Luis Mayol Bouchon, intendente de La Araucanía: “Acá existe terrorismo en algunos lugares focalizados y localizados”

Luis Mayol, el intendente de la Región de La Araucanía. Foto: Mario Tellez

La autoridad vincula los temas de violencia e inversión en la zona, dice que continuará el trabajo de la Mesa de Diálogo y plantea su postura frente a Héctor Llaitul y la CAM.


“El Presidente lo ha propuesto en su programa. Hay que complementar dicho fondo, para poder realizar una ayuda más eficaz a los afectados”. Así se plantea el intendente de La Araucanía, Luis Mayol Bouchon, respecto de los recursos para indemnizar a las víctimas de atentados de violencia rural, fijado en $ 3 mil millones por la administración anterior de gobierno.

El viernes fue un día agitado para la primera autoridad de la zona y exministro de Agricultura del propio Presidente Piñera, en su anterior período. La visita del Mandatario a la IX Región, amén de reuniones, firmas y acuerdos, copó la agenda. Pero, de todos modos, a casi dos semanas de haber asumido en el cargo, el abogado conversó con La Tercera respecto de cuáles serán los parámetros centrales de su hoja de ruta.

¿Es La Araucanía, por sus índices de pobreza, violencia rural, presencia de demandas mapuche y desarrollo productivo, la región más compleja del país?

En términos de su dirección administrativa no, porque no conozco las complejidades de otras regiones. Pero sí respecto de los temas y problemas que usted señala. Obviamente que existe una tremenda complejidad y dificultades, que se ha propuesto el Presidente resolver en su mandato.

El Presidente Piñera fijó a esta región entre sus prioridades. ¿Cómo se planea llevar esa declaración de principios a la práctica? ¿Se tomarán algunas medidas inmediatas?

Efectivamente, el Presidente le dedicó un capítulo especial dentro de su programa. Hemos comenzado desde ya, por instrucciones de él, a tomar las medidas que corresponden. Pero usted comprenderá que llevamos diez días en el cargo; por lo tanto, estamos diseñando las diferentes herramientas.

Uno de sus antecesores en La Araucanía, el ex intendente Miguel Hernández, en 2017, tuvo que tomar una licencia y manifestó que en este rol se sentía “débil”. ¿Es estresante este cargo?

Es intenso el trabajo, pero sabía de antemano que era así y en mi vida he enfrentado otros desafíos de gran envergadura y los he podido soportar. Espero que podamos llevar a buen término la concreción de las propuestas.

¿Considerará para su trabajo la labor realizada por la comisión asesora presidencial de Michelle Bachelet, también llamada “Mesa de Diálogo”, que encabezó el obispo Héctor Vargas, o se iniciará una nueva gestión?

He conversado con el obispo Vargas, en varias oportunidades, y con muchas de las personas que participaron en esa comisión. El trabajo que se hizo fue tremendamente importante y estamos dispuestos a aplicar y desarrollar muchas de las propuestas que están ahí contenidas.

¿Existe terrorismo en La Araucanía?

En La Araucanía, como un todo, no. Creo que es una exageración, pero sí existe en algunos lugares focalizados y localizados. Y respecto de algunos actos puntuales, efectivamente existe. Es una cosa, casi de sentido común.

Ante situaciones de atentados, la administración encabezada por la expresidenta Bachelet siempre esperó la rotulación de la fiscalía para presentar las querellas en la misma línea. El gobierno de Piñera, en cambio, ya dio una señal diferente hace una semana, en el primer hecho de violencia de este período, al anunciar de inmediato una querella por delito terrorista, pese a que el Ministerio Público considera el ilícito, hasta ahora, como un ataque incendiario común. ¿Esto puede acarrear una disputa con la fiscalía?

No, ninguna, es una apreciación que hace el gobierno, desde el punto de vista legal y jurídico. Nosotros creemos que se dan las condiciones para darles el carácter de terrorista a esos delitos que usted señala. Tenemos la mejor de las relaciones con la fiscalía, pero no tenemos por qué ser cien por ciento coincidentes en la forma de apreciar ciertos delitos.

¿Qué criterios se manejarán en el gobierno para invocar la Ley Antiterrorista en sus querellas?

El criterio de si acaso se reúnen o no las condiciones tipificadas para un delito de estas características. Nada más que eso.

En septiembre del año pasado, en un medio argentino, Héctor Llaitul, líder de la CAM, dijo que “si gana Piñera habrá una agudización del conflicto mapuche”. ¿Existe algún tipo de acercamiento con este dirigente de la zona?

Acercamiento no existe ninguno. Lo he dicho mil veces y lo dijo el Presidente: no vamos a mantener diálogo con grupos o personas que están al margen de la ley. Eso no nos corresponde, como autoridad en un Estado de derecho plenamente vigente. Respecto de las amenazas, es de esperar que no se materialicen y tomen en consideración el sentimiento que tienen los habitantes de La Araucanía, que han rechazado ese tipo de accionar.

¿Cuál será su estrategia frente a proclamas de ese tipo?

No es la forma de resolver los problemas o las legítimas diferencias o aspiraciones que puedan tener las personas o grupos. La violencia perjudica a demasiados actores. Esa es una de las razones por las cuales La Araucanía es la región con el más bajo nivel de desarrollo en el país, con más cesantía y pobreza. Porque esa sensación, que algunos han establecido y generado, nos está impidiendo la inversión. Tenemos un tremendo potencial en esta región, que no se está aprovechando, precisamente por eso.

¿Coincide con el exintendente Francisco Huenchumilla, respecto de que el llamado “conflicto mapuche” es producto de una “deuda histórica” del Estado?

Lo que ha dicho el ex intendente Huenchumilla, con el cual tengo una muy buena relación, es que este es un problema de carácter eminentemente político. La connotación política evidentemente que existe en casi todos los conflictos, pero no es el único y principal problema. Trataremos de abordarlo desde muchas aristas y con muchos actores, para recuperar la estabilidad y la convivencia.

Seguir leyendo