Impuesto a “súper ricos”: Los cálculos en La Moneda para enfrentar la nueva ofensiva

El titular del Interior junto a algunos de sus pares del nuevo equipo ministerial tras el cambio de gabinete realizado la semana pasada.

Gobierno está evaluando fórmulas para no repetir el escenario que ocurrió frente al retiro de fondos de AFP, en que el Ejecutivo no planteó una alternativa que lograra neutralizar esa iniciativa.




“La oposición instaló para hoy el inicio de la discusión del proyecto en la Comisión de Constitución de la Cámara. El proyecto establece un impuesto único de 2,5% del patrimonio a los denominados súper ricos con el supuesto objetivo de financiar la renta básica de emergencia”. Ese es uno de los párrafos de la minuta de contingencia que envió el miércoles la Segpres a los parlamentarios de Chile Vamos.

Si bien finalmente se suspendió la sesión del miércoles para ver la moción, el texto de la Segpres apunta a una de las iniciativas que está impulsando la centroizquierda respecto de la cual existe preocupación en La Moneda y en los parlamentarios del oficialismo. Esto, porque no quieren que se repita el escenario que sufrieron con la aprobación del proyecto que permitió el retiro del 10% del fondo de pensiones, iniciativa que terminó siendo respaldada por parlamentarios de su propia coalición, pese a la negativa del Ejecutivo.

Esta vez, en el oficialismo sostienen que hay conciencia de que el proyecto es “malo” y que no están disponibles para aprobarlo. Además, buscan que no avance en su tramitación, ya que lo consideran “inconstitucional” al tocar facultades del Ejecutivo. Sin embargo, hay temor de que la iniciativa de todas maneras prospere y que cobre elevados índices de popularidad, influyendo en algunos parlamentarios del sector que se terminen descolgando de Chile Vamos para evitar asumir el costo político ante la ciudadanía.

En este escenario, los ministros de la Segpres, Cristián Monckeberg, y de Hacienda, Ignacio Briones, están analizando alternativas para enfrentar esta nueva ofensiva en el Congreso, impulsada desde el PC, cuyos legisladores se desplegaron el miércoles en redes sociales defendiendo la necesidad de legislar de manera urgente este impuesto. “La prioridad del gobierno respecto del uso de los recursos fiscales no ha estado con el foco en las familias. Por eso, incorporar recursos frescos (...) es fundamental”, dijo la diputada Karol Cariola.

Bajo este escenario, a diferencia de lo que ocurrió con el proyecto del retiro de fondos, la idea de La Moneda es llegar a tiempo y presentar una propuesta alternativa que sea eficiente.

El tema ha sido conversado entre el Ejecutivo y algunos parlamentarios de Chile Vamos para analizar la estrategia a seguir. Y también se abordó el domingo en una reunión que encabezó el titular del Interior, Víctor Pérez, con los ministros del comité político, además de Andrés Allamand (Cancillería) y Mario Desbordes (Defensa).

En esa cita, según fuentes de gobierno, hubo consenso en que no pueden quedarse “abajo” de la discusión y que tienen que tener una propuesta paralela para hacer frente a la ofensiva opositora; sobre todo porque -según afirman en el Ejecutivo- el Presidente Sebastián Piñera está preocupado por este asunto y por la posibilidad de que se termine estableciendo este denominado impuesto a los “súper ricos”, lo que considera contraproducente con el escenario económico actual. En concreto, la moción busca que se fije un 2,5% de impuesto -por una única vez, en el marco de la pandemia- para quienes tienen patrimonios por sobre US$ 22 millones.

El tema, en todo caso, se venía discutiendo en el bloque antes del cambio de gabinete. Y el exministro y ahora senador de la UDI Claudio Alvarado lideró varias conversaciones. De hecho, Hacienda elaboró una minuta en la que enumeraban una serie de argumentos para oponerse a la iniciativa, entre ellos, que existen problemas de recaudación, que muy pocos países de la Ocde tienen impuestos al patrimonio y que la reforma tendría efectos negativos.

La iniciativa, además, la abordó el propio Piñera el domingo pasado, en una entrevista en Mega en la que dijo que “he estado estudiando la experiencia de los países de la Ocde que han implementado este tipo de impuestos”. Y agregó: “La mayoría de ellos ha descartado seguir aplicando (...). Lo estamos estudiando, pero creemos que hay fórmulas mejores. Por ejemplo, nuestro gobierno propuso aumentar la tasa de impuestos a las personas de más altos ingresos, que hoy día tributan con el 44,5% de sus ingresos”.

Al ser consultado sobre si la iniciativa “lo tocaría” a él, el Mandatario respondió que “por supuesto, y como todos los ciudadanos el Presidente de la República debe cumplir y hacer cumplir la ley”.

El miércoles, en tanto, el ministro Monckeberg abordó el tema en radio Duna, señalando que “vamos a plantear lo que estimamos razonable” y que “el llamado también es a concentrarnos en una reforma que es urgente y necesaria, que es la reforma a las pensiones, y eso hemos estado hablando con nuestras bancadas”. Así, sostuvo que “esperamos razonabilidad en el debate y en las decisiones que tomemos, que no sean pensando en el rating”. En esa línea, agregó que “una mayor recaudación fiscal, y lo estamos conversando, debe ir de la mano de un esfuerzo distinto; la reforma de pensiones es uno de ellos”.

Sobre esto último, de hecho, el gobierno está evaluando, según afirman fuentes del Ejecutivo, plantear alguna fórmula que vaya en la línea de que si aumentan los impuestos, esos fondos vayan directo a aumentar las pensiones. En ese sentido, están analizando algunas mociones que ya están presentadas en el Congreso, que apuntan a incrementar los impuestos, lo que ya ha sido conversado con los parlamentarios del oficialismo.

En este contexto, el diputado Gonzalo Fuenzalida (RN), integrante de la Comisión de Constitución, comentó que “si el proyecto avanza en su contenido, espero que esta vez el gobierno intervenga y genere una mesa de trabajo para ver este y otros temas, como las exenciones tributarias”.

Su par UDI Jorge Alessandri, en tanto, sostuvo que “hemos hablado con el gobierno y entre las bancadas de Chile Vamos” este asunto. “Primero, desde el punto de vista formal, está mal planteado el proyecto, porque los impuestos se fijan por ley, y este es por reforma constitucional; segundo, los impuestos son iniciativas exclusivas del Presidente”, recalcó, agregando que “estamos dispuestos a subir los impuestos, pero hacerlo bien: que sea por ley, con iniciativa del Presidente, y que sean impuestos al flujo”.

Comenta