Pablo Vidal, diputado de Revolución Democrática: “La conducción de RD debe superar la desprolijidad y el amiguismo”

El parlamentario tiene una visión crítica del rumbo que ha tomado Revolución Democrática con la actual directiva, el que -según plantea- “se planifica y se piensa desde la Plaza Italia”. Él, en cambio, propone dar el salto a un partido “popular” que recoja las inquietudes desde la periferia y las regiones.


Con duras críticas a la actual directiva, el diputado de Revolución Democrática (RD) Pablo Vidal analiza el escenario de su colectividad, de cara a las próximas elecciones internas. El parlamentario plantea la importancia de dar el salto a lo “popular”, porque -dice- con “ese RD acotado a los problemas de la Plaza Italia o Providencia, el partido no crece”.

¿Cuál es su visión y su propuesta respecto del camino que tiene que seguir RD?

Estamos cansados de ver cómo RD se planifica y se piensa desde la Plaza Italia, cuando lo que nosotros constatamos día a día, desde la periferia de la ciudad y los sectores populares, es que las preocupaciones que ellos tienen no son de las que nosotros nos hacemos cargo en nuestras demandas.

Usted difundió un documento en el que habla de “RD popular”. ¿A qué se refiere con eso? ¿Es una especie de grupo interno?

Es una reflexión que hemos traído desde los coordinadores territoriales de nuestro distrito y mi diputación, que reconocemos la necesidad de que RD asuma un relato profundamente popular: feminista, socialista, pero popular. Nos domina el cansancio de ver que hay algunas personas en nuestro partido que tuvieron la suerte de nacer y crecer rodeados de privilegios, y otros que nos ha costado muchísimo en la vida poder llegar donde hemos llegado.

¿Y cómo se expresa eso al interior del partido?

Lo que nos pasa es que al interior de RD hay personas que no lo entienden, porque hay distritos que puedes recorrer en bicicleta o en skate, mientras que hay otros donde si no tienes la suerte de tener un auto, no llegas, porque ni el transporte público llega. Cuando miras a ese RD acotado a los problemas de la Plaza Italia o Providencia, el partido no crece. Necesitamos dar ese salto a lo popular.

¿Cuál es su evaluación de la conducción actual de su partido?

RD necesita una directiva que entienda que Chile lo vamos a transformar desde la junta de vecinos y no desde las redes sociales. Soy muy crítico, la conducción de RD debe superar urgentemente la desprolijidad y el amiguismo, y que de verdad pueda darle una conducción profesionalizada a nuestro partido.

¿A usted le interesaría estar en alguna directiva?

Es una posibilidad que varias personas me han planteado, pero en estos momentos estoy muy concentrado en poder sacar adelante el trabajo parlamentario, que es tremendamente demandante. No es algo que en este momento esté decidido.

Uno de los temas que se va a zanjar pronto en RD es el de las municipales. ¿Cuál es su postura?

Las elecciones municipales son trascendentales para el futuro de nuestro proyecto político, y ahí la principal responsabilidad de RD es ayudar al crecimiento y fortalecimiento del FA para que podamos disputar la mayor cantidad de gobiernos locales.

Son varios los que han dicho que si la centroizquierda va separada, se asegura el triunfo de la derecha. ¿Cómo se enfrentaría esa situación?

Ahí es donde tenemos, más que nunca, que empujar con fuerza la posibilidad de que exista segunda vuelta en la elección municipal.

Pero los apoyos no están para eso. ¿Van a preferir el fortalecimiento del FA antes que más gobernadores o alcaldes?

La mejor forma en que podemos demostrar lo que el Frente Amplio puede ofrecerle a Chile es ganando la mayor cantidad de gobiernos locales. Si no hay segunda vuelta, tendremos que evaluar el mejor mecanismo para garantizar la competencia.

Los gobernadores ya tienen segunda vuelta y se ha dicho que la derecha obtendría un triunfo mayoritario. ¿Cómo se enfrenta eso?

Las primarias legales son un mecanismo que hay que evaluar, pero en cualquier caso lo que tenemos que garantizar es que no se mezclen los proyectos políticos, que la gente pueda diferenciar claramente quién es quién, qué es lo que estamos ofreciendo. En ese sentido, el FA tiene que crecer y hacerse fuerte para disputar, pero no podemos hipotecar la posibilidad de que la gente termine siendo gobernada por la derecha.

¿Cree en posibles alianzas con la ex Nueva Mayoría?

No creo que haya nadie en RD que esté pensando en alianzas o en pactos, eso es una pelea artificiosa donde se trata de construir algo que, en realidad, al interior del partido no existe. Esto no se trata de hacer alianzas o pactos entre cuatro paredes. No es lo que le ofrecimos a la gente, y no podemos caer en eso.

¿Hace alguna autocrítica en este casi primer año del FA en el Congreso?

Absolutamente. Este es un año de luces y sombras para nosotros. Es un año donde hemos logrado tener una consistencia y una coherencia en el trabajo propiamente, pero lamentablemente la razón por la cual muchas veces hemos terminado dando noticias es por los escándalos y los problemas a nivel personal dentro de la bancada. Eso es algo que tenemos que aprender a administrar.

¿Qué conclusiones saca luego de lo ocurrido con Orsini y Boric al reunirse con Palma Salamanca?

Acá se cometió un error, fue imprudente la reunión que se sostuvo por parte de Gabriel y Maite. No obstante, creo que ellos no han faltado ni a la ética profesional ni parlamentaria, no han faltado a la ley. La derecha agrandó este tema, pero esperaría que el Frente Amplio no esté dando noticias por este tipo de cosas, que son errores no forzados. Se podrían haber evitado.

¿Cómo ve la relación del Frente Amplio con el gobierno?

Hemos logrado construir una relación de diálogo político y democrático serio, correcto. No hay ningún problema en tener una conversación con un ministro o un subsecretario en el Congreso o en un ministerio, porque eso es algo que tenemos que hacer, por la gente a la cual representamos. Creo que el gobierno entiende que tiene que dialogar con el FA. Ese diálogo se ha dado en un buen marco, pero en ningún caso nosotros estamos dispuestos a hipotecar nuestra identidad por ese diálogo.

#Tags


Seguir leyendo