Chile Vamos se abre a aumentar los escaños electos de un órgano mixto y el acuerdo constituyente entra en horas decisivas

FOTO: MARIO TELLEZ / LA TERCERA

La derecha analiza la posibilidad de elevar la proporción de convencionales electos en las urnas, pese a los reparos que esta idea genera en la UDI. El oficialismo, que lleva tres meses resistiéndose a esa idea que ha sido defendida por el Presidente Gabriel Boric, está a un paso de aceptar la fórmula. La llave está en conseguir una instancia redactora en torno a los 70 convencionales y 30 expertos designados. Los negociadores reconocen en privado que el día clave será este martes.


“Todavía no hay acuerdo, ¿me están cuenteando?... Hablemos mañana”. Pasadas las 19.30 horas de ayer, ya terminado el encendido de luces del árbol de Navidad instalado en la Plaza de la Constitución, el Presidente abordó -medio en broma, medio en serio- los avances de la negociación que se tomó todo el día la sede del Congreso, en Santiago.

Lo hizo para responder las preguntas de la prensa y pocos minutos después de que un emisario y directo protagonista de las tratativas -el timonel de Convergencia Social, Diego Ibáñez- acudiera en persona a La Moneda a dar cuenta al Mandatario de las tratativas que están entrando a sus horas decisivas. La conversación entre ambos se extendió por unos 25 minutos, justo antes de que Boric saliera al acto navideño.

Es que por primera vez luego de tres meses los dirigentes involucrados en la negociación por un proceso constituyente 2.0 reconocen que las próximas 48 horas serán decisivas para firmar con éxito el asunto.

Este lunes, los partidos retomaron las tratativas luego de que quedaran en un punto muerto el viernes pasado. Ese día la alianza de gobierno llegó cuadrada -luego de una fuerte intervención del Presidente Gabriel Boric- para defender que el futuro órgano redactor sea 100% electo. La contraparte, Chile Vamos, sorprendió al abandonar su alternativa inicial de un órgano de 50 personas electas para formalizar una nueva opción: órgano mixto de 50 personas electas y 50 expertos designados por el Congreso.

La nueva propuesta de la derecha se enfrentó directamente con la postura única que logró el oficialismo luego de que el Mandatario demarcara las líneas rojas para un entendimiento en un comité político ampliado. La disputa entre ambas alternativas dejó la mesa de negociación empatada, ya que ninguna de las dos partes quiso ceder.

La rigidez del viernes, este lunes se transformó en flexibilidad de ambas partes. Los principales negociadores reconocen en privado que las señales dadas ayer apuntan a que el acuerdo terminará en un órgano mixto, pese a la dura resistencia del oficialismo y la postura marcada por Boric.

Pese a que no se refirieron a esta nueva posibilidad, los presidentes de la Cámara y el Senado dieron señales de optimismo. “Hoy ha habido un avance significativo y sustantivo en pos de un acuerdo. Estoy optimista respecto de la posibilidad de arribar a un acuerdo para Chile”, comentó el líder del Senado, Álvaro Elizalde (PS).

Por su parte, el presidente de la Cámara, Vlado Mirosevic, afirmó que “hemos avanzado porque se han ido acercando posiciones y esperamos que mañana además sea un buen día”.

¿Órgano mixto 70-30?

Luego del fracaso de la negociación del viernes, el oficialismo pensó una nueva estrategia para enfrentar el escenario que abrió la dura postura de Chile Vamos por el órgano mixto. En esas conversaciones surgió la opción de que se pueda tener un órgano mixto, pero 100% electo, lo que algunos de los negociadores denominan en privado como “un falso órgano 100% electo”.

La primera pista de esa solución la entregó el diputado Ibáñez. “Nosotros les hemos hecho una propuesta a la derecha en la que, por ejemplo, los expertos y expertas designados por el Congreso también sean ratificados por la ciudadanía. Creemos que por ahí podríamos encontrar algún camino”, afirmó el timonel de Convergencia Social.

La propuesta a la que hizo referencia Ibáñez -que surgió del negociador del PPD Jorge Insunza- implica que si el Congreso designa, por ejemplo, a 32 expertos para que formen parte del órgano con voz y voto, ese listado de nombres se somete a ratificación en la misma elección de futuros convencionales. Esa confirmación sería del listado completo. De esta forma, los expertos ya no solo serían designados por el Congreso, sino que además serían visados en las urnas.

Sin embargo, la idea murió rápidamente. A la derecha no le gustó. Uno de los argumentos esgrimidos por Chile Vamos fue que la gracia de designar expertos es poder tener a personas que no necesariamente tienen potencial electoral, justamente para hacer un contrapeso a los futuros redactores que se elijan en las urnas. Así, plantean que si el listado completo se debe ratificar, los problemas que pueda tener un solo experto puede complicar al resto y hacer fracasar a la lista entera.

