Hijo de Bolsonaro y los Chicago Boys: “Tuvieron la suerte de tenerlos en los 80”

Diputado brasileño se reunió ayer con la presidenta de la UDI y luego con el excandidato presidencial José Antonio Kast y un grupo de parlamentarios.


Cerca de las 14 horas aterrizó ayer en Santiago, en un avión desde Río de Janeiro, el hijo del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro. Eduardo, quien recientemente fue reelecto como diputado por Sao Paulo, fue recibido en el aeropuerto por la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe.

Esto,-que no estaba contemplado en la planificación original de la visita- fue resentido dentro de Acción Republicana, el movimiento que lidera el excandidato presidencial, José Antonio Kast, debido a que provocó un retraso en la cita que el diputado brasileño sostendría con el propio exdiputado y parlamentarios de Chile Vamos.

De hecho, la senadora – quien conoció al padre del diputado brasileño durante un criticado viaje a es país a principios de octubre- se encontraba en el aeropuerto porque venía llegando desde Concepción y aprovechó la ocasión para juntarse con el hijo de Bolsonaro.

“Vengo aquí para mirar cómo funciona el sistema de pensiones de Chile y encontrarme con algunas personas del gobierno”, dijo Eduardo Bolsonaro, durante la reunión con la legisladora chilena.

Además, agregó que “Chile hoy es un ejemplo, no sólo para Brasil, sino que para toda Latinoamérica, por su estabilidad económica”.
Asimismo, la timonel gremialista se manifestó contenta de “poder ayudar a tener los puentes” con el futuro gobierno de Jair Bolsonaro. Añadió que “si la experiencia chilena les sirve para poder avanzar en el desarrollo de su país, felices de poder facilitar toda la experiencia que tengamos”.

Tras esto, el hijo del presidente electo brasileño se dirigió a las oficinas de Acción Republicana, donde, junto con Kast, lo esperaban algunos parlamentarios de Chile Vamos -quienes fueron escogidos dentro del conglomerado para asistir al encuentro-, Camila Flores (RN), Eduardo Durán(RN), Ignacio Urrutia (UDI), Aracely Leuquén (RN), Carlos Kuschel (RN) y Harry Jurgensen (RN).

Estos dos hechos -el encuentro con Van Rysselberghe y la reunión con Kast- reflejan la disputa que protagonizan ambos personajes por quién se muestra más cercano al próximo presidente de Brasil. De hecho, ambos buscaron ser los primeros en reunirse con el entonces candidato presidencial brasileño.
Además, el encuentro de la timonel gremialista se da previo a la elección de la campaña interna de la UDI, donde compite contra la lista liderada por el diputado Javier Macaya.

Durante la reunión en Acción Republicana- que se extendió por cerca de una hora- los presentes abordaron temas como la situación en La Araucanía, el corredor bioceánico, la crisis en Venezuela y, principalmente, la corrupción que ha marcado la política brasileña y latinoamericana. Sobre esto último, Kast realizó una presentación la semana pasada en la Cumbre Conservadora de Las Américas, la que fue organizada por el hijo del futuro mandatario.

Al término de la cita, el parlamentario brasileño reforzó su misión de ver cómo funciona el sistema de pensiones chileno y señaló que eso lo verá en más profundidad su padre “junto con su equipo económico, liderado por el economista Paulo Guedes, uno de los Chicago Boys, que ustedes tuvieron la suerte de tener en los años 80. Por eso Chile hoy está tan bien financieramente”, dijo Bolsonaro.

En ese sentido, de hecho, el hijo de Bolsonaro hoy asistirá a un encuentro con el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, donde, además, podría asistir el ministro del Interior, Andrés Chadwick.
En tanto, el excandidato presidencial agradeció la disposición del brasileño y comentó que las tres coincidencias con Bolsonaro son el combate frontal a la corrupción, la defensa de los “valores de una sociedad cristiano occidental como en la lucha contra la ideología de género” y el tema del “respeto y seguridad de las personas”.

 

Seguir leyendo