está mal hecha, todos. Y lo que ellos quieren en el fondo es aprobar algo malo, por presión política. Particularmente me da mucha pena lo que ocurre en el caso de la DC, que está haciendo de vagón de cola de un gobierno que tiene un 30%. Yo trabajé cinco años con el Presidente Aylwin, y estoy seguro de que si estuviera vivo tendría una posición muy parecida a la del Presidente Lagos y Frei Ruiz-Tagle. Nosotros tenemos una gran oportunidad, que es rechazar para hacer una Constitución nueva donde nadie quede excluido. Y aquí se excluyó a muchos sectores de la centroizquierda y también a la derecha. A lo que yo voy a llamar, es que el 5 de septiembre demos un plazo para realizar un nuevo plebiscito para comenzar un proceso constitucional bien hecho, conversado con gente que sepa, consultando a la ciudadanía, que tengamos de verdad espacio de diálogo.

¿Le cree a la derecha cuando dice que está dispuesta a hacer una nueva Constitución?

Yo quiero creerle a la derecha, que lo que tiene que hacer es aprobar el llamado a un nuevo plebiscito. Una vez que gane el Rechazo, cometería un error histórico si borra con el codo lo que escribió con la mano. No es creerles o no creerles; ellos no tienen otra alternativa. Si la derecha traiciona lo que señala ahora -que va a aceptar que hagamos una nueva Constitución-, sería un suicidio para ellos.

¿Cuánto influye en su postura el hecho de que probablemente en su región, donde ganó José Antonio Kast el año pasado, gane el Rechazo?

Este es un texto constitucional que lo que hace es nivelar para abajo. Lo electoral no es tema, aquí lo que está en juego es el país.

Y particularmente en su región, ¿qué se juega? Si se aprueba la Constitución, que tiene en parte un sello indigenista, ¿cómo ve la convivencia del texto constitucional nuevo con esta realidad de un rechazo mayoritario?

De aprobarse, en la región vamos a tener una tensión mucho más grande que la de hoy día, fundamentalmente porque estas bandas criminales que dicen representar un tipo de causa, se van a empoderar.

¿Por qué?

Porque dado lo abierto que quedó el tema de la restitución de territorios van a sentir que tienen derecho a ocupar toda la tierra que quieran, cuestión que uno tiene que a lo menos estudiar profundamente porque no se puede hacer revisionismo histórico permanentemente. Se van a sentir representativos y depositarios de no sé qué cosa, pero se van a sentir. Y finalmente vamos a tener un enfrentamiento durísimo. Eso ya se está produciendo. El proceso constitucional tiene que ver con eso y creo que el rechazo es una nueva oportunidad para empezar un proceso distinto.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La iniciativa permite a cientos de niños ir al colegio en bicicleta, con la finalidad de generar consciencia a través de la entretención y la sustentabilidad.