El día después y la nueva fase que busca iniciar el gobierno

Imagen-PIÑERA,-Sebastián-5-(A)

Ilustración: Luis Grañena

Luego de las acusaciones a Piñera y Chadwick, La Moneda intenta dejar atrás lo que calificaron como una "mala semana", y apuestan a acelerar la agenda legislativa en el Congreso en cinco áreas.




"Después de un día triste en el Senado, hoy se ha hecho justicia y se rechazó la acusación constitucional contra el Presidente. Como gobierno, esperamos que esto marque una etapa distinta y podamos empezar a crear climas de entendimiento para avanzar en construcción de hoja de ruta social compartida". Con estas palabras, el ministro Gonzalo Blumel evidenciaba el jueves las intenciones del Ejecutivo de volver a concentrarse en los proyectos de la agenda social para poder dar una salida a la crisis social que se originó el 18 de octubre.

El titular de Interior recalcó esta postura luego que se rechazara la acusación constitucional contra el Mandatario Sebastián Piñera, pero también lo hizo un día después de que se aprobara el libelo contra el exministro Andrés Chadwick, quien quedó inhabilitado por cinco años para ejercer cargos públicos.

Así, con ambas ofensivas ya zanjadas -pese a los resultados disímiles-, las intenciones del gobierno son dejar atrás esta "mala semana", como la califican en el Ejecutivo, e iniciar una nueva fase. Y ese mismo objetivo transmitió el propio Piñera en una reunión que sostuvo el jueves con algunos diputados de Chile Vamos.

En la oportunidad, el Mandatario señaló -dicen los asistentes- que venían tiempos difíciles y que la oposición mantendría una postura crítica en contra del gobierno, recalcando que su preocupación ahora estará en sacar adelante la agenda social y que uno de los focos será el tema previsional.

En esa línea, planteó que había que poner acelerador a la agenda, destacando la necesidad de trabajar en equipo. De hecho, esa intención del gobierno quedó plasmada en una minuta de contingencia que envió ayer la Segpres a autoridades y parlamentarios del oficialismo.

Bajo el título de "la hoja de ruta del gobierno", se señala que "tras las dos acusaciones constitucionales que sectores de la oposición levantaron contra el gobierno, el trabajo y foco de todas las autoridades debe estar puesto en dar respuesta a las prioridades de la gente". Además, se agrega que el Ejecutivo "espera que comience una nueva etapa, que permita a Chile superar la difícil situación actual y avanzar en los temas que realmente les importan a todos los chilenos, dejando atrás conflictos políticos e intereses particulares y contribuir con los ejes que el gobierno se ha trazado para mejorar la calidad de vida de los chilenos".

En ese sentido, se enumera la hoja de ruta que busca reforzar el Ejecutivo, que apunta a sacar adelante lo antes posible cinco agendas: junto con las medidas sociales, las iniciativas sobre seguridad; el plan para reactivar la economía; la agenda antiabusos; y lo que denominan como "fortalecimiento de las instituciones democráticas", en lo que se incluye el proceso constituyente.

Respecto a la agenda social, el Ejecutivo apuesta a potenciar todo lo relativo a la reforma previsional, que tendrá una segunda parte de medidas que se están trabajando hace tiempo entre Presidencia, Hacienda y Trabajo, las que serán anunciadas durante las próximas semanas.

Hasta ahora, de más de 15 medidas de la agenda social, La Moneda ha conseguido despachar del Congreso siete, entre ellas, la ley corta de pensiones, capitalización para el fomento de las pymes y congelamiento de las tarifas del Metro.

En el gobierno, además, dicen que con la entrega ayer del informe de la ONU respecto a la situación de Chile durante el estallido social -el cuarto informe de un organismo internacional sobre DD.HH.-, ahora podrán concentrar sus energías en las propuestas para responder a las demandas ciudadanas, algo que preocupa a La Moneda, donde recalcan que tienen que entregar señales claras para ir aplacando el descontento. Esto, en un escenario en que la aprobación del gobierno y del Mandatario ha ido cayendo progresivamente, alcanzando niveles históricos de rechazo.

Comenta