PC y DD.HH.: El eterno dilema que complica a la centroizquierda

Varios dirigentes de oposición abordaron este domingo la postura del PC en materia de derechos humanos.

Varios dirigentes cuestionan al PC por su postura ante el informe de la ONU sobre Venezuela. Incluso, desde la DC advierten que esto afectará también los apoyos a una eventual carrera presidencial de Jadue. Sin embargo, en el bloque también apuntan al necesario trabajo conjunto para 2021. Ninguno, de hecho, cerró la puerta a ese partido.




Se decidió la semana pasada en la comisión política del PC y -dicen en la colectividad- también se socializaron algunas ideas con otros militantes. La declaración que el partido emitió el sábado, cuestionando el informe de la ONU sobre los derechos humanos en Venezuela, no solo difiere de las posturas manifestadas por las diputadas Camila Vallejo y Carmen Hertz, sino que también generó críticas en la centroizquierda.

En el comunicado, el PC plantea, entre otras cosas, que el texto de Naciones Unidas está “carente de pruebas”.

El tema reflotó las eternas diferencias que, cada cierto tiempo, provocan enfrentamientos públicos al interior de la centroizquierda. En ese contexto, en la DC, PS, PPD y PR dicen que la posición de los comunistas no implica “ninguna novedad”, pero recalcan que no pueden no marcar el punto sobre lo que consideran una “contradicción” en materia de derechos humanos. Sin embargo, optaron por separar ese hecho de posibles acuerdos con el PC en materia electoral. Esto, en un contexto en el que la oposición ha buscado establecer una unidad para enfrentar los desafíos de 2021.

El tema implica, por un lado, una complicación para el PC, cuya posible carta presidencial, Daniel Jadue, aún no se pronunciaba al respecto al cierre de esta edición. Por ejemplo, el diputado Matías Walker (DC) dice que “con esto el PC renuncia, en la práctica, a una candidatura de Jadue, al menos con el apoyo de toda la oposición, y sepulta su tesis de que vamos todos a la primaria y que quien gane impone el programa”. En contraste, Vallejo -que la semana pasada dijo que “los informes de la ONU sobre Venezuela son lapidarios” y que “las violaciones a los derechos humanos son intolerables y no pueden quedar impunes ni en Venezuela ni en Chile”- apuntó este domingo en Twitter a que “se rasgan vestiduras por informes en el extranjero (solo Venezuela), pero se tapan los ojos con las violaciones a los derechos humanos en Chile”. Esto, cuestionando el rol del INDH.

Por otro lado, el escenario implica también un dilema para la centroizquierda en su totalidad, donde están conscientes de la necesidad de unir fuerzas frente a Chile Vamos, pero donde también admiten que esto puede tener costos ante el electorado, especialmente para la DC.

“El PC no puede seguir justificando la dictadura criminal de Nicolás Maduro a través de argumentos absolutamente rebuscados. Me quedo con declaraciones como las de Camila Vallejo, que fue muy clara en rechazar lo que está ocurriendo en Venezuela”, dice el presidente de la DC, Fuad Chahin. Pero consultado por alianzas electorales, agrega que “para una primaria presidencial debemos tener estos temas resueltos y debe haber un marco mínimo preestablecido; en su momento, iremos a primarias con quienes tengamos un mínimo común definido, entre ellos, en los temas de derechos humanos, pero hoy no es el momento de discutir eso”.

En la misma línea, el senador DC Jorge Pizarro sostiene que “esa inconsecuencia histórica de los comunistas los afecta, primero, a ellos, y segundo, cuando hay propuestas colectivas con otras fuerzas, lo que importa son las plataformas programáticas”, mientras que su par Carolina Goic señala que “el PC y Jadue se equivocan cuando dicen que quien gane la primaria impone el programa, así no se construye gobernabilidad a futuro”.

Goic recalca que “no he visto a ningún DC que se imagine a Jadue como Presidente en un gobierno donde esté la DC”, aunque, consultada sobre posibles acuerdos con el PC, dice que “estamos llamados a construir puentes, más aún ante el proceso constituyente”.

Más allá de las críticas por la posición ante Venezuela, las posturas en la centroizquierda tienen algunos matices, aunque en general -incluyendo a la DC- no se cierra la puerta a trabajar con el PC. De hecho, el mismo Walker dice que -por ejemplo, en el caso de la eventual elección de constituyentes- no se puede “discriminar a nadie a priori”, pero que debe haber cierta “coincidencia ideológica”.

En el caso del PS, el timonel Álvaro Elizalde dice que “tenemos una profunda diferencia con el PC en esta materia, pero insistiremos en la unidad amplia de la oposición, sin exclusiones”, mientras que su par del PR, Carlos Maldonado, señala que “este tipo de debates enrarecen el clima político en la centroizquierda”. En todo caso, agrega: “Hemos sido capaces en el pasado de construir acuerdos. Estando claras las bases programáticas y con un liderazgo que no deje dudas de su compromiso con los DD.HH., creemos que es factible”. Así, en el bloque volvieron a emplazar a Jadue.

A juicio del timonel PPD, Heraldo Muñoz, no obstante, “las declaraciones del PC cruzan una línea fundamental para la izquierda democrática”, y “demuestra que en el progresismo hay diferencias sustanciales de proyectos políticos”.

Pese a eso, varios dirigentes han planteado en privado que la agenda política se debe intentar separar de la situación en países como Venezuela, justamente para no reabrir este foco de tensión. Esto, porque dicen que sería “ingenuo” pretender que el PC cambie su posición.

“Para mí, esto no es un obstáculo”, dice el senador Guido Girardi (PPD). “Para cambiar la Constitución, debemos sumar todas las fuerzas políticas. Y para los grandes desafíos democratizadores, cuando construyes acuerdos sobre ciertos aspectos específicos no renuncias a tus diferencias, por lo que tiene que haber acuerdos de contenido. El gran desafío de la izquierda es tener un proyecto para el siglo XXI y si vamos a tener la capacidad de generar un proceso donde nuestras diferencias no sean un obstáculo”, agrega.

Desde el PC, el dirigente Juan Andrés Lagos dice que “nosotros nunca hemos puesto temas internacionales como casus belli para entendimientos eventuales con fuerzas que buscan las transformaciones”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.