La tensa jornada de La Moneda en el Senado

Ayer, mientras se discutía el bono clase media, cuatro ministros de gobierno vieron en vivo cómo se complicó la tramitación del proyecto luego de que se decidiera votar en particular y la oposición rechazara dos incisos clave de la iniciativa. "Nunca hubo un acuerdo", repitieron senadores de oposición luego de que el gobierno pidiera reserva de constitucionalidad. En tanto, al cierre de esta edición, se debatía sobre la postergación de las elecciones y una serie de indicaciones que preveían un arduo debate.




“Tenemos un muy buen acuerdo”. Eso señaló, en la mañana de ayer, el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, minutos antes de que la Sala del Senado comenzara la sesión extraordinaria donde se revisó el paquete de ayudas económicas y la postergación de las elecciones convocadas para el segundo fin de semana de abril.

Y no solo Cerda llegó ayer domingo al Congreso en Valparaíso, sino que también lo hicieron Rodrigo Delgado (Interior), Juan José Ossa (Segpres) y Karla Rubilar (Desarrollo Social). La puesta denotó la importancia que le dio al gobierno a la excepcional jornada de votación que estuvo lejos de desarrollarse como se esperaba inicialmente.

Luego de que el ministro Cerda afirmaba en la mañana que había un acuerdo, seis horas después tuvo que salir a rectificar: “Pensé que teníamos un acuerdo”. La frase del titular de Hacienda reflejó los tensos momentos que se vivieron ayer cuando, luego de ser aprobado en particular el paquete de medidas, se discutía el texto en particular y también una serie de indicaciones presentadas por senadores y el Ejecutivo.

Ahí, senadores de oposición reiteraron que nunca se había logrado un acuerdo con el gobierno, que las ayudas eran “insuficientes” y se deslizó que probablemente se rechazarían los incisos segundo y tercero del proyecto, que establecía que quienes ya habían recibido el IFE durante enero y febrero, se les descontara el monto de las otras prestaciones sociales en caso de recibir los nuevos apoyos económicos (ver página 7 de Pulso).

Por eso, las intervenciones de los ministros Ossa, Rubilar y Cerda apuntaron a que se respetara lo conversado en la Comisión de Hacienda. “Quisiera lamentar que una situación que fue debidamente debatida en la Comisión de Hacienda, hoy no esté siendo cumplida”, comentó Ossa antes de formular reserva de constitucionalidad, ya que el rechazo de los dos incisos generaban un nuevo gasto fiscal.

“No he incumplido un acuerdo porque no he firmado un acuerdo”, reiteró en varias oportunidades el senador Ricardo Lagos Weber (PPD). En esa línea, el senador Guido Girardi, luego de argumentar su voto en contra de los incisos, señaló que “esto abre la puerta para que haya un retiro del 10%”.

Luego de un receso, los ministros y algunos senadores de oposición conversaron en privado pero, finalmente, igual fueron rechazados ambos incisos por 22 votos en contra y 18 a favor. De hecho, el gobierno y senadores oficialistas criticaron a los miembros de la Comisión de Hacienda que ya habían aprobado esos incisos. Ahí los dardos apuntaron a la senadora Ximena Rincón (DC), quien se abstuvo en la votación de ambos incisos, pero luego dio su voto en contra, respondiendo molesta a los cuestionamientos que le hizo en la sala el senador UDI Claudio Alvarado.

El impasse expuso al gobierno y, principalmente, al ministro de Hacienda, quien se enfrentó -como comentaron ayer en el Senado algunos parlamentarios- a su primera “prueba de fuego” y a la primera iniciativa que tuvo que ir a defender al Congreso. De hecho, varios senadores de oposición criticaron públicamente el rol de los ministros que estaban presentes en la Sala.

La iniciativa tuvo en total 9 horas y media de discusión. Y tras la jornada quedó evidentemente tensa la relación entre el gobierno y los integrantes de oposición que componen la Comisión de Hacienda. Tanto así que el senador Lagos Weber llegó a cuestionar si seguirían siendo interlocutores del Ejecutivo en estas materias.

En el punto de prensa posterior a la votación de Sala, el ministro Cerda dijo que “la noticia para nosotros es que nos acercamos cada vez más para despachar este proyecto de ley... mientras más nos demoremos, más nos demoramos en empezar a pagar”, aludiendo así a la tramitación en la comisión de la Cámara de Diputados.

Consultado sobre el tercer retiro de fondos de las AFP, que fue varias veces mencionado ayer en la discusión de Sala, el titular de Hacienda dijo que el sistema de protección impulsado desde el gobierno “tiene su vida propia... Siempre hemos dicho que el tercer retiro está fuera de nuestra constitucionalidad”, recalcó.

Postergación de elecciones

Luego de la tensa discusión sobre el paquete de medidas, estaba planificada -hasta total despacho- la votación del proyecto que permite la postergación de las elecciones que se iban a realizar el segundo fin de semana de abril para el 15 y 16 de mayo.

El itinerario original de ayer en el gobierno era que el proyecto de ley se comenzara a discutir ayer a más tardar a las 16 horas. Sin embargo, al cierre de esta edición esa iniciativa aún no se empezaba a tratar. Y en el Senado había claridad de que esa tampoco sería una materia de fácil despacho para el Ejecutivo.

Hasta el inicio de la votación persistían cinco nudos: el establecimiento de feriado irrenunciable para trabajadores del comercio el día de las elecciones; la prohibición de participación de candidatos o candidatas en radioemisoras y en televisión, salvo que trabajen en ellos, durante el periodo de suspensión; la imposibilidad de recibir aportes de campaña durante el periodo de suspensión; el establecimiento de una franja televisiva para segunda vuelta de gobernadores; establecer, de manera permanente, transporte público gratuito para el día de las elecciones. Y, el principal de todos, determinar si los alcaldes pueden o no retornar a sus funciones durante el periodo de suspensión de la campaña.

Las bancadas de oposición se reunieron el fin de semana para acordar internamente una postura común para enfrentar el mensaje del Ejecutivo. No obstante, en la centroizquierda hay posiciones divergentes, sobre todo frente a la situación de los alcaldes renunciados para repostular a sus cargos.

“En el tema de los alcaldes yo soy partidario de que vuelvan porque tienen que ayudar a enfrentar la pandemia”, dijo ayer el senador Jaime Quintana (PPD).

En el PS y en la DC, en tanto, hasta anoche tenían acuerdo de no votar a favor del retorno de los alcaldes.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.