La volátil lógica tras el voto Parisi y las razones de su auge en el norte

Fue una de las sorpresas de la jornada de ayer. El economista Franco Parisi, denunciado por el no pago de pensión alimenticia y quien se encuentra viviendo en Estados Unidos, fue la tercera mayoría en las elecciones presidenciales. Y ahora su electorado es clave: hacia qué lado se decanten sus votantes podría terminar por definir al próximo Presidente de Chile.




Cinco años atrás, pensar que un candidato motivaría a casi un millón de personas con una campaña desarrollada casi completamente por redes sociales, sin poner un pie en el país, parecía casi surrealista. Pero ayer, a 7.503 kilómetros de distancia, en Alabama, Estados Unidos, Franco Parisi celebró haber movilizado a 899.403 personas para que votaran por él al cargo más importante de Chile: la Presidencia de la República.

Pese a los cuestionamientos, que incluyen una acusación de no pago de pensión alimenticia, el economista consiguió superar las votación que obtuvo en 2013, esta vez acompañado del Partido de la Gente. Así, Parisi fue una de las sorpresas de la jornada, ya que el candidato logró el tercer lugar en las preferencias y la colectividad alcanzó seis escaños en el Parlamento.

¿Cómo un candidato ausente, que ni siquiera viajó a Chile para votar, pudo irrumpir de tal forma en el mapa político nacional? “Se confirman muchas cosas. Primero, que Parisi logró mantener la base de votantes que generó en 2013, donde también obtuvo una importante votación, dirigiendo a sus votantes a través de redes sociales como si fueran una tribu y él su líder”, dice Cristian Valdivieso, director del estudio Criteria.

Para el analista, la clave en el arrastre que consiguió el candidato del PDG estuvo en saber leer los discursos con el que muchos electores se sienten representados: “Hizo campaña en clave estallido social, con un fuerte discurso desde el pueblo contra las élites. Pese a que él no era el emblema de las protestas de 2019, sí consiguió sintonizar con la rabia de las personas contra los políticos tradicionales”.

Su discurso, en el que se declaró por fuera de todo el sistema político, también fue algo que atrajo a sus votantes. “Representa el voto antipolítica. Por él votaron quienes están contra los políticos tradicionales, los cansados de la discusión en el eje izquierda-derecha”, asegura Roberto Izikson, gerente de asuntos públicos de Cadem.

El cientista político recuerda que Parisi marcó desde el principio “y de forma espontánea”, una pequeña pero clara preferencia en las encuestas, que siempre lo posicionaron en torno a un 6%, cifra que dobló sin problemas. “Su votante está alejado de Santiago, es un voto de regiones y principalmente del segmento bajo”, profundiza Izikson.

¿Qué explica su éxito en el norte?

El buen resultado de Parisi fue particularmente expresivo en las regiones del norte del país. En Antofagasta (33,93%) y Atacama (23,95%) consiguió ser la primera mayoría de los escritunios, mientras que en Arica y Parinacota (28,65%) y Tarapacá (27,36%), resultó segundo, superando ampliamente a Gabriel Boric.

En las zonas donde el candidato del PDG a La Moneda se hizo fuerte predominan las temáticas sobre el trabajo, la riqueza de la industria minera y la crisis migratoria, con una marcada sensación de estar lejos de los intereses de Santiago.

Y esa conexión con los intereses del norte se expresó también en las urnas. Aunque solo Yovana Ahumada (11.851 votos) se quedó con uno de los tres escaños del distrito 3, donde el PDG fue primera mayoría (18,52%). En el resto del norte, las circunscripciones 1 y 2, también consiguieron varios sufragios a favor, con un 12,18% y un 15,69%, respectivamente.

“La Región de Antofagasta es bastante especial. Es una región extrema, de industria minera, que se construye en base a visión de trabajo y no responde a las élites económicas tradicionales que predominan en la zona central”, asegura Pablo Camus, sociólogo y decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Antofagasta.

Discursos marcados por el apoyo a un cuarto retiro de un 10% de los fondos de las AFP y una reforma completa al sistema de pensiones, presentados desde la óptica de personeros alejados de las esferas de poder tradicionales -como la propia Ahumada, quien es dueña de casa-, también son claves que definen el arrastre que el candidato consiguió en el norte del país, desde ahora su bastión.

