Los quiebres en el Congreso después del 18/O

congreso1_WEB

El 23 de octubre, el entonces ministro del Interior, Andrés Chadwick, presenció una acalorada discusión de diputadas en la sala de la Cámara.

Presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores, prepara una modificación al reglamento de la corporación para evitar desórdenes y resguardar el debate democrático en el hemiciclo.


No eran amigos, pero hasta el 18 de octubre el diputado UDI Jaime Bellolio y las parlamentarias comunistas Camila Vallejo y Karol Cariola mantenían un trato cordial. Pese a sus diferencias, hablaban de política, de música y de conocidos en común. Hoy, cuando se cumplen 68 días del estallido social, apenas se saludan.

Desde el 18 de octubre las diferencias políticas se extremaron en el Congreso a un punto que varios consideran preocupante. Incipientes amigos dejaron de serlo, las discusiones entre compañeros de bancada subieron de tono y las relaciones entre parlamentarios y el personal de apoyo del Parlamento se volvieron más tensas que nunca.

Los parlamentarios ya no solo reciben insultos desde las tribunas, como le ocurrió al diputado Pepe Auth cuando rechazó la acusación constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera (que respondió acusando a su interpeladora de "fascista pagada con recursos públicos"), siguieron intentos por boicotear puntos de prensa con carteles hasta llegar a la irrupción en la Sala de sesiones, como pasó durante la votación de la reforma que habilitó el proceso constituyente el pasado 18 de noviembre.

"Hoy no hay lugar más peligroso para un ministro de Estado o para un parlamentario que el Congreso Nacional", resume el diputado UDI Patricio Melero.

En ese contexto, el presidente de la Cámara, Iván Flores (DC), asegura que ya instruyó la redacción de una propuesta de modificación al reglamento de la corporación, por ejemplo, para evitar que en el futuro asesores parlamentarios puedan manifestarse en contra de las posturas políticas que asuma otro diputado o diputada. De hecho, el parlamentario explica que la decisión se tomó en la última reunión de comités donde hubo un acuerdo unánime para impulsar esa medida. Asimismo, el diputado destaca que ya se están recabando los antecedentes para denunciar ante el Ministerio Público a quienes resulten responsables de los desórdenes ocurridos durante esa jornada.

Respecto del clima al interior de la Cámara de Diputados, el parlamentario DC advierte que es imposible que en el Parlamento no permee el nivel de crispación nacional que ha suscitado, a su juicio, la crisis social. "En el fragor de lo que está ocurriendo en Chile no es raro pensar que eso también pudiera trasladarse al ánimo de algunos de nosotros y, de hecho, ha ocurrido yo diría de manera aislada dentro de algunos parlamentarios", dice.

Para el democratacristiano, lo más grave ha sido el rol que han asumido algunos asesores parlamentarios. "Lo que condeno absolutamente es que se manifiesten en contra de otros diputados. Eso es algo no solamente inédito, sino que es algo absolutamente irregular e inaceptable, los funcionarios están para asesorar a sus parlamentarios, no están para hacer ni proselitismo político ni manifestaciones de agravio en contra de quienes piensan distintos a sus jefes", sostiene Flores.

El legislador, quien durante esa polémica sesión evitó desalojar a los manifestantes que interrumpieron la discusión en el hemiciclo, decisión que le valió una moción de censura en su contra impulsada por la UDI, afirma que "yo asumo mis responsabilidades y lo dije ese día en el Sala, cuando había varios parlamentarios que airadamente exigían el desalojo: no puedo desalojar porque arriba había alcaldes mapuches, había werkenes, había machis, había loncos, y desalojar a autoridades de los pueblos originarios no es una cuestión que sea fácil ni que no vaya a traer consecuencias".

Flores, en todo caso, admite que en la Cámara Baja se ha dado un ambiente totalmente distinto al que ha primado en el Senado.

El presidente de la Cámara Alta, Jaime Quintana, da cuenta de ese contraste: "Lo que me corresponde a mí es hacerme cargo por el ambiente en el Senado. Y creo que hemos dado muestras al país de un sano nivel del debate... Aspiro a que ese clima pueda permear a todas las instituciones".

[caption id="attachment_951695" align="aligncenter" width="900"]

El 23 de octubre, el entonces ministro del Interior, Andrés Chadwick, presenció una acalorada discusión de diputadas en la sala de la Cámara.[/caption]

Hoffmann vs. Flores y Vallejo

"Este año, la tónica ha venido dada, de mala forma, por grupos que se presentan ante esta corporación y que funan, insultan y denigran a diputados que no responden a sus líneas de pensamiento". El mensaje es parte de una carta que la jefa de bancada de la UDI, María José Hoffmann, le envió al líder de la testera de la Cámara Baja.

En la misiva, la parlamentaria le pidió además a Flores adoptar medidas para salvaguardar la seguridad del Congreso.