“Lo que nosotros decimos es cómo le aseguramos a Chile la presencia de expertos en la redacción de la nueva Constitución. Esa es la pregunta que hay que hacerse. Busquemos distintos mecanismos, pero tenemos que asegurarle a Chile la presencia de expertos. Eso para nosotros es crucial”, explicó el diputado UDI Juan Antonio Coloma, quien fue uno de los representantes del gremialismo en la cita con las otras fuerzas políticas. El argumento apunta a que la lista entera puede usarse para que se terminen rechazando todos los nombres.

Según los presentes, Elizalde fue otro de los persones que estuvieron en contra de esa alternativa. El senador socialista partió reiterando que su postura es a favor de un órgano 100% electo, pero que entendiendo el contexto actual de las conversaciones, no estaba de acuerdo con camuflar un mecanismo mixto incorporando esta ratificación. Además, comentó, su argumento apuntaba a un asunto estratégico ya que sería muy fácil llamar a rechazar el listado de los expertos.

Fue en este contexto en que pasadas las 13.00 horas el diputado Raúl Soto (PPD) tomó la palabra y repitió algo que ya había dicho días atrás: que tiene disposición para un órgano mixto, pero no en la combinación 50 electos y 50 designados, sino que aumentando los escaños de los redactores escogidos en urnas para que sean mayoría. Por eso dijo que si el resto está dispuesto a llegar a un mecanismo en torno a un 70-30, el escenario se abre para poder firmar el acuerdo.

Comisiones políticas RN y UDI

La opción que comentó Soto es la llave que podría destrabar el tema. Tres dirigentes de Chile Vamos confirman que la derecha podría elevar la cantidad de escaños electos para acercarse a un 70-30 o un 80-20. El problema de esa coalición es la UDI.

En el gremialismo hay resistencias a elevar los escaños electos. De ser necesario, comentan fuentes de la UDI, el partido también pediría que se aumenten los expertos designados. El problema es que eso deja la fórmula empatada en igual proporción, cuando el oficialismo lo que necesita para aceptar el órgano mixto es que los escaños electos sean notoriamente mayores a los designados. Tanto la UDI como RN van a socializar esta alternativa la tarde de este lunes en sus comisiones políticas respectivas.

En el oficialismo, en privado, reconocen que llegado el momento aceptarán el órgano mixto, siempre y cuando la proporción de electos sea mayor. Esto no sería novedad en el Socialismo Democrático, donde parlamentarios e incluso la presidenta del PS, Paulina Vodanovic, reconocieron que están dispuestos a aceptar un órgano mixto. Consultado por esa posibilidad, el presidente de RD Juan Ignacio Latorre se mostró abierto. “Es algo que tenemos que seguir conversando, mañana seguramente entraremos en el área chica de los números”, respondió escuetamente el senador.

Por su parte, el diputado Ibáñez comentó que “los expertos tienen que tener derecho a participar y votar, eso está fuera de duda, lo importante acá es que sean ratificados por la ciudadanía”.

Estos últimos días el gobierno ha seguido de cerca las tratativas. Además les preocupa el discurso que tome la alianza de gobierno cuando no tenga más opción que aceptar la fórmula mixta y explicar el giro. Más aún cuando también estará en juego el liderazgo de Boric.

Quórum, paridad y escaños reservados

Los negociadores aprovecharon de conversar sobre otros asuntos adicionales a la fórmula mixta. Uno de ellos es el mecanismo electoral. Voces como la de Soto o la del diputado UDI Guillermo Ramírez expusieron que de ser necesario escoger a más de 50 personas, el redistritaje que habrá que diseñar -dado que las reglas electorales del Senado solo permiten escoger 50 escaños- debe realizarse en proporción a los habitantes de las regiones.

Además dialogaron sobre el quórum del futuro órgano para aprobar las normas. El debate osciló entre 4/7 y 2/3. Los dirigentes de partido dicen que el tema decantará en un punto medio: 3/5. También se conversó sobre itinerario electoral. El Frente Amplio siguió defendiendo su postura de mover las elecciones para septiembre u octubre.

Los partidos también hablaron sobre la paridad. Lo más probable es que la fórmula para garantizar la paridad sea distinta a la utilizada en la Convención. Esa vez las listas eran paritarias, en método cebra y encabezadas por una mujer. Luego de la elección además se aplicaba una corrección de paridad. Ese último elemento, conocido como “paridad de salida”, no tiene respaldo en la derecha ya que consideran que significa alterar los resultados electorales. Por lo mismo corre con fuerza que se decante en listas regionales cerradas elaboradas con método cebra.

Finalmente, se conversó sobre escaños reservados. Los partidos se manifestaron a favor de que los cupos de los pueblos indígenas se calculen según el porcentaje de participación que tengan las distintas comunidades. Esto se aleja del mecanismo utilizado por la Convención, en que se definieron los escaños antes de tener el nivel de participación alcanzado por los pueblos originarios.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.