“Parisi, efectivamente, en la Región de Antofagasta conecta mejor con esa visión”, concluye Camus.

¿Dónde se van sus votos?

Ahora, la duda que queda por saldar es hacia cuál candidato decantará el voto Parisi. En este sentido, hay algo en que los expertos coinciden: es un sufragio volátil, que puede virar hacia cualquiera de los dos candidatos que pasaron al balotaje.

No obstante, algunos analistas creen que es un voto “antipolítica”, por lo que, en un balotaje, es probable que un gran porcentaje “se quede en casa”.

Según un estudio de Activa Research, más de un 44% de los electores del economista está en suspenso o no apoyaría a ninguna de las cartas de segunda vuelta. Ese porcentaje de Parisi se desglosa entre un 14,2% que votaría nulo o blanco, un 4,4% que no sabe, y un 26,3%, que no pretende sufragar.

Por otro lado, un 28,4% de los que apoyaban al candidato del Partido de la Gente votaría por Boric y un 26,7% lo haría por Kast, cifras que del punto de vista estadístico están en un empate técnico debido al margen de error.

El informe de Activa Research, además, revela que el 80,6% de los votantes del economista se declara sin posición política y un 48,1% se manifiesta ni opositor ni partidario del gobierno de Sebastián Piñera, a pesar de que el 75,8% desaprueba al Mandatario.

En materia de inquietudes, los simpatizantes de Parisi consideran, en un 34,3%, que las pensiones son el principal problema y un 27% menciona la delincuencia.

Camus cree que “será un voto repartido. Siento que hay un voto de Parisi que es un voto joven, de corte liberal, que no es el discurso del conglomerado de Kast. Eso incluye mayores libertades individuales. Y segundo, es un voto que también es crítico con los votos tradicionales de izquierda”. Agrega que “será un voto que se decantará por la visión progresista. Yo creo que Kast y Boric deberán ir a pelear un voto más liberal”.

Izikson, por su lado, relata que “como su partido es de gente independiente, es difícil proyectar que sigan órdenes de votar por uno u otro candidato, aunque su voto es más parecido al de derecha”.

El análisis de Valdivieso va por una lógica similar: “Es muy probable que él no llame a votar por nadie en segunda vuelta. Pero mirando los resultados, también es probable que parte de sus votantes se trasladen a Kast, sobre todo porque en el norte del país hay un tema marcado contra la migración”.

Otra forma de acercarse a un pronóstico sobre cómo se decantará el voto Parisi en segunda vuelta es analizar cómo son los seis parlamentarios elegidos por el Partido de la Gente. Yovana Ahumada (D3), Víctor Pino (D5), Gaspar Rivas (D6), Rubén Oyarzo (D8), Roberto Arroyo (D20) y Karen Medina (D21), son los nombres que el PDG llevará al Congreso.

Víctor Pino, por ejemplo, es mormón y pertenece a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, de La Serena. Dice que lo importante es lo económico y las necesidades de la gente. Ingresó a la política porque su hijo tuvo un problema de salud.

Rubén Oyarzo manifiesta una postura similar. “Soy católico y conservador en lo religioso, pero liberal en lo económico. Estoy a favor de los retiros del 10% y mi convicción principal es que perseguiré la corrupción y los actos irregulares de los políticos chilenos. Sea del partido que sea”, asegura.

Con todo, Jorge Passadore, vicepresidente de la colectividad, es enfático. “Vamos a esperar a que se acerquen, pero nosotros como partido no vamos a decirle a nadie por quién tiene que votar. Hay que ver qué ofrecen los dos bloques. Vemos que ambos se pintan como extrema derecha y extrema izquierda y nosotros estamos justo en el medio”, recalca.

Ni Parisi ni ninguno de los seis candidatos electos del PDG han manifestado hasta ahora su opción de voto para la segunda vuelta presidencial. Todo se definirá dentro de los próximos días y, aunque aún no se ha resuelto, sí se ha planteado una eventual consulta virtual para zanjar este tema.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.