Una de las situaciones que motivó a la diputada Hoffmann a plantear el tema al presidente de la Cámara fue, precisamente, un impasse que ella misma tuvo con la diputada PC Camila Vallejo. Esto, luego de que sus asesoras interrumpieran un punto de prensa de la bancada UDI con carteles alusivos al caso de Fabiola Campillay, quien quedó ciega tras recibir el impacto de una bomba lacrimógena en su rostro. "No están haciendo nada malo", le respondió la diputada por La Florida. El hecho terminó con una discusión entre Hoffman y las asesoras de Vallejo, a quienes les reclamó que su manifestación "vulneraba" su "libertad de expresión".

En su carta de reclamo a la mesa de la Cámara, la jefa de bancada UDI insistió en el punto: "Los últimos días hemos visto el entorpecimiento de la función legislativa, afectándose el normal desarrollo de las sesiones de sala y comisiones".

El PC lejos de sus exsocios de la NM

En la ex Nueva Mayoría admiten que la relación con el Partido Comunista cambió con la crisis. El rol que ha jugado la colectividad, que se desmarcó del acuerdo "por la paz y una nueva Constitución" ha generado creciente incomodidad. Previo a que la reforma que habilita el plebiscito pasara a la Sala, el diputado Marcelo Díaz (PS) tuvo un incómodo enfrentamiento con sus pares Carmen Hertz y Hugo Gutiérrez en la Comisión de Constitución. Los parlamentarios de la ex Nueva Mayoría también debatieron en duros términos con las diputadas Cariola y Vallejo, quienes asistieron a esos debates. La relación ya venía lesionada desde antes del 15 de noviembre, cuando el PC aseguró públicamente que había sido marginado de las negociaciones por el plebiscito.

Parlamentarios del PS, el PPD, la DC e incluso el Frente Amplio critican, por ejemplo, que los parlamentarios PC emplacen en redes sociales a sus pares como hizo Vallejo en su cuenta de Twitter tras la votación en que se desestimó la acusación constitucional contra el Presidente Piñera. Ese día, la parlamentaria publicó las caras de quienes votaron distinto a ella y acusó a sus pares de "respaldar la impunidad".

En la oposición también critican que Karol Cariola aplaudiera en el hemiciclo a las manifestantes que irrumpieron en la sala de la Cámara cuando se discutía la paridad de género.

El incómodo rol de Emilia Nuyado en el PS

"Ha sido la más dura". Así definen en la bancada socialista la actitud que ha adoptado la diputada mapuche Emilia Nuyado desde el 18 de octubre. En el PS recuerdan que la parlamentaria se ha enfrentado más de una vez a sus pares en los debates internos que han tenido que sortear en medio de la crisis. Uno de ellos fue sobre la necesidad de acusar constitucionalmente al exministro Andrés Chadwick y al Presidente Sebastián Piñera. Las mismas fuentes cuentan que la parlamentaria se retiró molesta de varios almuerzos de bancada donde algunos de los diputados, como Marcelo Schilling, plantearon reparos ante esa estrategia.

[caption id="attachment_951698" align="aligncenter" width="900"]

El 20 de octubre, una discusión entre el diputado Longton (RN) y parlamentarios del Frente Amplio.[/caption]

Boric y un FA menos amplio

La crisis social también desnudó diferencias en el Frente Amplio. Solo horas después de que Gabriel Boric firmara a título personal el acuerdo político del 15 de noviembre se produjo la renuncia masiva de cerca de 200 militantes, incluyendo al alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp. La decisión de Boric provocó que pasara al tribunal supremo en su partido. Luego vino la funa que sufrió en el Parque Forestal. Después de ese episodio, varios dirigentes de su conglomerado y de su propio partido responsabilizaron de ese tipo de manifestaciones violentas a los parlamentarios que han acusado a Boric de traicionar al movimiento social.

En el marco del estallido, asimismo, el Partido Humanista decidió abandonar el Frente Amplio por sus diferencias con los partidos del bloque que firmaron el acuerdo por una nueva Constitución.

También se terminó de quebrar la relación entre los militantes del Partido Humanista luego de que la diputada Pamela Jiles le recriminara a Tomás Hirsch no haber firmado inicialmente la acusación constitucional en contra del Presidente Sebastián Piñera que redactó la parlamentaria junto a sus equipos. "Lamentable que algunos por figurar quieran hacer creer que tenían la acusación lista y solo tenían textos de Wikipedia", le respondió el diputado aludido. El episodio terminó con la salida de la jefatura de bancada de Hirsch, algo que él calificó como un "golpe de Estado". Según sus cercanos, los parlamentarios ya no se hablan.

[caption id="attachment_951699" align="aligncenter" width="900"]

El 18 de diciembre, feministas intentando entrar a la sala de la Cámara.[/caption]

[caption id="attachment_951700" align="aligncenter" width="900"]

La diputada Pamela Jiles (PH) llegó encapuchada a la acusación constitucional contra Piñera.[/caption]

Comenta