La ofensiva contra Piñera que tensiona a la oposición

Ilustración: Alfredo Cáceres

FRVS pidió pronunciamiento del Senado respecto de procedimiento para declarar impedimento físico o mental del Mandatario. Mientras que en el sector se reflotó el planteamiento de adelantar comicios parlamentarios y presidenciales para fines de año.




Justo cuando ayer se cumplían dos años desde que Sebastián Piñera asumió en un segundo mandato como Presidente de la República, sectores de la oposición activaron una ofensiva en su contra para, por un lado, insistir en la idea de anticipar los comicios presidenciales y, por otro, instalar la discusión en torno al procedimiento que contempla la Constitución para inhabilitar a un mandatario por impedimento físico o mental.

Ambas acciones fueron lideradas por la Federación Regionalista Verde Social (FRVS), desde donde anunciaron la presentación de una solicitud de sesión especial a la Cámara de Diputados, precisamente, para analizar una posibilidad que en ese sector el Partido Humanista y el Partido Comunista vienen pidiendo hace semanas: adelantar las elecciones presidenciales y parlamentarias.

“Dada la situación grave en la que se encuentra el país, que el gobierno no entiende y no ha sabido manejar esta crisis, lo que queremos es que el pueblo soberano elija nuevas autoridades”, sostuvo el presidente de la colectividad, Jaime Mulet.

A esa postura se sumaron las palabras del excandidato presidencial de la Nueva Mayoría, senador Alejandro Guillier, quien señaló que “nadie está planteando una salida anarquista o que esto sea un desastre. Es una solución política adelantar elecciones con compromiso de todos los sectores acerca de un plan mínimo para estabilizar el país, darle gobernabilidad, recuperar las confianzas. Esto no resiste dos años más”.

En ese contexto, además, la Comisión de Constitución del Senado fue mandatada para emitir un pronunciamiento respecto de la facultad que tiene esa corporación para declarar la inhabilidad física o mental de un Presidente en ejercicio. Esto, luego de que también desde el FRVS hicieran una solicitud de información formal respecto del mecanismo establecido en el numeral 7 del Artículo 53 de la Constitución.

Sin embargo, la ofensiva no tuvo eco en el resto de la oposición, desde donde algunos criticaron la pertinencia de estas acciones y otros optaron por tomar una postura neutral al respecto, tensionando así al sector.

“Es legítimo que lo planteen, claramente estamos con una situación complicada en el país. Tenemos un Presidente bastante errático en sus planteamientos”, afirmó el vicepresidente del Senado, Alfonso de Urresti (PS), mientras que el timonel de su partido, Álvaro Elizalde, sostuvo que “el que sea el peor gobernante de la reciente democracia no significa que, desde el punto de vista estrictamente médico, esté privado de razón”.

Así, aquellos que cuestionaron la iniciativa acusaron que impulsar acciones de este tipo podría “empañar” el proceso constituyente y desviar el foco respecto del plebiscito del 26 de abril.

“El Presidente Piñera ha cometido muchos errores, este ha sido un muy mal gobierno, pero no está inhabilitado para seguir desempeñando sus funciones y uno tiene que ser demócrata hasta que le duela”, señaló Matías Walker (DC).

Asimismo, el expresidente de la República Ricardo Lagos criticó duramente estas iniciativas. “Es una solución muy peligrosa (…). Sería gravísimo, este es un sistema presidencial, no uno parlamentario”, dijo.

Además, el sector se vio complicado, dado que si bien la mayoría considera que estas iniciativas debilitan la institucionalidad democrática, tampoco estaban dispuestos a salir haciendo una defensa irrestricta de un mandatario con altos niveles de rechazo. Así, varios cuestionaron las ofensivas, pero también la gestión de Piñera.

“Cuando he estado con él, lo he visto con plenas facultades físicas y mentales, el problema es que con esas facultades está haciendo el peor gobierno en 30 años”, dijo el presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD).

Desde otros sectores, no obstante, la idea de adelantar las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2021 tuvo una mejor recepción. Por ejemplo, el timonel de la Democracia Cristiana, Fuad Chahin, se abrió a la posibilidad de analizar esta alternativa, con el fin de encauzar el proceso constituyente a través de un gobierno y un Parlamento de transición.

Por su parte, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, salió a defender la gestión del Presidente Piñera y de su gobierno, acusando a la centroizquierda de intentar “obstaculizar” las iniciativas del Ejecutivo. “Esto ratifica que hay algunos que más que convicciones democráticas quieren obstaculizar las acciones que está impulsando el gobierno en la solución de esta crisis”, dijo.

Con todo, en el gobierno desdramatizaban ayer las ofensivas opositoras, argumentando que, en el caso de querer adelantar los comicios presidenciales, se requiere un alto quórum para hacer una modificación de carácter constitucional. De todas formas, reconocen que comunicacionalmente se pone nuevamente en jaque a la figura presidencial, lo que expone a Piñera a seguir pagando un costo político.

En esa misma línea, los timoneles de Chile Vamos calificaron a la oposición de “antidemocráticos” e “irresponsables”.

Comenta